publicidad

Otros

El estrés afecta el deseo sexual masculino

Un porcentaje de hombres entre 30 y 39 años reconocieron que ha disminuido su deseo sexual a causa del cansancio y las preocupaciones.

  • 15/01/2013
  • 08:18 hrs.

El mito que reza que el hombre siempre está listo para una relación sexual podría verse desmentido gracias a una investigación que revela que factores como cansancio y estrés afectan el deseo sexual masculino, según investigadores europeos de la Universidad de Zagreb,  la Universidad de Olso y la Sociedad Portuguesa de Sexología Clínica.

El que el hombre esté siempre listo o tenga más deseo sexual que la mujer, “no sé sabe si es así, pero la sociedad así lo cree, a pesar de que no hay estudios científicos suficientes para analizarlo", indicó Ana Alexandra Cavalheira, de la Sociedad Portuguesa de Sexología Clínica.

De acuerdo con una encuesta aplicada a más de cinco mil 200 varones heterosexuales, el 14.4% de los encuestado reconoció que el cansancio y el estrés son los factores más asociados a la falta de deseo, lo que derivó también en problemas de eyaculación precoz, así como dificultades para mantener la erección.

Fueron varones entre 30 y 39 años los que reconocieron padecer una disminución de deseo sexual, situación que fue relacionada por los científicos por ser el rango de edad en el que se presentan más situaciones estresantes.

“En ese periodo de la vida es cuando se casan, tienen hijos, se divorcian o cuando realizan una mayor inversión en la carrera profesional”, explicó Cavalheira.

Por rango de edad, la disminución de deseo sexual quedó de la siguiente manera:

  • Mayores de 60 años - 10%
  • Entre 18 y 29 años - 16.7%
  • Entre 50 a 59 años - 21.4%
  • De 40 a 49 años - 21.5%

Otro factor determinante que descubrieron los investigadores fue la relación entre la crisis económica y la sexualidad, ya que ésta puede verse disminuida por ello, o bien, ser una especie de desahogo ante los problemas.

Por otro lado, se refirieron a la banalización del sexo como factor para reducir el deseo entre las parejas, además de prácticas como la masturbación y el uso excesivo de la pronografía.

“El erotismo es lo que moviliza el deseo, es el motor y desaparece con la banalización del sexo. Tenemos que poner más erotismo en nuestra vida individual y en nuestra relación de pareja", explicó la investigadora. (Con información de El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad