publicidad

Varicocele: el padecimiento más frecuente en hombres
Salud Sexual

Varicocele: el padecimiento más frecuente en hombres

El padecimiento más frecuente es el varicocele diagnosticado en el 40% de los hombres con infertilidad primaria.

  • | REDACCIÓN
  • 25/07/2019
  • 19:13 hrs.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los padecimientos relacionados con la fertilidad se dividen en un 40% causas femeninas, 40% masculinas, 10% por causas mixtas en la pareja y otro 10% por causas desconocidas.

Dentro de las causas masculinas, el padecimiento más frecuente es el varicocele diagnosticado en el 40% de los hombres con infertilidad primaria y en un rango de  75 a 85% en aquellos con infertilidad secundaria.

La infertilidad es uno de los problemas médicos y psicosociales que en más afecta a la  población en edad reproductiva. Al respecto, la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva señala que la infertilidad es uno de los problemas médicos y psicosociales que más perjudican a la población en edad reproductiva (10%).

Te recomendamos: Endometriosis, una causa de infertilidad que sí puede resolverse

¿Qué es el varicocele?

Es la  tortuosidad y dilatación anormal de las venas testiculares en el plexo pampiniforme dentro del cordón espermático causado por reflujo venoso. Para el diagnóstico de varicocele la venografía es considerada el estándar de oro, pero tiene la desventaja de ser una prueba altamente invasiva por lo tanto los estudios diagnósticos más recomendados para confirmar varicocele principalmente por ser no invasivos son:

Ultrasonido Doppler a color. Tiene una sensibilidad y especificidad del 100%. Este estudio determina funcionalidad circulatoria o reflujo vascular de los cuales existen tres grados que son reflujo estático, reflujo intermitente y reflujo continuo.

Ultrasonido convencional. Tiene una sensibilidad del 98% y especificidad del 100% cuando se encuentra una dilatación venosa de al menos 2 milímetros. Los hallazgos ultrasonográficos en el varicocele son estructuras tubulares anecoicas tortuosas, presencia de dos o más venas en el plexo pampiniforme, un diámetro de 2-3 milímetros con maniobra de Valsalva o en posición de pie.

De acuerdo a la OMS el varicocele se clasifica en los siguientes grados:

Subclínico: dilatación del plexo pampiniforme no palpable incluso con maniobra de Valsalva pero visible en ultrasonido

Grado I: varicocele tamaño pequeño. Dilatación palpable del plexo pampiniforme solo con maniobra de Valsalva

Grado II: Varicocele tamaño mediano. Dilatación palpable del plexo pampiniforme en reposo o a la bipedestación sin maniobra de Valsalva

Grado III: Varicocele visible  y palpable en reposo.

¿Semen anormal? Existe relación entre el varicocele y la disfunción testicular, manifestándose por un semen anormal y disminución del volumen testicular. Los hallazgos más frecuentes encontrados en la espermatobioscopia son:

- Oligozoospermia

- Astenozoospermia

- Teratozoospermia

La espermatogénesis es un proceso sensible a la temperatura, y el estrés por calor del varicocele se considera la causa más plausible de la espermatogénesis alterada. Los tres procesos asociados con la presencia de varicocele son el estrés por calor, exceso de especies reactivas de oxígeno y aumento de apoptosis.

El tratamiento. El varicocele puede ser tratado con diferentes modalidades, la cirugía abierta es el tratamiento más común y de fácil acceso al varicocele y consiste en la ligadura u oclusión de las venas espermáticas internas mediante diferentes técnicas como puede ser ligadura inguinal o subinguinal y ligadura suprainguinal. La ligadura subinguinal de Marmar se considera de elección por presentar menor dolor, recuperación más rápida y permite la preservación arterial.

Otra opción de tratamiento del varicocele asociado a infertilidad son los tratamientos de reproducción asistida como los que se realizan en Ingenes, Instituto especializado en resolver problemas de fertilidad. Estos procedimientos facilitan la interacción entre gametos (masculino y femenino) e incrementan la posibilidad de embarazo. El tratamiento más frecuente y adecuado es la Fertilización in Vitro (FIV) técnica de alta complejidad en la que se realiza una hiperestimulación ovárica controlada y capacitación de los espermatozoides, se obtienen los óvulos directamente de cada ovario por medio de la punción y aspiración vaginal con guía ultrasonográfica, y se realiza la fertilización en el laboratorio. Una vez evaluada la calidad de los embriones, se transfieren al interior del útero con un catéter a través de la vagina y el cérvix.

Cuando el factor masculino está alterado en mayor grado, como cuando se presenta en algunos casos de varicocele, se agrega al tratamiento de FIV la micromanipulación de los gametos en el laboratorio, realizando en forma directa la introducción de un espermatozoide de calidad óptima al interior del óvulo, para posteriormente evaluar el desarrollo del o los embriones y transferirlos al interior del útero; este procedimiento es conocido como (ICSI) inyección intracitoplasmática del espermatozoide.

También te sugerimos: Fertilización in Vitro: la técnica que ha cambiado millones de historias

Con estas técnicas de reproducción se busca dar solución puntual a los problemas de fertilidad. Afortunadamente en la época actual es posible tener un bebé aun teniendo este padecimiento. Si quieres tener un bebé y no lo has logrado, acude a Ingenes donde realizarán una valoración previa y conocerás desde tu primera visita las alternativas para cumplir ese sueño.

Para más información visita www.ingenes.com

Con información de: Dra. María Teresa Haro

Especialidad en Medicina Ginecología y Obstetricia

Cédula Profesional: 8873266

publicidad

publicidad

publicidad