publicidad

5 posiciones sexuales para una penetración profunda y placentera
Mejor sexo

5 posiciones sexuales para una penetración profunda y placentera

Atrévete a hacer las posturas para una penetración profunda. Foto: tomada de la web

Lograr una penetración profunda con distintas posiciones sexuales permite sensaciones intensas y orgasmos más rápidos

  • SUSANA CARRASCO
  • 07/07/2020
  • 19:50 hrs.

Durante la intimidad, se cree que un pene pequeño es una desventaja y que no hay forma de mejorar la situación, pero la realidad es que existen algunos trucos que permiten aumentar las sensaciones sin importar el tamaño del miembro masculino y una de las más efectivas es la práctica de posiciones sexuales que permiten una penetración profunda.

Si no sabes cuáles son las mejores opciones, no te preocupes, aquí te decimos cómo sacar el máximo provecho en cada relación sexual y aumentar al máximo la profundidad del coito.

La ventaja de las posiciones sexuales para una penetración profunda es que permiten que la mujer disfrute de sensaciones intensas que la lleven al orgasmo más rápido mientras que el hombre, llega a los rincones más íntimos de su pareja.

Posiciones sexuales para penetración profunda

Tener un mejor sexo cada vez implica atreverse a realizar nuevas posiciones sexuales y las que definitivamente no pueden faltar son aquellas que permiten una penetración profunda y placentera, así que toma nota de las mejores opciones que existen:

1. Piernas en los hombros

Definitivamente es una forma excitante de mejorar la posición del misionero y solo requiere de hacer algo muy sencillo. Mientras el hombre está sobre la mujer, simplemente debe tomar las piernas de su pareja y colocarlas sobre sus hombros.

Esta postura permite una penetración profunda y un ángulo distinto del pene en la vagina, lo que favorece un sexo intenso con la comodidad del clásico misionero. Si añaden lubricante, la experiencia será todavía mejor.

2. Perrito o doggy style

Es una de las favoritas de muchos y no es para menos, pues si se trata de penetración profunda, es la opción ideal. La mujer debe colocarse en cuatro sobre la cama, con las piernas separadas y si lo desea, puede recargar el pecho sobre una almohada para levantar más los glúteos y aumentar las sensaciones en el punto G. El hombre puede penetrar de pie desde atrás, asegurándose de tomar a su pareja de la cintura para tener mayor soporte o si es posible, puede sostenerse de los pechos de ella para lograr una excitación al máximo.

TAMBIÉN LEE: 5 cambios en la vagina comunes después de las relaciones sexuales

3.Vaquera invertida

Esta opción de posiciones sexuales para una penetración profunda le da el control a la mujer y aumenta la sensualidad no solo para ella, sino para él también porque obtiene un deleite visual como ningún otro. La mujer debe colocarse encima de su pareja, pero en lugar de verlo a la cara, le dará la espalda mientras ocurre la penetración, inclinándose y apoyando sus manos sobre las piernas del hombre o sobre una superficie horizontal. 

El pene apunta a la parte trasera de la vagina, permitiendo una penetración máxima que ambos disfrutaran. Lo ideal es empezar con movimientos y una velocidad suave y poco a poco ir aumentando la intensidad, de acuerdo a un artículo publicado en El Confidencial.  

4. Puente

Esta postura es común en prácticas como el yoga, pero también puede llevarse a la intimidad para lograr penetraciones profundas y para llegar al punto G femenino. El truco para hacerla es empezar con el misionero, pero con las piernas de la mujer más juntas de lo normal, de preferencia, pegadas al cuerpo de su pareja.

En cuanto ocurra la penetración, ella debe apretar los glúteos y elevar las caderas de la cama, lo que ayudará a que el hombre puede empujar más y con mayor profundidad. Si trabajan juntos en el ritmo, llegarán al orgasmo rápidamente.

5. Amazona

Esta postura te permite tener sexo sentado y lo mejor es que elijas una silla con respaldo para hacerla. El hombre debe sentarse con sus piernas ligeramente separadas, mientras que ella se sienta sobre él, con las piernas abiertas y mirándolo a los ojos.

La mujer tiene el control total de los movimientos y él puede aumentar las sensaciones placenteras estimulando con la boca los senos y pezones de su pareja mientras ocurre la acción.

También pueden optar por una versión un poco más difícil pero que permite una penetración aún más profunda que consiste en poner las piernas de la mujer sobre las del hombre, para facilitar que el empuje llegue a lo más profundo del conducto vaginal.

Practicar las posiciones sexuales adecuadas en cada encuentro garantiza más y mejores, sin importar si se tiene o no un pene grande, pues bastan algunos truquitos para satisfacer profundamente a la pareja.

SIGUE LEYENDO: Sexo anal, ¿qué tanto les gusta a las mujeres?


publicidad

publicidad

publicidad