publicidad

7 problemas sexuales más comunes en el matrimonio y cómo solucionarlos
Pareja

7 problemas sexuales más comunes en el matrimonio y cómo solucionarlos

Los problemas sexuales en el matrimonio tienen solución, pero hay que identificarlos a tiempo. Foto: Pixabay

Todas las parejas tienen problemas sexuales en el matrimonio alguna vez, la clave está en reconocerlos y arreglarlos juntos

  • SUSANA CARRASCO
  • 11/06/2020
  • 15:17 hrs.

Una de las principales razones por las que una pareja se divorcia es que poco a poco los problemas sexuales en el matrimonio van deteriorando la relación al grado de que donde alguna vez hubo fuego, ahora solo queden cenizas. Identificarlos a tiempo y ponerles solución es clave para rescatar el matrimonio, por ello, aquí te decimos los 7 problemas íntimos más comunes y cómo solucionarlos.

Naturalmente, la pasión que caracteriza el inicio de una relación de pareja se va desvaneciendo con el tiempo, pero eso no significa que deba desaparecer, simplemente se deben encontrar nuevas formas de disfrutar juntos de la intimidad.

No obstante, en la mayoría de los casos se permite que los problemas avancen y empeoren hasta crear un rencor entre la pareja debido a la falta de satisfacción sexual, lo que inminentemente, termina por destruir el amor. Si quieres salvar tu relación, esta información te interesa.

Problemas sexuales en el matrimonio

Terapeutas que atienden con frecuencia a parejas casadas con problemas en su relación, aseguraron a El Confidencial que, en la mayoría de los casos, estas complicaciones ocurren en el ámbito sexual y coinciden en que existen 7 problemas sexuales más comunes en el matrimonio:

1. Se volvió una rutina aburrida

Con el paso del tiempo, el sexo puede volverse siempre lo mismo y aunque sea placentero, ya no despierta el interés como antes porque es aburrido. Esto no tiene por qué ser así, se deben probar nuevas posiciones sexuales, juguetes eróticos, lencería, masajes, películas eróticas o compartir sus fantasías para mantener las relaciones emocionantes y atractivas, no solo algo que se debe cumplir y ya.

2. No le dedican el tiempo suficiente

Con el trabajo, los hijos y los pendientes del hogar, el cansancio suele ser el principal ingrediente cuando están juntos en la cama, por lo que es probable que les ganen las ganas de dormir que de tener sexo. Error. Deben hacer un esfuerzo por destinar al menos un par de noches a la semana a hacer el amor, es ideal que fijen incluso una fecha y hora, para que dejen todo y se dediquen solo a disfrutar juntos de su sexualidad.

TAMBIÉN LEE: 5 actitudes que arruinan el sexo sin darte cuenta

3. Uno quiere más sexo que el otro

Muchas veces, solo un miembro de la pareja tiene un alto deseo sexual, mientras que el otro, prefiere dormir o hacer otras actividades porque tiene una libido baja, lo que puede crear mucha frustración y hasta resentimiento o incluso, un sentimiento de rechazo.

Si uno de los dos piensa que le corresponde iniciar con el juego sexual, hay altas probabilidades de que acabe sintiéndose poco deseado y con rencor hacia la pareja.

4. Hay baja autoestima

Otro de los problemas sexuales en el matrimonio tiene que ver con la percepción que cada uno tiene de su cuerpo, ya que, en muchos casos, existe un rechazo y una baja autoestima que motivan a evitar cualquier tipo de contacto sexual con la pareja por miedo a las críticas.

Si ya pasó más de un año sin que tengan relaciones sexuales por este motivo, es momento de buscar ayuda profesional, pues se trata de algo psicológico que requiere atención especializada.

5. Ya no hay pasión

Con la llegada de los niños, algunas parejas casadas creen que ya no pueden tener encuentros sexuales salvajes o apasionantes, pero esa es una idea equivocada. Siempre que se den el espacio para hacerlo, pueden hasta escaparse a un hotel de vez en cuando para dejarse llevar y volver a tener sexo muy intenso.

6. Discuten demasiado

Las discusiones en el matrimonio generalmente hacen que uno de los dos no tenga más ganas de tener intimidad, lo peor es que muchas veces esas peleas surgen por situaciones insignificantes o que pueden solucionarse con la comunicación adecuada, como que uno de los dos olvidó pagar una factura o no lavó los trastes.

Para algunos puede ser el pretexto perfecto para el sexo de reconciliación, sin embargo, eso solo favorece que se acumulen los problemas y a la larga, el conflicto sea peor. Mejor trabajen juntos sobre los desacuerdos que tienen, de forma respetuosa y verán cómo la intimidad sexual surge de forma espontánea y mejor.

7. Dejan de darse besos, caricias y abrazos

En la mayoría de los matrimonios se tiene la idea equivocada de que tener intimidad solo consiste en las relaciones sexuales con penetración, pero los terapeutas sexuales coinciden en que otras muestras de cariño como los besos apasionados, los abrazos y las caricias, también son importantes para una vida sexual placentera, pues abren la puerta a un mayor contacto físico y permiten disfrutar del sexo de distintas formas, principalmente el erotismo.

Todas las parejas tienen problemas sexuales en el matrimonio, lo importante es reconocerlos a tiempo y trabajar juntos en las soluciones, si es necesario, la ayuda profesional de los terapeutas puede buscarse, pero nunca deben permitir que el fuego se convierta en cenizas permanentemente.

SIGUE LEYENDO: 5 cosas que solo una mujer enamorada hace en la intimidad


publicidad

publicidad

publicidad