publicidad

Otros

El amor, tan eufórico como la cocaína

Cuando una persona se enamora, trabajan en sincronía 12 áreas del cerebro para liberar neuroquímicos relacionados con la sensación de euforia.

  • 10/02/2012
  • 14:13 hrs.

El amor tiene un fuerte componente neurológico y provoca los mismos sentimientos eufóricos que el consumo de cocaína. Además, afecta a áreas del cerebro relacionadas con el pensamiento racional. Así lo han identificado estudios psiquiátricos de tres instituciones de Estados Unidos: el Hospital Psiquiátrico de Nueva York y las universidades de Syracuse y Virginia. 

Concluida la primera década del siglo XXI, una corriente muy robusta de investigación científica ha generado casi mil 400 investigaciones sobre el amor visto desde el punto de vista de la medicina, la sociología, la psicología y la antropología.

Los estudios que vinculan los efectos de enamoramiento con los de la cocaína fueron publicados, en los años 2010 y 2011, en la revista Journal of Sexual Medicine.

Según estos estudios, el enamoramiento es un proceso químico que impacta al cerebro como un trueno pues, según un grupo de datos que colectó el grupo, enamorarse toma al cerebro la quinta parte de un segundo, es decir 0.2 segundos.

El primer antecedente de estos estudios fue el trabajo de dos médicos del Hospital Psiquiátrico de Nueva York, Donald Klein y Michael Lebowitz, quienes pudieron medir que actos aparentemente insignificantes entre dos personas que se atraen, como un intercambio de miradas o un roce mínimo de piel, provocan descargas de grandes cantidades de un neuroquímico llamado feniletilamina, aparentemente clave en el enamoramiento.

Esta línea de estudios fue seguida por las universidades de Siracuase y Virginia, las cuales llegaron a otros resultados que indican también que cuando una persona se enamora comienzan a trabajar en forma sincronizada 12 áreas del cerebro para liberar una serie de neuroquímicos relacionados con la sensación de euforia, como la dopamina, la oxitocina, la adrenalina y la vasoconstricción.

Otro dato que fue encontrado por el equipo de tres universidades fue que en la sangre aumentan los niveles de una molécula llamada Factor de Crecimiento de Nervios (NGF por sus siglas en inglés). Esos niveles eran significativamente altos en parejas que se habían enamorado recientemente.

Este Factor de Crecimiento de Nervios puede estar relacionado también con la hipersensibilidad que acompaña a los individuos en las etapas de inicio del enamoramiento.

Por resultados como estos, cuando una persona revisa resultados de la larga lista de estudios científicos recientes sobre el amor no es difícil que diga “eso ya lo sabía”, pues cuando se trata del conocimiento del amor, todos somos sabios y todos somos ignorantes. 

publicidad

publicidad

publicidad