publicidad

¿Hay cambios físicos después de tener sexo anal?
Salud Sexual

¿Hay cambios físicos después de tener sexo anal?

El sexo anal es seguro siempre y cuando se haga con todas las precauciones. Foto: PIXABAY

Muchos evitan esta práctica porque creen que sufrirán cambios físicos irreversibles, no obstante, la realidad con el sexo anal es distinta

Las relaciones anales están rodeadas de múltiples mitos, como que siempre duele o que solo es parejas homosexuales. Sin embargo, una de las creencias más populares es que practicarlo puede causar cambios irreversibles en el cuerpo. ¿Realmente hay cambios físicos después de tener sexo anal?

Planned Parenthood define al sexo anal como la introducción del pene en el ano de la pareja sexual. Si se hace con las precauciones adecuadas, puede brindar mucha satisfacción debido a que en la zona hay terminaciones nerviosas muy sensibles a la estimulación.

No obstante, para muchos se trata de una práctica sucia o dañina, pues se han popularizado ideas como que provoca cambios físicos irreversibles en la zona anal. Si quieres saber la verdad al respecto, sigue leyendo.

¿Hay cambios físicos por el sexo anal?

A pesar de que las relaciones anales son cada vez más populares, persiste la desinformación respecto a esta práctica y una de las dudas más comunes es si realmente produce cambios físicos después de llevarlo a cabo.

¿Cómo queda el ano después de tener sexo anal? Es una pregunta muy común y al respecto, el portal UnComo señala que no hay ningún cambio físico significativo después de tener penetración en esta zona.  

TAMBIÉN LEE: 5 hábitos que solo las parejas con una vida sexual muy activa tienen

Si bien es cierto que la piel y los tejidos del ano pueden inflamarse o presentar ardor unos días después de las relaciones, lo cierto es que no es algo permanente ni que comprometa la salud, especialmente si se usó condón. Tampoco hay un riesgo significativo de sufrir incontinencia fecal ni prolapso rectal como se cree, la realidad es que esas lesiones ocurren en muy poca proporción.

Lo que sí ocurre al tener sexo anal

Probablemente has escuchado que el tamaño del ano cambia por el sexo anal, pero se trata de una idea completamente falsa, pues los músculos de la zona no se estiran de manera irreversible y las posibles molestias son similares a las que ocurren cuando se expulsan heces secas y duras. 

Sí pueden presentarse lesiones, como inflamación, ardor o incluso pequeños desgarros o fisuras, aunque será importante tomar en cuenta el tipo de prácticas anales que se realizaron, pues no es lo mismo la estimulación sólo con los dedos, la penetración del pene o de juguetes sexuales, que otras acciones como el fisting o la introducción del puño en el ano.

Las prácticas muy rudas podrían causar más molestias, incluso sangrado o fisuras, especialmente si no se toman las medidas adecuadas para evitar el dolor en el sexo anal, como el uso abundante de lubricantes y de condones adecuados para la penetración por atrás

Claves para prevenir lesiones y dolor

Antes de evitar esta práctica por pensar cómo queda el ano después del sexo anal, lo mejor es que te informes bien y tomes en cuenta todas las precauciones para que sea algo placentero. Lo principal es que lo hagas porque realmente lo deseas, no porque tu pareja te presiona.

En segundo lugar, debes asegurarte de tener a la mano lubricantes a base de agua, pues el ano no tiene lubricación natural. Aplica cantidades abundantes para garantizar que la estimulación y penetración de la zona no lastime los tejidos por la fricción o la fuerza. Sé consciente de qué tanto se puede estirar el ano ya sea con el pene, un juguete o el puño y ajusta la velocidad de los movimientos, deben ser suaves.

Recuerda siempre estimular la zona previamente ya sea con los dedos o un juguete sexual, de lo contrario, la penetración será muy forzada y existirá más riesgo de sufrir lesiones y dolor. Tampoco te olvides del condón, de preferencia, usa los que son extra fuertes.

Si hay dolor detén de inmediato la relación anal y busca otro momento para practicarlo. Es posible que falte lubricante, que no estés relajado o que la estimulación previa no sea suficiente. Sea cual sea la razón, nunca fuerces la penetración. Disfruta, no te estreses por los cambios físicos después del sexo anal, ahora sabes que se trata solo de mitos. 

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo aprender a recibir sexo oral para disfrutar al máximo?

(Con información de UnComo, 20 minutos, Planned Parenthood y Vice)


publicidad

publicidad

publicidad