publicidad

El gato: la postura sexual para orgasmos más intensos
Mejor sexo

El gato: la postura sexual para orgasmos más intensos

Fotografía: Universo Alessandra

Conoce todo de la posición sexual de "el gato", la posición que busca dejar atrás al tradicional "Misionero".

  • INGRID SILVA
  • 06/10/2020
  • 15:03 hrs.

El gato puede ser una de las posiciones sexuales más innovadoras para lograr orgasmos intensos y dejar atrás la rutina sexual más tradicional, pero con un beneficio extra que no se debe olvidar: la conexión con la pareja.

Al respecto, investigadores de la Universidad de Kansas en Estados Unidos refieren que uno de los elementos clave para que la intimidad, la pasión y el compromiso aparezcan o se fortalezcan, es el sexo.

Si alguno de los elementos anteriores no está presente o falla, puede ocurrir que se caiga en la rutina o la separación y, por el contrario, si dichos factores se enriquecen, la pareja prosperará y se sentirán a gusto y en confianza.

Por lo anterior, sorprender a tu pareja con nuevas posiciones sexuales incrementará la confianza y podrán fortalecer su relación además de sentirse plenamente satisfechos. Conoce todo de la posición sexual de "el gato", la posición que busca dejar atrás al tradicional "Misionero".

Te recomendamos: Los sorprendentes beneficios de la piña en el sexo, según la ciencia

El gato”, la posición sexual que busca dejar atrás a “El misionero

El gato es una de las posiciones o poses sexuales para hacer el amor que muestra el Kamasutra que, si bien puede ser que hayas intentado, nunca es tarde para mejorar la técnica y lograr una experiencia increíble cargada de placer y erotismo, descúbrela.

Al hacer la posición sexual “el gato” se logra la estimulación vaginal y del clítoris al mismo tiempo siempre y cuando se sigan los siguientes pasos:

1. La posición correcta… La mujer se acuesta boca arriba y el hombre se coloca encima como en la tradicional posición de “El Misionero”.

2. Intensidad. Ya en la posición anterior, la mujer es quien debe elevar la cadera y así lograr una penetración intensa y profunda.

3. Adiós a lo tradicional. En el caso del hombre, no realizaría una penetración “tradicional”, sino que haría movimientos circulares para la estimulación genital de ambos.

4. Variedad. Los movimientos en la posición gato podrán intercalarse con la penetración tradicional y combinar con ritmos distintos para intensificar el placer.

Además de lo anterior, se ha dicho que esta postura es similar a la postura del misionero, pero que se puede diferenciar por la elevación de la cadera y los movimientos circulares en la penetración que consiguen un roce intenso en la zona del clítoris.

Conexión con la pareja: el beneficio “extra”

Esta posición sexual tiene una gran ventaja pues no se requiere demasiado esfuerzo en la cama, quizá la única crítica a “el gato” es que las mujeres pueden disfrutar más porque se encuentran más cómodas que los hombres, sin embargo, ambos pueden alcanzar un orgasmo intenso rápidamente.

La postura de “el gato” es una de las mejores maneras en que las parejas pueden disfrutar la experiencia sexual pues no tendrán que preocuparse por los orgasmos: la posición del gato los garantiza, además el contacto visual favorece la conexión en las parejas y permite mejorar la comunicación con el cara a cara.

Finalmente, recuerda que es importante que ambos miembros de la pareja hablen de sexo y puedan innovar en la cama, siempre y cuando se lleguen a acuerdos que permitan el pleno ejercicio de la sexualidad sin sentirse incómodos.

Con información de: Muy interesante y EmedeMujer


publicidad

publicidad

publicidad