El deseo sexual aumenta en verano, ¿por qué?

Las relaciones sexuales aumentan durante el verano y esta comprobado científicamente

El verano está a la vuelta de la esquina y muchas personas ya lo esperan con ansias, y es que aunque todavía estamos en pandemia, el clima podría ayudar a que los contagios bajen, además el deseo sexual aumenta en verano y te diremos por qué.

El deseo sexual aumenta en verano, ¿por qué?

El deseo sexual activa áreas neuronales del cerebro que se desactivan después de satisfacerlo. La activación e inhibición del deseo sexual se realiza en el sistema límbico, regulado por el hipotálamo.

Este, a su vez, es responsable de la modulación de las emociones, la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea. Estas áreas cerebrales son las que regulan los efectos emocionales de los acontecimientos de la vida y pueden también influir en el aumento del deseo sexual.

 El deseo sexual aumenta en verano, ¿por qué?

Un estudio de la Universidad de Oxford, revela que las relaciones sexuales crecen en verano, pero solo si las temperaturas no son excesivas. Los investigadores concluyeron que los nacimientos aumentaron durante los diez meses posteriores al verano en los países de climas templados o fríos con veranos de temperaturas elevadas pero no tórridas, mientras que la cifra no aumentó en ese mismo periodo en los países de clima cálido o tropical, con épocas estivales extremas y temperaturas excesivas.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

Factores fisiológicos hacen que aumente el deseo sexual en verano

Las funciones orgánicas, en su mayoría, están reguladas, influenciadas o moduladas por el sistema endocrino a través de las hormonas. Lo mismo sucede con el deseo sexual.

Los rayos solares tienen la capacidad de generar hasta un 90 por ciento de la vitamina D del organismo.

Un estudio publicado en International Journal of Endocrinology, indica que los hombres que tienen cantidades suficientes de esta vitamina presentan un mayor nivel de testosterona, la hormona sexual masculina.

Eso podría estar relacionado con el aumento del deseo sexual masculino durante esta época del año. De la misma forma, esta investigación elaborada por el organismo Federación de Familia de Finlandia sugiere que la luz solar puede afectar al estado de alerta y energía en humanos, lo que también incrementaría las necesidades sexuales en ambos sexos.

Los cambios reactivan la pasión sexual

Además de los cambios hormonales y físicos proporcionados por el aumento de las horas de luz y por la subida de temperaturas, el ambiente veraniego, en el que lo habitual es desconectarse y relajarse, puede llevar a provocar más encuentros sexuales.

El cambio de escenario facilita romper la rutina, disponer de más tiempo para cuidarse y vestirse de un modo seductor y atractivo para volver a conectar con esa ternura o esa intimidad que existe en la pareja.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

El verano del amor

Según un artículo publicado en la revista Psychological Science, hay una relación inconsciente entre el deseo sexual y el calor o las ideas asociadas al verano:

“La mayoría de los individuos tienden a percibir erróneamente las emociones relacionadas con el deseo y la seducción en los días calurosos. Es decir, se relaciona la temperatura con una mayor disposición a las relaciones sexuales”.

Además, otro factor que influye en el aumento de la libido y deseo sexual, son las vacaciones. El tener más tiempo de ocio, estar más descansados y sentir menos estrés, hace que aumente el apetito sexual y que se segregue más testosterona.

Sigue leyendo: ¿Por qué las mujeres son más propensas a perder el apetito sexual?

(Con información de: Mejor con salud, GQ y Clinica doctor)