publicidad

5 principales diferencias entre hacer el amor y tener sexo
Mejor sexo

5 principales diferencias entre hacer el amor y tener sexo

Hacer el amor y tener sexo no son lo mismo. Foto: Freepik

Hacer el amor requiere de otro tipo de involucramiento con la pareja, mientras que el sexo siempre busca el placer físico y nadamás

  • SUSANA CARRASCO
  • 30/06/2020
  • 15:16 hrs.

Muchas personas hablan de hacer el amor y otras de tener sexo, pero ¿cuáles son las diferencias en cada caso? Las relaciones sexuales no siempre se practican con un mismo motivo, por ello es importante tener claro cuando la intimidad involucra sentimientos y cuando es solo un momento de placer físico.

Aunque para algunas parejas no hay diferencia, sí hay una línea que separa al sexo de hacer el amor, y ninguno es mejor que otro, todo dependerá de lo que se desea disfrutar en la cama.

Así que si te preguntas si estás haciendo el amor o teniendo sexo, aquí te presentamos las 5 principales diferencias entre cada una, aunque te advertimos que hay un elemento que hace toda la diferencia: los sentimientos.

Hacer el amor y tener sexo

Hacer el amor y tener sexo no son lo mismo, pues en el primer caso, se involucran las emociones de quienes lo consuman, se busca el contacto emocional y compartirlo todo, con una gran carga de romanticismo. En cambio, el sexo solo se trata de satisfacer el deseo físico intensamente.

Pero eso no es todo, estas son las 5 principales diferencias: 

1. Lenguaje

Cuando se tienen relaciones sexuales enamorado, hay más sensualidad, se apuesta más al juego previo, las caricias, los besos románticos y las palabras seductoras al oído que expresan los sentimientos profundos hacia la persona amada. Por su parte, al tener sexo no es necesario tener esos sentimientos, pues el objetivo es lograr la excitación máxima y el orgasmo intenso.

2. Tiempo

Al hacer el amor se invierte más tiempo en seducir, en disfrutar del cuerpo de la pareja tanto como se pueda y al terminar el acto, también hay más interés en seguir teniendo contacto por medio de abrazos y arrumacos. En el sexo, todo es más intenso y rápido, porque lo que se busca es disfrutar de sensaciones intensas y apasionantes. En cuanto llega el orgasmo, el contacto se acaba.

TAMBIÉN LEE: 7 razones por las que los hombres fingen el orgasmo

3. Expectativas

Otra de las diferencias entre hacer el amor y tener sexo es que las parejas que hacen lo primero, comparten no solo la intimidad en la cama, también hablan de sus sueños de vida y metas a alcanzar juntos, pues aspiran a seguir haciendo el amor por mucho tiempo. Las parejas que prefieren el sexo, no quieren un compromiso a largo plazo, solo quieren quitarse la ropa y tener el orgasmo más intenso de sus vidas.

4. Placer mutuo

Hacer el amor implica pensar no solo en el placer personal, sino en el de la pareja, por lo que se hace un esfuerzo por conocer su cuerpo, sus zonas erógenas y la forma en que disfruta más al estar en un momento erótico, con el objetivo de disfrutar juntos de un orgasmo intenso. Por su parte, en el sexo lo primordial es lograr el placer propio, sin importar mucho si la otra persona está satisfecha.

5. Presencia

Teniendo sexo, es muy común que la mente tenga fantasías sexuales con otra persona o que la concentración esté solo enfocada en no dejar escapar el orgasmo. Haciendo el amor, es todo lo contrario, tu mente está en el presente y en disfrutar del contacto con el cuerpo del ser amado, disfrutado de la suavidad de su piel y su aroma.

Hacer el amor y tener sexo no son lo mismo y no hay nada de malo en preferir más una que otra, pero de acuerdo a Mejor con Salud es importante aclarar con la pareja lo que realmente queremos, si hay un interés romántico o solo la búsqueda del placer físico, para no causar confusiones o en el peor de los casos, causar algún daño emocional en caso de que la pareja involucre sus sentimientos.

SIGUE LEYENDO: Lo que tu posición sexual favorita revela sobre tu personalidad


publicidad

publicidad

publicidad