publicidad

"No sabía si moriría al día siguiente en la macabra zona para enfermos de SIDA"
Salud Sexual

"No sabía si moriría al día siguiente en la macabra zona para enfermos de SIDA"

Cuando el VIH se convierte en SIDA incrementa su concentración en el cuerpo y disminuye la cantidad de células CD4.

  • INGRID SILVA
  • 01/12/2019
  • 05:30 hrs.

Pável Gaona es escritor y periodista, sí, si lo vemos de otra forma se ha convertido en un ejemplo de superación para miles de personas que viven con Vih o con Sida.

Pável es un joven que comparte su historia cercana a la muerte, luego de haber desarrollado SIDA y vivir en carne propia la fase crítica de la enfermedad; para Gaona quien ha participado de diversas campañas, asistido a ellas, conoce las estadísticas y ha visto películas que muestran las etapas progresivas de la enfermedad, aún no es suficiente.

Su historia comienza con una frase que podría impresionar a cualquiera, "vivir con Vih es lo mejor que me ha pasado", aunque, por desgracia, tuvo que enterarse de ello de la peor manera: hospitalizado en estado crítico por neumonía fulminante, una más de las enfermedades oportunistas comunes de las personas seropositivas que presentan ya un sistema inmune en extremo debilitado:

"Estuve a punto de morir por una neumonía fulminante, en aquel entonces, hace cinco años, la perspectiva era demasiado oscura, pues mis pulmones estaban invadidos completamente y solamente, por medio de un tratamiento demasiado agresivo sobreviviría".

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Vih puede ser transmitido mediante relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada, la transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de jeringuillas, agujas u otros instrumentos punzantes. También puede ser transmitido de la madre al hijo durante el embarazo, parto o la lactancia.

El hospital de la muerte

En la zona de hospital para portadores de Sida, Pável fue intubado y estuvo en un coma inducido pues, como también explica, se dice que una persona ha desarrollado Sida cuando tiene menos de 200 células CD4 en la sangre y según los análisis clínicos del joven, tenía 18, es decir, no solo ya había desarrollado la enfermedad, se encontraba en la fase más crítica de la misma:

"Me salieron llagas en el cuerpo y en la cabeza por no poderme mover de la cama por más de un mes; vi la cara de la muerte, pero la derroté".

Si bien la experiencia en los hospitales no es grata, para Pável quien compara esa experiencia con una especie de ruleta rusa en la cual no se sabía si sería el siguiente en morir, fue peor, pues cada día era testigo de muerte, llanto, dolor, tristeza y desesperación:

"No sabía si moriría al día siguiente en la macabra zona para enfermos de SIDA".

 

Un grupo de médicos lo atendieron hasta lograr su alta. A su ingreso, Pável pesaba 16 kilos menos de cuando salió del hospital en silla de ruedas, sobrevivió:

"Poco tiempo después logré salir después del hospital y gracias a eso estuve en contacto ya con mi tratamiento antirretroviral; lo empecé a tomar, me apegué a él de una manera súper, súper religiosa y no en el sentido de persignarme, sino en el sentido religioso de, si me toca a las diez de la noche, a las diez de la noche me lo tomo y, en unos pocos meses sucedió algo que yo considero un milagro: no solamente ya no presentaba SIDA, sino que tenía mi carga viral indetectable".

 

Como aclaración, InfoSIDA explica que el Vih es el virus que destruye el sistema inmunitario mientras que, el Sida es la etapa final de la infección, por lo tanto, no es lo mismo estar infectado por Vih que por Sida.

Cuando el Vih se convierte en Sida incrementa su concentración en el cuerpo y disminuye la cantidad de células CD4, las cuales forman parte del sistema inmunitario y que al ser destruidas dificultan la defensa del cuerpo contra las infecciones.

 

¿Indetectable es igual a intransmisible?

Emocionado, también comparte la gran sorpresa que sintió luego de haber salido del hospital en silla de ruedas, de no poder caminar y depender de un generador de oxígeno para respirar y recibir la noticia de que su nuevo estado era indetectable:

"Empecé a tener nuevamente vida sentimental y vida sexual que, por supuesto lo hacía con muchísima culpa, ahí es cuando nos llega el peso del segundo clóset porque a pesar de que yo era indetectable, pues yo sentía mucha culpa; indetectable es igual a intransmisible, lo cual quiere decir que a pesar de estar en estado indetectable y no poder transmitir el virus a las personas, yo sentía que no tenía que esconderles eso ni a mis ligues ocasionales ni a mis potenciales parejas".

 

Pável comparte que, en ese tiempo, sus parejas no tuvieron problema con saber que era portador del virus, sin embargo, sus relaciones terminaron, pero por otras razones; nada asociado con el virus.

Una nueva vida en pareja: "conocí al correcto"

Con una sonrisa en el rostro, el también periodista comparte la alegría de haber conocido a su pareja correcta:

"Poco tiempo después de la pesadilla conocí al correcto, apenas hace un par de meses me casé y es una persona increíble e incondicional, él es negativo y cuando yo le dije de mi estado me dijo: ¿qué, se supone que tenga que hacerte un drama o qué?, tú sigues siendo la misma persona de la cual yo me enamoré".

 

Pável manifiesta su intención de compartir su historia para que cada día, las personas con la enfermedad dejen de ser víctimas de rechazos burlas y discriminación, que, así como su familia y amigos lo arroparon, todas las personas con Vih o Sida sean arropadas y también hace una petición a las personas negativas:

"Por favor hablen de VIH, aunque ustedes no lo porten, infórmense de conceptos que son súper sencillos como: qué es la carga viral, qué son los CD4, cuál es la diferencia entre VIH y Sida; hablen de ellos sin carga moral, solamente así lograremos que más personas puedan comentarlo y salir a hacerse una prueba sin culpa; esa fue la diferencia que pudo haberme ahorrado el miedo de haberme ido a detectar a tiempo, fue el miedo lo que me llevó al hospital".

 

Finalmente reflexiona, acerca de la carga moral del Vih:


"Solamente cuando podamos quitarle la carga moral al VIH podremos decir que hemos superado una de las más grandes pruebas, recordaremos ese temor a un virus tan chiquito".


publicidad

publicidad

publicidad