publicidad

El sudor de los hombres es un afrodisíaco para las mujeres
Pareja

El sudor de los hombres es un afrodisíaco para las mujeres

Aunque el sudor es mal visto por muchas personas, la realidad es que el sudor masculino funcionaría como un afrodisiaco para las mujeres

Si bien es cierto que el olor a sudor de los hombres puede llegar a ser muy penetrante y fuerte para la nariz cuando se suda mucho y no se ocupa desodorante, también puede tener un lado positivo, ya que es un afrodisíaco natural para las mujeres según una investigación reciente.

Aunque el sudor es mal visto por muchas personas ya que está relacionado con mal olor, la realidad es que el sudor masculino funcionaría como un afrodisiaco para atraer a tu pareja. 

También lee: ¿Se excitan igual las mujeres que los hombres?

El sudor de los hombres es un afrodisíaco para las mujeres

Un estudio publicado en la revista Journal of Neuroscience, indica que los humanos, al igual que otros animales como, las polillas, mariposas y ratas, segregan un olor en el sudor que influye en el sexo opuesto.

“Esta es la primera vez que alguien ha demostrado que se puede inducir un cambio en el nivel hormonal en las mujeres al inhalar un componente identificado del olor masculino”, dijo Claire Wyart, directora del estudio.

Esta investigación parte de otras anteriores realizadas por el Programa de Investigación Olfatoria de la Universidad de Berkeley, California, en Estados Unidos, que demostraron que el componente químico “androstadienone” que se encuentra en el sudor puede cambiar e influir en el estado de ánimo y excitar a las mujeres.

¿Cómo el olor a sudor afecta a las mujeres?

Primero, las feromonas que se hallan en el sudor masculino produce un incremento de  los niveles de cortisol en las mujeres, una hormona que está relacionada con el deseo sexual y la ansiedad.

Este no es un efecto de golpe, sino paulatino, es como una sustancia adictiva que va influyendo lentamente en la libido de la mujer.

(Foto: tomada de la web)

El estudio consistió en hacer oler a un grupo de 28 mujeres de 21 años, un producto químico que tenía como componente principal el sudor masculino, aquí fue donde se encontró que el nivel de la hormona cortisol en las mujeres aumentaba, junto a un crecimiento del estímulo sexual.

No cualquier olor a sudor es agradable, la alimentación de la persona influye

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Macquarie, en Australia, sostiene que las mujeres encuentran más atractivo el olor de los hombres que comen más frutas y verduras.

Los investigadores realizaron un experimento en el que utilizaron un espectrofotómetro, un aparato que usa luz para detectar en la piel la presencia de carotenoides. Así encontraron que los voluntarios que consumían muchas frutas tenían en su piel los pigmentos responsables del color de las naranjas y los limones, aunque estos son imperceptibles para el ojo humano.

Luego, les pidieron a los voluntarios que hicieran ejercicio intenso hasta sudar para posteriormente pedirle a un grupo de mujeres que olieran ese sudor y emitieran un veredicto, ya fuera a favor o en contra.

Los resultados fueron contundentes pues las mujeres se mostraron a favor del olor generado por los hombres que comían muchas frutas y verduras. Por el contrario, el aroma que desprendían los hombres que consumían muchos carbohidratos les producía rechazo. En un lugar intermedio estuvieron aquellos que comían mucha carne que si bien no fueron catalogados como “desagradables” por su olor, si presentaban un olor más intenso que los que tenían una dieta más verde.

El equipo de investigadores demostró que el sudor de los hombres es un afrodisíaco para las mujeres, pero recuerda que llevar una dieta balanceada con base en frutas y verduras es importante, además de una buena higiene personal, pues queremos evitar que el efecto sea totalmente adverso y el olor a sudor produzca rechazo.

Continua leyendo: ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de tener sexo por un tiempo?

(Con información de: ABC e Infobae) 


publicidad

publicidad

publicidad