publicidad

7 formas de mejorar la posición sexual donde el hombre está arriba
Mejor sexo

7 formas de mejorar la posición sexual donde el hombre está arriba

Foto: tomada de la web

Se cree que es una posición sexual aburrida, pero cuando el hombre está arriba hay oportunidad de estimular muchas zonas erógenas para más orgasmos

  • SUSANA CARRASCO
  • 13/05/2020
  • 18:02 hrs.

La posición sexual donde el hombre está arriba, conocida popularmente como misionero, es una de las más recurrentes en las relaciones sexuales y aunque después de un tiempo podría ir perdiendo su encanto, hay algunas formas en que podemos disfrutarla tanto como la primera vez.

Algunos incluso han eliminado de su lista de posturas sexuales favoritas al misionero, sin saber que podría llegar a elevar la excitación mucho más de lo que se piensa con tan solo aplicar sencillos consejos.

Mejorar posición sexual donde el hombre está arriba

De acuerdo a la terapeuta sexual y profesora de la Universidad Jefferson y la Universidad Wilmington, Debra Laino, la postura del misionero no debe hacerse a un lado en la práctica sexual regular, pues "puede hacer que ambos miembros de la pareja se exciten por la intensidad que puede provocar".

Entre las ventajas principales de esta posición sexual es que permite la conexión piel con piel, el contacto visual, la posibilidad de disfrutar del olor de la pareja y una cercanía muy íntima de ambos torsos.

Si crees que ya no es tan placentera como antes, a continuación, te decimos siete formas de disfrutar más esta posición sexual en la que el hombre está arriba:

1. Preliminares

Para Nan Wise, investigadora de neurociencia cognitiva y terapeuta sexual, los preliminares sexuales deben tomarse como un juego erótico, como un calentamiento previo al acto sexual.

En todas las posiciones sexuales son importantes los previos, pero particularmente en el misionero puede haber efectos muy placenteros, sobre todo si se empieza con una ligera penetración vaginal con los dedos o los de la pareja.

Otra opción es probar con el sexo oral como una transición hacia la relación sexual, de manera que ambos se sientan más excitados antes de pasar a la posición del misionero.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué una mujer decide fingir un orgasmo?

2. Pezones

Los pechos son una de las zonas erógenas femeninas más sensibles, así que no se puede desperdiciar la oportunidad de estimularlos mientras se realiza esta posición sexual.

Mientras ocurre la penetración en esta postura, los pechos se deben masajear, chupar, sujetar o pellizcar ligeramente, tal como lo sugiere el terapeuta sexual Ian Kerner.

Si lo que se está buscando es la estimulación del pezón sin usar las manos, el hombre se debe colocar de tal forma que haya contacto de pecho con pecho.

3. Control del ritmo

No es necesario tener sexo muy rápido para desatar sensaciones muy placenteras, pues de acuerdo a la terapeuta sexual Wise, en lugar de apresurarnos a tener un orgasmo, lo mejor es disminuir la velocidad y concentrarse en la respiración, intentando sincronizar las exhalaciones con la pareja.

De esta manera, ambos podrán disfrutar en mayor medida de las sensaciones y el flujo sanguíneo aumentará, lo que da como resultado orgasmos más largos e intensos.

Otro truco efectivo es hacer movimientos circulares y lentos con las caderas, en lugar de simplemente moverse hacia arriba y abajo.

4. Cambia el ángulo

La posición sexual en la que el hombre está arriba tiene la ventaja de permitir cambios en el ángulo y la intensidad de la penetración, que si se hacen bien, pueden dar lugar a un mejor sexo.

En ese sentido, Wise aconseja colocar una almohada debajo de la zona lumbar de la mujer para elevar la pelvis y lograr una penetración más profunda.

Si lo que quieres es estimular el clítoris de manera más intensa, debes recurrir a la alineación coital, que se logra cuando la mujer se mueve hacia el cuerpo de su pareja durante la penetración, de manera que el pene se pueda empujar para hacer más presión sobre el clítoris durante la relación sexual.

"En lugar de empujar hacia adentro y hacia afuera, tu pareja se acercará contra tu pelvis", aconseja la experta.

5. Habla sucio

Con la posición sexual del misionero ambos miembros de la pareja tienen los oídos de su pareja muy cerca y esto debes aprovecharlo para decir unas cuantas palabras candentes que eleven la excitación y le hagan saber a tu pareja que estás disfrutando al máximo el momento.

6. Jueguen con un vibrador

Llevar la pasión a otro nivel durante el misionero solo requiere de un vibrador. Se recomienda usarlo para estimular los pezones, el cuello, la espalda o cualquier otra zona erógena de la pareja mientras se realiza la penetración.

7. Acaricia las piernas y las orejas

Las piernas son una zona erógena muy sensible pero por desgracia, muy poco explorada, así que es recomendable elevarlas un poco durante la penetración para que el hombre puede acariciarlas mientras ocurre la acción.

También es ideal acariciar suavemente las orejas de la pareja o hasta lamer un poco el lóbulo para subir la temperatura al máximo.

¿Lo ves? Contrario a lo que se piensa, la posición sexual donde el hombre está arriba o misionero no tiene porque ser aburrida, los juegos y las caricias en las zonas correctas son la clave para volverla una de las posturas más sensuales.

¡Atrévete a intentarlo!

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo cambiará nuestra vida sexual después de la pandemia?

(Con información de El Confidencial)


publicidad

publicidad

publicidad