publicidad

5 factores que aumentan el riesgo de heridas vaginales en el sexo
Salud Sexual

5 factores que aumentan el riesgo de heridas vaginales en el sexo

La falta de lubricación natural es una de las principales causas de las heridas vaginales. Foto: FREEPIK

Las heridas vaginales en el sexo son peligrosas y pueden causar desde un poco de ardor, hasta hemorragias y desgarros

Las heridas durante las relaciones sexuales son cada vez más comunes y en muchos casos, pueden requerir de atención médica de emergencia. Las mujeres son quienes las sufren más y por ello, a continuación, te diremos los 5 factores que aumentan el riesgo de sufrir heridas vaginales en el sexo.

Aunque la vagina tiene un tejido elástico que está diseñado para estirarse y volver a su tamaño original durante las relaciones, hay ciertos errores que pueden causar lesiones.

(Foto: Pexels) 

De acuerdo con un artículo publicado en Cuídate Plus, estas heridas se asocian a la penetración y pueden afectar tanto la vagina, es decir la parte interna, como la vulva o la zona externa de los genitales femeninos.

Heridas vaginales en el sexo

Ramón Usandizaga, ginecólogo y jefe de la sección de suelo pélvico del Hospital Universitario La Paz en Madrid, explica que puede haber heridas superficiales cerca del orificio vaginal y en el himen, aunque también en zonas profundas como el cérvix y las paredes vaginales.

Entre las señales que destacan que hay una herida interna después del sexo se encuentran el ardor, picor y la sensación de pinchazos. Cuando las heridas son más grandes, puede haber sangrado.

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo hacer la posición sexual "el acordeón" y por qué es tan placentera? 

Pero ¿qué hace que una mujer sufra desgarros y otras heridas vaginales en el sexo? Estos son los factores más comunes:

1. Movimientos bruscos

Lo ideal es que el sexo vaya de menos a más, tomando en cuenta siempre el disfrute de la pareja, no obstante, cuando se empiezan a hacer movimientos muy bruscos con el fin de excitar más rápido, hay un riesgo de lastimar los tejidos genitales. La penetración fuerte y muy profunda no es recomendable.

2. Penetración con objetos

Experimentar nuevas cosas en la cama está bien, pero se debe tener cuidado de no rebasar los límites seguros, como cuando se usan vegetales y otros objetos para hacer la penetración más “realista” durante la masturbación.

Estos objetos tienen texturas poco adecuadas para la vagina que dañan los tejidos fácilmente, además de que se podrían atorar y causar infecciones por las bacterias que contienen. Lo mejor es usar juguetes sexuales que sí están hechos para dar placer de manera segura.

3. Piercings

Los piercings en el pene se han vuelto muy populares debido a que se afirma que aumentan considerablemente el placer sexual por la estimulación extra que aportan.

Podría ser cierto, pero hay más riesgos que beneficios, pues estos pequeños adornos de metal dañan y desgarran las paredes vaginales, sobre todo si se hacen movimientos bruscos. También podrían irritar la entrada vaginal y el clítoris.

(Foto: Pexels) 

4. Alteraciones en el funcionamiento del cuerpo

Las mujeres que atraviesan la menopausia son más propensas a las heridas vaginales debido a que los tejidos son menos elásticos y tienen dificultades para una buena lubricación natural. En la lactancia también hay mayor riesgo por la disminución de estrógenos y porque es muy reciente el traumatismo que ocasionó el paso del bebé por la vagina.

La atrofia vulvovaginal, una afección en la cual los tejidos vaginales se vuelven más secos, más delgados y menos elásticos es otro factor para las lesiones genitales, así como las cicatrices vaginales causadas por una cirugía, radioterapia pélvica y otras anomalías congénitas.

(Foto: Pexels) 

De igual forma, las afecciones de la piel como el eccema y la psoriasis aumentan la sensibilidad y pueden facilitar las heridas e irritación.

5. Falta de lubricación

La falta de lubricación vaginal es probablemente la causa más común por la que ocurren las heridas vaginales y puede ser causado por diversos motivos. Entre los más comunes están los cambios hormonales, la falta de estimulación previa, la ansiedad y el estrés.

Lo ideal es dar más tiempo al juego sexual previo a la penetración para facilitar la lubricación adecuada y en caso de no conseguirla por alteraciones físicas, agregar siempre lubricantes de base acuosa . 

(Foto: Freepik) 

¿Qué hacer cuando se tiene una herida vaginal por sexo?

Tener heridas vaginales por sexo requiere de atención médica, pues se corre el riesgo de infecciones y hasta hemorragias.

Algunos tratamientos pueden ayudar a la regeneración de la mucosa vaginal y al control de las molestias como el dolor y el ardor. Si las heridas son pequeñas, es probable que el especialista recete pomadas u óvulos de efecto cicatrizante.

Se recomienda evitar las relaciones sexuales entre 10 y 15 días y si la herida se produjo por hábitos como la penetración con objetos, los piercings genitales o ciertas posturas sexuales, habrá que evitarlas por completo.

En caso de que la herida sea grande y profunda, es probable que se requiera de una intervención quirúrgica para taponar o suturar.

Ya lo sabes, las heridas vaginales en el sexo son posibles y son más comunes de lo que te imaginas, así que toma tus precauciones y sobre todo, disfruta con calma de cada encuentro sexual.

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo tener multiorgasmos solo con sexo oral? 

(Con información de Cuídate Plus, Medical News Today y El Confidencial)


publicidad

publicidad

publicidad