publicidad

¿Hay solución para las parejas donde uno tiene más ganas de sexo?
Pareja

¿Hay solución para las parejas donde uno tiene más ganas de sexo?

Las ganas de tener sexo en la pareja no siempre coinciden. Foto: Pxhere

Diversos factores influyen para que en la pareja uno siempre tenga más ganas de sexo que otro pero afortunadamente, hay solución

  • SUSANA CARRASCO
  • 10/07/2020
  • 14:21 hrs.

En el ámbito sexual, una de las complicaciones más comunes entre las parejas es que uno siempre tiene más ganas de sexo que otro, lo que, con el tiempo, se vuelve desgastante y termina por separarlos. ¿Existe una solución o simplemente hay que resignarse?

Todas las relaciones de pareja tienen aspectos en los que se generan desacuerdos que provocan malestar, pero para arreglarlo no basta con simplemente evitar esas diferencias, sino buscar juntos la manera de complementarse.

Es normal que la pasión del inicio de la relación se desvanezca con el tiempo y también que llegue un momento en que uno tiene más ganas de sexo que otro, pero eso no significa que ya no hay nada que hacer, pues es justo el momento de aprovechar para mejorar su vida sexual.

¿Qué hacer si uno tiene más ganas de sexo que otro?

Cuando las parejas empiezan a experimentar el momento en que uno tiene más ganas de sexo que otro puede surgir una crisis, pues para algunos da pie a discusiones, a inventar excusas o a simplemente ignorar el problema porque es agotador. No obstante, se debe actuar con mucha cautela y antes de simplemente culpar a la persona que tiene menos deseo sexual, hay que tener muy presente que ambos son responsables del problema y, por ende, juntos deben buscar la solución.

Algunos pasos que deben seguir para evitar los conflictos cuando uno tiene más ganas de sexo que el otro en la relación de pareja, son los siguientes:

1. No lo vean como una obligación

Buscar aumentar los encuentros sexuales a través de la obligación o la idea de "hacer la tarea" es un error, pues lejos de ver al sexo como algo placentero, empezará a percibirse como una actividad más que debe cumplirse. Por lo tanto, no se debe presionar a la persona que tiene menos deseo ni tampoco se debe autopresionar para "cumplir" y hacerlo solo por evitar discusiones.

2. Muestra empatía

En las discusiones de pareja hay una tendencia a la exigencia, a hablar siempre desde el yo y desde los sentimientos propios, sin tomar en cuenta lo que el otro piensa o intentar ponerse en su piel. Cuando uno tienes más ganas de sexo que la otra persona y no mostramos empatía, uno siempre se sentirá adicto al sexo o un apático sexual, lo que no ayudará en nada a solucionar el problema.

Antes de exigir, primero se debe empatizar con la otra persona y escuchar sus necesidades y pensamientos, solo así es posible que las relaciones funcionen.

TAMBIÉN LEE: 7 problemas sexuales más comunes en el matrimonio y cómo solucionarlos

3. Denle prioridad al erotismo

Despertar el deseo sexual de una persona no solo consiste en llevarla a la cama y simplemente tener relaciones sexuales igual que siempre, se debe hacer un esfuerzo por darle prioridad al erotismo, es decir, a las caricias, los besos apasionados y los juegos sexuales que son aspectos esenciales para conectar y para permitir que la persona que no tiene tantas ganas de sexo se relaje y piense en sus fantasías más íntimas.

4. Cambia tu estilo de vida

En los casos donde hay mucho deseo sexual y en los que no hay ninguno, expertos han encontrado patrones poco saludables en su estilo de vida, como poco tiempo para uno mismo, tendencia el estrés, agotamiento, etc.

De acuerdo a un artículo publicado en La Vanguardia, el exceso de estrés, por ejemplo, puede tener distintos efectos, pues en algunas personas causa falta de energía y ganas de descansar, mientras que, en otras, la necesidad de descarga y de tener una vía de escape, en este caso el sexo.

Así que analicen la situación y es fundamental que, en ambos casos, se dediquen tiempo y busquen como conectar para sentirse bien y realmente satisfechos con su vida sexual.

5. Gestionen su deseo sexual

El placer sexual es responsabilidad de cada uno, pero en muchos casos se comete el error de poner sobre la pareja toda la carga y la presión de cubrir absolutamente todas nuestras necesidades sexuales. Lo ideal es que cada uno gestione su deseo.

En el caso de la pareja que tiene menos deseo, conviene que busque distintas vías para trabajarlo a solas, como la masturbación, la literatura erótica, las películas con contenido sexual, etc. Por su parte, la persona con muchas ganas de sexo, puede descargar sus deseos mediante el autoerotismo.

Lo más importante cuando aparecen los problemas de pareja porque uno tiene más ganas de sexo que otro, es hablar sobre el tema, nunca opten por evadirlo y solo cumplir. Hablen de sus emociones y necesidades pues solo así se sentirán cómodos, aceptados y comprendidos. Después de una conversación profunda y honesta, seguro que surgen muchas ideas para estar de nuevo en sintonía con su vida sexual.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué nos animamos a cumplir más fantasías sexuales con un amante?


publicidad

publicidad

publicidad