publicidad

¿Ver pornografía nos puede causar impotencia sexual?
Disfunción eréctil

¿Ver pornografía nos puede causar impotencia sexual?

El aumento en las estadísticas de disfunción eréctil coincide con la disponibilidad del porno en Internet y el streaming a alta velocidad

  • Adrian Aguirre
  • 27/07/2019
  • 17:56 hrs.

Un nuevo estudio muestra que entre el 14% y el 35%  de las personas menores de 40 años de edad experimenta disfunción eréctil.

De acuerdo con Mary Sharpe, de la Reward Foundation, una organización benéfica pionera que analiza la ciencia detrás de las relaciones sexuales y de amor, esto podría deberse al porno gratuito en Internet, pues el aumento en las estadísticas de disfunción eréctil coincide con la disponibilidad del porno en Internet y el streaming a alta velocidad. "Es una locura pero es verdad. Hasta 2002, la incidencia de hombres menores de 40 años con DE (disfunción eréctil) fue de alrededor del 2-3%. Desde 2008, cuando la transmisión gratuita de porno en alta definición se hizo tan fácilmente disponible, ha aumentado constantemente".

Al parecer, la fantasía que producen las imágenes eróticas, los gemidos y esa sensación de querer masturbarse cuando se ven videos porno, está dejando en un mal lugar a los jóvenes.

Puedes leer: Masturbarse diario, ¿bueno o malo para la salud?

La edad de las personas que están padeciendo disfunción eréctil es cada vez menor y esto ya preocupó a la psicóloga y terapeuta de relaciones Clare Faulkner, quien comentó lo siguiente al respecto: "Ahora tengo clientes de DE en sus veintes. Es una experiencia muy disociada. La estimulación está llegando externamente, lo que puede dificultar mucho estar en su cuerpo".

Y es que de acuerdo con Faulkner, el chico que se esconde en su cuarto para ver videos de sexo explícito se acostumbra a tener el control total de su experiencia sexual, lo que no se repite en el "mundo real" y al momento de que se enfrentan con otra persona real, puede resultar algo complicado, pues los lleva a tener necesidades e inseguridades que les podrían llevar a tener un momento muy desagradable e incómodo.

Datos preocupantes:

En 2016-17, un estudio de la Universidad de Middlesex aplicado a niños de 11 a 16 años encontró que el 48% había visto pornografía en línea y que de este grupo, la gran mayoría, el 94%, había visto dicho material a los 14.

Así mismo, otro estudio irlandés publicado a principios de 2019 en la revista Porn Studies encontró que el 52% de los niños comenzaron a usar pornografía para masturbarse a la edad de 13 años o menos.

Las redes sociales, un problema...

Sharpe señala que una de las puertas de entrada para el mundo de la pornografía pueden ser las redes sociales. "Las estrellas porno tienen cuentas de Instagram, por lo que están haciendo que los niños las vean en Instagram, y dentro de su material dirán: 'Mira mi último video'. Uno o dos clics y estás viendo porno hardcore. Los niños de 12 o 13 años no deben estar viendo material hardcore para adultos ", dice, y añade "el exceso de pornografía está cambiando la forma en que los niños se excitan sexualmente. (...) lo que estamos escuchando de los médicos, terapeutas sexuales, médicos y personas que tratan con el comportamiento sexual compulsivo es que más de 80 % de los problemas están relacionados con la pornografía”.

También te puede interesar: Clamidia, infección silenciosa común en menores de 25

Se trata de una adicción que tiene que ser tratada como si fuera una relacionada con drogas.

“Las personas necesitan dosis más fuertes para drogarse. Siempre se trata de empujar los límites para obtener la misma emoción. Lo que significa que lo que están viendo se vuelve más duro y potencialmente aterrador. He tenido clientes que me han dicho que no se sienten cómodos con el material que están viendo", detalló Faulkner.

Cuando los investigadores evaluaron los cerebros de los usuarios compulsivos de pornografía, descubrieron los mismos cambios cerebrales que son comunes en todas las adicciones, de acuerdo con Sharpe.

Esto puede ser un factor por el que los Millenials estén teniendo menos relaciones sexuales que las generaciones anteriores, ya que según una encuesta realizada a casi 27,000 personas, los chavales de ahora tienen menos probabilidades de tener relaciones sexuales que los de hace 30 años.

Dicha investigación fue publicada en la revista Archives of Sexual Behavior por investigadores de tres universidades de EUA, quienes incluyeron un análisis de datos recopilados a través de la Encuesta Social General a nivel nacional en la que le preguntaron a los adultos estadounidenses sobre su comportamiento sexual de casi todos los años desde 1989.

Los resultados revelaron que los adultos jóvenes de entre 20 y 24 años de edad y nacidos en la década de 1990 tenían más del doble de probabilidades de informar que no tenían parejas sexuales desde la edad de 18 años que los adultos jóvenes de la misma edad nacidos en la década de 1960.




Con información de The Guardian y Pijama Surf

publicidad

publicidad

publicidad