publicidad

¿La vagina se estrecha por falta de sexo?
Salud Sexual

¿La vagina se estrecha por falta de sexo?

Se cree que la falta de sexo causa una vagina estrecha o cerrada, sin embargo, la ciencia explica la realidad sobre el tamaño de la vagina

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 09/10/2019
  • 14:36 hrs.

Muchas mujeres tienen la creencia de que la vagina se estrecha por falta de sexo, incluso, hay quienes afirman que el himen se "cierra" por falta de relaciones sexuales, ¿qué dice la ciencia al respecto? A continuación te lo decimos.

La falta de sexo sí puede modificar algunas cosas en la vagina, pero no las que se piensan comúnmente.

Vagina estrecha por falta de sexo

De acuerdo al experto Christine Greves, gineco-obstetra del Centro de Obstetricia y Ginecología en Orlando Health en Florida, hay algunos cambios que sí ocurren en la vagina y otros que no cuando pasas mucho tiempo sin relaciones sexuales.

1. Vagina estrecha

Esto es un mito, la vagina no se estrecha, ni se cierra o sella por la falta de sexo, tampoco se vuelve a unir el himen en caso de que se haya roto anteriormente.

La realidad es que la vagina es una parte del cuerpo muy flexible que cambia de tamaño constantemente pero no por el sexo, sino por las hormonas. Incluso si pasas mucho tiempo sin sexo, tu cuerpo produce progesterona y estrógenos, los cuales mantienen las paredes vaginales abiertas y flexibles.

El estrógeno humedece la vagina, lo que permita que se expanda y se retraiga durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, si es imposible realizar la penetración porque el orificio vaginal está cerrado, es posible que estemos frente a un problema llamado vaginismo.

De acuerdo al Servicio de Salud Pública de Reino Unido (NHS), el vaginismo es la reacción automática del cuerpo femenino al temor de alguno o todo tipo de penetración vaginal.

Los músculos vaginales se contraen y la mujer no consigue controlarlos. Quienes lo padecen incluso tienen problemas para insertar el tampón o la copa menstrual y sufren de dolor ardiente o punzante durante las relaciones sexuales.

En esos casos, es importante que acudas con un especialista en salud sexual lo más pronto posible.

2. Sequedad vaginal

Como dijimos, el estrógeno ayuda a mantener la vagina húmeda, sin embargo, es posible que la falta de sexo cause un poco de resequedad, la cual podría hacerte sentir incómoda en algunos días de tu ciclo menstrual.

Lo ideal es que procures masturbarte al menos un par de veces a la semana, para estimular la lubricación natural de la vagina y aumentar la humedad.

>>TAMBIÉN LEE: Foliculitis vaginal, un riesgo de la depilación íntima 

3. Menos deseo sexual

De acuerdo al doctor Greves, sí es posible que tu deseo sexual disminuya un poco si pasas mucho tiempo sin sexo.

La razón es que como no estás estimulando constantemente tus genitales, es probable que dejes de sentirte tan sexual como cuando tienes encuentros íntimos con regularidad, lo que tiene un efecto directo en tu libido. 

Pero no te preocupes, en cuanto vuelvas a tener una vida sexual activa, sentirás cada vez más deseo sexual.

4. Problemas para excitarte

Esto viene ligado con el punto anterior, ya que si no tienes deseo sexual, será más difícil excitarte y conseguir la lubricación vaginal necesaria para una relación sexual placentera. Es necesario una estimulación suficiente con besos, caricias, o sexo oral antes de la penetración para evitar dolor.

"Puede llevar más tiempo para que la vagina se lubrique lo suficiente o para que los tejidos se relajen por completo", afirma el experto.

Por su parte, cuando tienes relaciones sexuales con regularidad, tu vagina se excita más fácilmente.

Asegúrate de tener un lubricante a la mano para ayudarte en caso de que hayas pasado mucho tiempo sin sexo y no olvides los juegos previos.

¿Y si tengo mucho sexo, la vagina se hace grande?

Este también es un mito muy esparcido en la actualidad, pero es falso.

Al respecto, la doctora Sandra Magirena, médica ginecóloga, señala que la vagina puede adaptarse al tamaño del pene, puede ampliarse y retraerse, por lo que no existen las vaginas grandes o pequeñas, sino las vaginas complacientes.

"La vagina es una cavidad con paredes muy elásticas y con mucha capacidad para distenderse durante la excitación y el orgasmo", señala la especialista.

La realidad es que la vagina siempre recupera su tamaño original inmediatamente después de las relaciones sexuales o tras el parto.

Así que no creas en los mitos que afirman que el tamaño de la vagina depende de la cantidad de sexo que tengas, la realidad es que puede influir en la salud de tu zona íntima pero no modifica su tamaño. 

>>SIGUE LEYENDO: 7 razones por las que tienes flujo vaginal abundante 


publicidad

publicidad

publicidad