publicidad

Lo que debes saber antes de atreverte a cumplir tus fantasías sexuales
Mejor sexo

Lo que debes saber antes de atreverte a cumplir tus fantasías sexuales

Las fantasías sexuales no siempre resultan como las imaginamos en la vida real. Foto: PIXABAY

Cumplir las fantasías sexuales parece muy tentador, pero la realidad es que no siempre es la mejor idea. Conoce por qué

  • SUSANA CARRASCO
  • 29/09/2020
  • 19:16 hrs.

Cumplir las fantasías sexuales puede parecer muy excitante, sin embargo, antes de atreverse a recrear esas escenas que están solo en nuestra cabeza y que tanto nos hacen sentir placer, es importante tomar en cuenta algunos aspectos.

Las también llamadas fantasías eróticas nacen en la imaginación y aunque las películas y la opinión de otras personas nos han hecho creer que debemos cumplirlas, no es algo necesario, pues corremos el riesgo de terminar en un momento desastroso o simplemente, quitarles el encanto.

(Foto: Pexels)

Por ello, aquí te decimos todo lo que deberías considerar antes de creer que es una buena idea hacer realidad tus fantasías sexuales más íntimas.

Cumplir las fantasías sexuales, ¿es buena idea?

De acuerdo con el sexólogo Fernando Villadangos, las fantasías sexuales son, como su nombre lo dice, fantasías o imaginaciones que pertenecen al plano de lo irreal y que generalmente, solo se disfrutan cuando viven en nuestra mente. Por ejemplo, es probable que en nuestra cabeza un trío sexual sea muy placentero, pero en la vida real no tiene nada que ver con lo que imaginábamos.

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo hacerle sexo oral con braquets a la pareja sin lastimarla? 

Por ello, es fundamental que antes de arruinar lo placentero de esas fantasías llevándolos al mundo real, tomemos en cuenta algunos aspectos. En primer lugar, debemos diferenciar el deseo sexual de las fantasías, pues lo primero se trata de algo que sí queremos realizar, como el sexo en la playa o el uso de juguetes sexuales.

(Foto: Pexels)

Las fantasías sexuales, en cambio, son escenarios que nos imaginamos pero que no nos gustaría que salieran de nuestra mente. Si confundimos el deseo con fantasía, es probable que experimentemos algunos problemas.

Fantasías en la vida real se vuelven un desastre

Al respecto, la sexóloga Leticia García, cuenta a El País que, en una consulta, un hombre le dijo que le excitaba mucho pensar que insultaba verbalmente a su pareja durante el sexo, cuando lo propuso y su pareja aceptó, fue todo un fracaso porque ella se empezó a sentir muy mal. Ambos se dieron cuenta de que fue un error y que lo mejor era devolverlo al terreno privado de la imaginación.

(Foto: Pixabay)

El problema, según la experta, es que las fantasías sexuales están estrechamente relacionadas con “lo prohibido, lo extraño o lo que nunca haríamos”, en la vida real y, por eso son tan satisfactorias. La carga de “transgresión” funciona bien en nuestra mente, pero en la vida real no es fácil de gestionar. Otro ejemplo es cuando una persona fantasea con someter a su pareja, pues en la mente lo hace sin culpas ni prejuicios, pero es evidente que en la vida real no sería igual.

“El principal problema es la confusión. Atendí hace poco a una mujer que estaba a punto de casarse, pero tenía fantasías sexuales con mujeres mientras se masturbaba o hacía el amor con su novio. Vino a consulta porque temía ser una “lesbiana reprimida” y estuvo a punto de no casarse por esta idea. No lo era”, cuenta la especialista en sexualidad.

(Foto: Pixabay)

No te lo tomes demasiado en serio

Si estás dispuesto a correr el riesgo y quieres poner en práctica tus fantasías sexuales, recuerda que en tu mente puede que todo se sienta muy bien y que la otra persona haga exactamente lo que a ti te da placer, pero en la vida real, solo tienes el control de lo que tú haces y sientes, no de lo que hace tu amante.

Así que, háblalo bien con tu pareja para que se pongan de acuerdo con lo que realmente disfrutarán los dos, para que el momento sea de mucho placer y diversión, no de frustración y tristeza.

(Foto: Pexels)

También recuerda que lo que te excita a ti no necesariamente es placentero para tu pareja, incluso puede parecerle algo desagradable. Por lo tanto, compartir los deseos y fantasías antes de hacerlas siempre es la mejor opción, incluso es buena idea simplemente platicarlas para despertar las ganas de tener sexo. Lo más importante es pasarla bien juntos y si deciden hacer algunas fantasías sexuales, pongan límites para decidir hasta dónde llegar.

Y tú, ¿te atreverías a cumplir tus fantasías sexuales más íntimas?

SIGUE LEYENDO: Los 7 miedos sexuales más comunes de las mujeres

(Con información de El País y Webconsultas) 


publicidad

publicidad

publicidad