publicidad

¿En qué consisten las duchas anales y qué tan necesarias son?
Salud Sexual

¿En qué consisten las duchas anales y qué tan necesarias son?

Las duchas anales no son necesarias antes del sexo anal. Foto: Pixabay

Se cree que las duchas anales garantizan la higiene antes del sexo anal, pero expertos advierten que podrían poner en riesgo la salud

  • SUSANA CARRASCO
  • 06/08/2020
  • 19:14 hrs.

Entre las personas que disfrutan del sexo anal existe la creencia de que es necesario usar duchas anales antes de realizar la mencionada práctica sexual, pues así se garantiza la higiene de la zona y puede haber mayor comodidad, sin embargo, los médicos tienen opiniones diferentes al respecto y advierten de los posibles riesgos que podría implicar su uso.

Existen distintos tipos de duchas anales, desde aquellas que se hacen con suero salino con la ayuda de una botellita en forma de pera, conocida como lavativa, hasta dispositivos complejos que se conectan directamente en la ducha.

Sea cual sea la opción que se elija, es importante conocer todas las implicaciones de uso, pues aunque parece que favorecen la higiene anal, lo cierto es que podrían resultar contraproducentes y aumentar el riesgo de infecciones y accidentes desagradables.

Duchas anales

Las duchas anales o lavativas son muy comunes entre las parejas que disfrutan del sexo anal, especialmente en los hombres homosexuales pasivos o que reciben la penetración anal. Para realizarlas, se debe llenar la botellita en forma de pera ya sea con un suero salino o con agua y empujar el líquido hacia el orificio anal para que se eliminen los restos de materia fecal que pudieran existir. Se recomienda repetirlo tantas veces como sea necesario y hacerlo una hora antes de las prácticas anales.

TAMBIÉN LEE: 5 ideas de foreplay para excitar a la pareja 

Aunque parecen una opción ideal para realizar el sexo anal de manera más cómoda, los expertos en salud no están tan seguros y recomiendan evitar su uso, ya que las duchas anales limpian más de lo necesario y pueden provocar más accidentes porque en algunos casos se queda agua atrapada en el recto que sale en el momento más inesperado con todo y los restos de materia fecal.

En ese sentido, el Dr. Stephen Goldstone, especialista en enfermedades ano-rectales y salud de hombres homosexuales, explica a Vice que no hace falta lavar a profundidad la zona anal antes de la actividad sexual, pues las heces se alojan en el colon, la parte del intestino grueso más cercana al recto y el ano. En esa zona, hay un músculo que evita que la materia fecal llegue hasta el ano y lo contiene para el momento en que se tenga la necesidad de defecar. Esto significa que no debería haber rastro de heces dentro cuando se produce la penetración, por lo que no es necesario lavar.

Riesgos de usar las duchas anales

Para muchos las duchas anales parecen útiles porque cuando hacen el lavado, notan que salen grandes cantidades de restos de materia fecal, pero esto ocurre porque ese tipo de duchas se hicieron especialmente para las personas con problemas de estreñimiento, así que su principal función es sacar todo lo que sea posible, por ello da la impresión de que está "lavando" maravillosamente.

Sin embargo, los especialistas advierten que las duchas anales limpian más de lo necesario y hasta pueden dañar la zona, porque irritan las células del recto, especialmente si se usan soluciones salinas o vinagre. Además, generan mucha mucosidad y provocan sequedad en la zona rectal. Esa sequedad puede provocar fisuras que, a su vez, propician el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Además, usarlas constantemente puede generar efectos negativos a largo plazo, como alargar el colon y posteriormente, causar cuadros graves de estreñimiento. Empujar chorros de agua al interior del ano también daña los esfínteres y puede provocar daños irreparables en los movimientos intestinales. El Dr. Goldstone señala que los síntomas de estos problemas a menudo se identifican hasta que ya es muy tarde para prevenirlos.


No es necesario lavar con duchas anales, basta con bañarse de forma normal antes del sexo anal para disfrutar sin miedo a sufrir accidentes o sentirse incómodo. Si lo deseas, puedes limpiar un poco más en la zona de la entrada, pero solo un poco, no es necesario ir hasta el fondo. También es ideal cuidar lo que se come en las horas previas a la penetración anal, la sugerencia es incorporar fibras para dar más consistencia a las heces y evitar accidentes.

SIGUE LEYENDO: ¿Qué es la cruda sexual o bangover y cómo recuperarse? 


publicidad

publicidad

publicidad