publicidad

¿Cómo disfrutan del sexo las personas con discapacidad?
Salud Sexual

¿Cómo disfrutan del sexo las personas con discapacidad?

Se cree que las personas con discapacidad no tienen deseo sexual o son menos atractivas, pero no hay nada más falso que eso

  • SUSANA CARRASCO
  • 03/12/2019
  • 13:50 hrs.

Según reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 1000 millones de personas viven con discapacidad en el mundo y a diario se enfrentan a muchos retos y obstáculos, incluyendo los de la vida sexual. ¿Cómo disfrutan del sexo las personas con discapacidad?, ¿deben renunciar al placer?

Se cree que una persona con discapacidad no puede disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria, pero la realidad es la mayoría de los mitos que hay al respecto son falsos.

Sexo en personas con discapacidad

Tener una vida sexual activa y saludable es parte de la buena salud y de acuerdo a Planned Parenthood, tener sexo con frecuencia mejora muchos aspectos físicos y mentales debido a que el placer sexual libera endorfinas, las hormonas que bloquean el dolor y te hacen sentir bien.

Pero, ¿qué pasa al tener una discapacidad?, ¿el sexo termina?

La realidad es que es posible tener una vida sexual normal con una discapacidad, sin embargo, los prejuicios, tabúes y estigamas, les impiden expresar y vivir adecuadamente una sexualidad plena.

Uno de los mitos más extendidos es que se cree que una persona con discapacidad no tiene deseo sexual, pero es totalmente falso.

"Se nos considera asexuados, angelizados, que no tenemos deseo, que es para otras personas, no para nosotros, pero es importantísimo que la gente sepa que como cualquier persona tenemos derecho a ejercer nuestros derechos sexuales y reproductivos", señala al respecto Roxana Pacheco, directora general del Instituto Mexicano de Sexualidad en la Discapacidad.

No obstante, los prejuicios aparecen en las mismas personas con discapacidad, quienes piensan que nadie los va a querer ni desear sexualmente.

Pacheco señala que una de las primeras preguntas que hacen las personas que terminan con una discapacidad es "¿qué va a pasar con mi sexualidad?" y muchas veces, los médicos erróneamente les dicen que se olviden de ello y que se enfoquen solo en su rehabilitación.

Por lo tanto, cuando su pareja quiere continuar con la vida sexual, ellos mismos se ponen barreras porque se les ha dicho que la vida sexual terminó para ellos, pero no es verdad.

La realidad es que las personas con discapacidad tienen deseo sexual, pueden sentir placer e incluso pueden tener hijos sanos con los cuidados adecuados.

TAMBIÉN LEE: 7 tipos de sexo que darán variedad a tu relación 

Al respecto, Andrew Morrison-Gurza, un joven con discapacidad creo la campaña Deliciosamente Discapacitados (Deliciously Disabled), para romper con los tabúes acerca de la sexualidad cuando hay una discapacidad física.

En un artículo que escribió para el Huffington Post, este joven con parálisis cerebral señala que tener sexo con una persona con discapacidad es lo mejor, aunque la sociedad piense lo contrario.

"Cuando la gente habla sobre cuerpo y sexualidad, no ven los cuerpos discapacitados como algo sexy o importante. Quiero que aprendamos a pensar la discapacidad como algo de lo que podamos hablar precisamente de forma divertida y sexy", señala.

Lo más importante para seguir disfrutando de una vida sexual placentera aun con una discapacidad es no olvidarse de que el sexo no solo son relaciones sexuales con penetración, sino que involucra mucho más y ahí nuestra mayor herramienta será el erotismo.

Hay que buscar otras formas de estimulación sexual más allá de la penetración, se debe estar en contacto con otras sensaciones corporales, como las caricias, los masajes eróticos, la masturbación, el sexo oral y los besos apasionados.

"Las personas con discapacidad nos hemos adaptado a nuestras zonas erógenas, a responder a diferentes estímulos. Por ejemplo, a alguien con parálisis le puede excitar que le pellizquen los pezones o que le soplen la oreja, incluso más que el sexo oral", agrega Andrew.

Falta información 

Por desgracia, hay poca educación sexual en las personas con discapacidad y en México, muchos optan por tener encuentros sexuales clandestinos con ayuda de sexoservidoras.

De acuerdo a un artículo publicado en Milenio, muchas personas con discapacidad recurren al sexoservicio en las llamadas zonas rojas de la Ciudad de México, donde buscan no solo relaciones íntimas, sino otras actividades de autoestimulación y hasta el uso de juguetes sexuales que les faciliten el orgasmo.

"La actividad física más común en los encuentros entre personas con discapacidad y asistentes sexuales son los tocamientos o caricias por todo el cuerpo. El coito existe solo como parte del repertorio de herramientas para la asistencia", señala el artículo.

Aunque el tema de la sexualidad es uno de los que más les interesa a las personas con discapacidad, los médicos, enfermeras o especialistas en rehabilitación pocas veces atienden estas inquietudes. Es importante señala que existen necesidades particulares de cada caso por lo que se necesitan indicaciones especificas por parte de los especialistas.

Las personas con discapacidad requieren una mayor educación en uso de anticonceptivos, en la higiene antes y después de la actividad sexual, así como información sobre prácticas de riesgo que podrían causar Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).  

Basta una guía sencilla o algunos consejos que eleven la autoestima de la persona para que retome su vida sexual de manera segura y placentera.

SIGUE LEYENDO: ¿Qué significa ser una persona con discapacidad? 


publicidad

publicidad

publicidad