publicidad

Otros

El amor tiene una explicación científica

Cuando una persona se enamora se desencadenan procesos hormonales y bioquímicos que pueden mantener o acabar con la sensación de bienestar.

  • 14/02/2012
  • 07:38 hrs.

El amor es una experiencia que se puede entender desde el punto de vista emocional, fisiológico y orgánico, explica la Dra. Beatriz Literat, médica Sexóloga Clínica y Ginecóloga.

El enamoramiento es el resultado de una serie de combinaciones de sustancias químicas que se producen en el cerebro y que se distribuyen a través del sistema circulatorio y nervioso, produciendo respuestas biopsicoespirituales, mencionó la especialista.

Entrevistada por Pro-Salud News, la sexóloga clínica advierte que en estos procesos pueden explicar su el amor se puede mantener o la razón por la que se va extinguiendo al pasar el tiempo.

Sustancias como la oxitocina, la testosterona y la dopamina, claves en el enamoramiento, necesitan un estímulo sensoriales constantes para permanecer en el organismo, sino, al paso de los meses terminan diluyéndose en la sangre.

Una persona puede enamorarse de otra conociendo sólo lo que tiene a la vista, sin tomar en cuenta los aspectos que conforman una personalidad; si con el tiempo se desencantan de la relación, deja de emitir mensajes y sensaciones que ocurren a nivel hormonal y que se consolidan en su conducta, para dar paso a la separación.

En cambio, “cuando la relación avanza en todos los aspectos, cuando se logra apreciar y apegarse a la mayor parte de los aspectos del otro y se obtiene una gratificante reciprocidad, estamos frente a una segunda etapa en la cual hay que mantener lo que se logró. Esto es que el enamoramiento inicial, puesto a prueba por las acciones en el tiempo, vaya adquiriendo mayor fuerza", sostuvo la doctora Literat.

En el siguiente paso, gracias a la química neuronal, se sentirán sensaciones como seguridad, tranquilidad, confianza y autoestima. Las endorfinas sexuales de la pasión y la ternura lograrán que el apego aumente, lo que creará un vínculo de reiteración de conductas que nutrirán la relación y la reforzarán.

El último eslabón del proceso es cuando llegan los componentes racionales, donde ya se puede hablar de un amor maduro, añadió la especialista.

(Con información de pro-salud.com)

publicidad

publicidad

publicidad