publicidad

La vida de mi perrita cambió gracias a un marcapasos
Viral

"La vida de mi perrita cambió gracias a un marcapasos"

Foto en portada: pxhere.com

Cerca de 14 especialistas unieron sus conocimientos para salvarle la vida

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 07/02/2020
  • 18:22 hrs.

Su corazón latía de forma muy lenta y Trixie, una perrita french poodle de nueve años, ya no podía realizar muchas actividades porque se cansaba. Tenía Bradicardia y sus dueños estaban preocupados.

De acuerdo con investigadores de la Unité de Cardiologie de la École Nationale de Vétérinaire d' Alfort, de la Unité de Cardiologie Chu Charles-Nirolles, de la Veterinaire Militare de l'Armee, Francia, y de la Cátedra de Cirugía de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura, la bradicardia es una arritmia generalmente descubierta de forma fortuita que puede ser responsable de síncopes e intolerancia al esfuerzo. El origen de la bradicardia puede ser cardíaco, asociado o no a lesiones tales como la miocardiopatía o miocarditis.

Los french poodle son unos de los perros más inteligentes, solo superados por el border collie. Su facilidad para aprender los hace extremadamente fáciles de entrenar y se dice que en el siglo XIX eran preparados para representar escenas elaboradas. Sin embargo, Trixie ya no podía expresar esa felicidad característica de los canes debido a su condición.


Foto: publicdomainpictures.net


Puedes leer: Abby, la perrita que usa la piyama de su dueña

Si bien los marcapasos se han usado en la medicina humana desde principios de la década de 1960, el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois resalta que a finales de la década de 1980, el Dr. David Sisson, de dicha institución académica, se convirtió en uno de los primeros cardiólogos veterinarios en colocar marcapasos intravenosos en pacientes caninos.

Por su parte, la Massachusetts Society for the Prevention of Cruelty to Animals-Angell Animal Medical Center menciona que el primer informe publicado de tal implantación de marcapasos epicárdico en un paciente canino salió en 1968.

La operación de Trixie y el implante de su marcapasos fue el primero en México. En palabras del cardiólogo y director del Instituto de Cardiovascular de Puebla, Juan Carlos Pérez, la cirugía duró alrededor de 5 horas y hubo una intervención de expertos en marcapasos.



También te puede interesar: Conoce a Oliver, el perro que parece osito

“Esto fue muy bonito porque es la primera vez que se hace en este país, todo fue una programación gratuita y todas las voluntades se sumaron, tanto de los veterinarios, como de los cardiólogos de humanos resultó en que todo fuera bueno", mencionó Pérez.

Se espera que los resultados de la operación sean una mejor calidad de vida y que la perrita esté más activa, además de que se pueda documentar el caso para publicaciones especializadas en el mundo animal.


Con información de ABC, mentalfloss.com, vetmed.illinois.edu, mspca.org, ddd.uab.cat


publicidad

publicidad

publicidad