publicidad

¿Qué es el fisting vaginal y anal?
Salud Sexual

¿Qué es el fisting vaginal y anal?

Foto: tomada de la web

Esta práctica sexual garantiza orgasmos mucho más intensos

  • SUSANA CARRASCO
  • 10/01/2020
  • 19:09 hrs.

En el sexo, la rutina puede ser un pésimo ingrediente y si eres de los que disfruta experimentar cosas nuevas y atrevidas en la intimidad, tienes que conocer esta nueva práctica sexual que aunque es riesgosa, también garantiza orgasmos mucho más intensos: el fisting.

¿Qué es fisting?


Se trata de una práctica sexual ruda que consiste en la introducción parcial o total de la mano en la vagina o el ano.

El fisting se empezó a practicar en mujeres heterosexuales pero actualmente es una práctica muy popular entre parejas homosexuales. Sin embargo, lo más interesante de esta práctica sexual es que no necesitas una pareja para hacerlo ya que también puede hacerse durante la masturbación.

Algo importante es que no puede practicarse de un día para otro, es necesario preparar al cuerpo porque puede llegar a ser muy dolorosa si no se hace correctamente.

Se considera que el fisting es una variante del sadomasoquismo y algunos expertos advierten que se requiere de cuidados especiales por la dilatación extrema a la que se somete a los tejidos vaginales o anales.

TAMBIÉN LEE: Posiciones sexuales para una reconciliación apasionada

Al respecto, el médico psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin, dijo en entrevista a Infobae que las mujeres son quienes más lo practican en la masturbación y que existen diferencias importantes entre el fisting anal y el fisting vaginal.

Por naturaleza, la vagina tiende a dilatarse más que el ano, ya que este último tiene dos esfínteres que ofrecen resistencia a la penetración.

Además, la lubricación vaginal permite que la zona se prepare mejor para la mano que la penetra, por lo tanto, el fisting anal requiere de más preparación previa.

¿Cómo realizar fisting?


De acuerdo al especialista “es fundamental tener un alto nivel de excitación, higiene en la zona, lubricantes y hacer una penetración gradual para que no provoque dolor ni lastime.

Si no sigues las recomendaciones, podrías sufrir alguno de los riesgos del fisting, como:

1. Rasguños

Si tus uñas o las de tu pareja están largas, pueden causarse heridas o rasguños y hasta un sangrado.

2. Hemorragia

 Tanto en la vagina como en el ano hay vasos sanguíneos que bajo mucha presión o movimientos fuertes pueden llegar a romperse. Recuerda, debes hacerlo con cuidado y poco a poco.

3. Náuseas y vómito

 Con la pasión del momento es probable que comiencen a hacer movimientos bruscos que perciban placenteros, sin embargo esos movimientos podrían causar nauseas, vómitos y cansancio extremo después.

4. ETS

Aunque no hay un contacto directo entre pene y vagina, el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual sigue latente por el contacto de fluidos.

Si quieres experimentar, inténtalo, pero hazlo siguiendo las recomendaciones de los expertos.

SIGUE LEYENDO: 3 formas sensuales de usar el succionador de clítoris


publicidad

publicidad

publicidad