publicidad

Otros

Así funciona el cerebro enamorado

Al enamorarnos el cerebro experimenta diferentes cambios y atraviesa por tres fases.

  • 23/11/2015
  • 16:29 hrs.

Cuando estamos enamorados, todo a nuestro alrededor cambia, vemos la vida de diferente manera y tenemos los pensamientos más tiernos en donde nada nos puede hacer enojar, pero ¿por qué sucede esto?

Desde hace muchos años, la ciencia se ha encargado de estudiar uno de los órganos más complejos que tenemos los seres humanos: el cerebro y aunque se han aprendido muchas cosas, aún faltan otras más.
 
En relación al amor y los sentimientos de cariño, se ha encontrado que éstos se dan porque en nuestro cerebro están trabajando muchas hormonas al mismo tiempo, donde algunas bajan y otras suben como la serotonina y dopamina, lo que puede provocar un efecto similar al de las drogas, generando que las personas quieran estar siempre al lado de su pareja.
 
Asimismo, en esta fase se experimenta un aumento de trabajo en las áreas relacionadas con la recompensa que se ubican en la mente, aunque también de producen otros eventos como el “bloqueo” de las zonas del cerebro que se vinculan al juicio, la toma de decisiones o los pensamientos negativos.
 
Otro síntoma es la recurrencia de los pensamientos relacionados al sexo, los cuales se presentan porque existe un aumento de los niveles de testosterona, provocando que la libido aumente en cantidades desproporcionadas.
 
Cuando elegimos tener una relación a largo plazo, comprometernos o formar una familia, es porque el cerebro segrega una hormona llamada oxitocina, la cual aumenta la confianza que tenemos por aquella persona haciéndonos desear pasar el resto de nuestra vida a su lado.
 
Por otra parte, el cerebro experimenta tres fases cuando se está enamorado que son las siguientes:
 
Atracción: se produce al mirar a los ojos de la otra persona. Cuando alguien tiene un efecto poderoso, se produce una feniletilamina (FEA), que estimula las emociones.
 
Enamoramiento: aquí las neuronas trabajan de manera muy acelerada, por lo que sentimos que no hay felicidad más grande que la nuestra.
 
Compromiso: esta etapa se relaciona con una necesidad ancestral donde se debe buscar una pareja para procrear y aunque actualmente esto no sucede así, aún en algunas personas predomina el instinto.
 
Cabe decir que terminadas estas fases, especialmente la del enamoramiento, se puede producir otra etapa conocida como estancamiento/desprendimiento la cual surge a los tres años de estar con la misma persona donde es posible que la relación culmine.
 
En esta fase los sentimientos de amor desmesurado quedan atrás, sin embargo esto no significa que se deje de amar a la personas, sino que ahora se hace de manera más “lógica”.
 
Cuando se produce un desprendimiento, suelen venir los pensamientos negativos de que el amor no dura para siempre, por lo que muchas parejas terminan ya que el cerebro comienza a recuperarse, deja de pensar en el otro y se prepara en conseguir a alguien nuevo.
 
(Con información de Mejor con Salud)
 

publicidad

publicidad

publicidad