publicidad

Otros

Falla trasplante de médula en pacientes con VIH

Después del conocido caso de el “paciente de Berlín” dos personas con VIH no tuvieron el mismo resultado, el virus reapareció a los cuatro años.

  • 09/12/2013
  • 10:19 hrs.

Dos trasplantes de médula ósea fallaron en pacientes con VIH. A pesar de tener un caso de éxito con Timothy Brown  “el paciente de Berlin” (el primero en tener dicho trasplante) quien desde el 2008 no presenta rastro del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida dos intentos en Boston han sido rechazados.

Aunque no se esperaba un éxito del cien por ciento en todos los trasplantes de médula ósea en persona con VIH y cáncer, los científicos consideraban al trasplante de médula ósea como un gran avance para mejora la calidad de vida o por lo menos los resultados presentados en julio pasado durante la conferencia de la Sociedad Internacional sobre Sida en donde Brown estuvo presente como el caso de éxito.

"Decepcionante el resultado fue significativo para el mundo científico”, comentó en un comunicado comunicado Timothy Henrich, uno de los médicos implicados en el caso de Brown, supervisor de las dos nuevas experiencias en el Hospital Brigham de Mujeres en Boston.

A pesar de presentar un estado de salud estable, de los pacientes retomaron su tratamiento antirretroviral.Por su parte, Steven Deeks, investigador de sida de la Universidad de California, calificó esta noticia como "decepcionante e inesperada debido a que el virus se esconder muy profundamente en el cuerpo".

Para Anthony Fauci, una de las máximas autoridades mundiales en VIH y director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) añadió: "aunque este fracaso pone fin a esta vía de investigación, no supone un obstáculo definitivo".

Historial de los pacientes

Los dos pacientes de Boston ya tenían VIH cuando desarrollaron linfoma, un cáncer de la sangre. Mientras su médula ósea se debilitaba, ambos mantuvieron su tratamiento antirretroviral pero, tras el trasplante, cuando los médicos comprobaron que no tenían en su sangre señales del virus, por lo cual dejaron el tratamiento.

La evolución de estos pacientes era similar a la de Timothy Brown quien tras el trasplante de médula quien hasta el día de hoy no tiene indicios del virus. Sin embargo, los hombres de Boston no tuvieron la misma suerte, sólo tuvieron cuatro años sin presencia de VIH después de recibir médula ósea. La diferencia se encuentra en que el donante de Brown tenía una rara mutación, conocida como delta 32, que al parecer confiere resistencia al virus, en cambio los donantes de estos dos pacientes no tenían dicha mutación.

El doctor Henrich esperaba que las células de la sangre de la nueva médula mataron los elementos cancerígenos e infectados por VIH. "Algunas de las células infectadas sobreviven e infectan a las nuevas", finalizó Fauchi.

(Con información de: El Mundo)

publicidad

publicidad

publicidad