publicidad

3 claves para un placentero masaje de pene
Mejor sexo

3 claves para un placentero masaje de pene

El masaje de pene puede ser el pretexto perfecto para salir de la rutina sexual. Foto: Kimona en PEXELS

Para un masaje de pene realmente placentero y que ayude a mejorar la erección, es necesario tomar en cuenta tres recomendaciones

  • SUSANA CARRASCO
  • 22/09/2020
  • 19:19 hrs.

¿Sabías que un buen masaje de pene puede mejorar la erección y hacer más satisfactorias las relaciones sexuales? No es necesario ser una experta, basta con tomar en cuenta tres claves fundamentales para garantizar que los movimientos sean agradables y efectivos.

El masaje de pene es una buena forma de romper la rutina sexual y aumentar el erotismo en pareja, pues nos obliga a tener un momento muy íntimo que seguro terminará en una relación sexual satisfactoria e intensa.

(Foto: Pxhere)

Así que no te pierdas estos consejos y aprende cómo hacerle un placentero masaje a tu pareja solo usando tus manos y claro, un poco de aceite para masajes que facilite los movimientos.

Masaje de pene

Los masajes de pene están dentro de la categoría de masaje erótico y llevarlos a cabo antes de la actividad sexual puede ser clave para lograr una mayor satisfacción. Lo primero que debemos tener en cuenta es el uso de lociones o aceites especiales para un masaje de este tipo. En las sex shops pueden encontrarse y vienen preparados con sustancias estimulantes de la circulación sanguínea que favorecen la erección y hacen que sea más agradable el movimiento.

(Foto: tomada de la web)

Pueden aplicarse directamente en el pene o si se desea hacer el momento más divertido, la pareja puede poner un poco en sus manos y poco a poco, de manera muy sensual, extenderlo sobre el miembro masculino.

TAMBIÉN LEE: Encuesta revela las habitaciones más peligrosas para tener sexo en casa

Una vez que llegamos a este punto, hay tres claves que debemos tomar en cuenta para que el masaje de pene sea placentero:

1. Movimientos

Es ideal comenzar de forma muy suave, recordemos que el pene es muy sensible, así que, para iniciar, podemos hacer el clásico movimiento de arriba hacia abajo, lentamente, usando las palmas de las manos para bajar y haciendo una ligera presión con el pulgar al subir.

(Foto: Freepik)

Luego, podemos imaginarnos la manija de una puerta y visualizar el giro de muñeca que hacemos para abrirla. Ese mismo giro, mucho más lento y delicado, lo vamos a aplicar en la cabeza del pene, que es la zona más sensible del miembro masculino, masajeando con las manos bien lubricadas y de forma muy sensual.

2. Presión

Aplicar un poco de presión en zonas específicas del pene puede hacer una gran diferencia, pero si no estás muy segura de cuáles son las partes donde tu chico siente más, puedes sostener el pene con tu mano, haciendo movimientos circulares o en espiral con el pulgar, bajando y subiendo lentamente para explorar todo el miembro. Se recomienda que, al bajar, lo hagamos de forma suave, mientras que al subir apliquemos un poco más de presión, sobre todo en la punta, para aumentar la irrigación sanguínea en la zona y, por lo tanto, la erección.

(Foto: Freepik)

3. Variedad

Hacer varios movimientos durante el masaje de pene garantiza una mejor estimulación, así que si no quieres quedarte con el clásico arriba y abajo con una mano, puedes usar las dos y para ello, debes sentarte frente a la pareja, sostener el pene con una mano y apuntar el pulgar hacia el ombligo del hombre.

La otra mano se podrá en la base del pene, apretando muy suavemente y luego, poco a poco debe ir subiendo hasta el glande, sin tocarlo, acabando con esa mano y preparando la otra para hacer el mismo movimiento, una y otra vez, como si se jalara delicadamente una cuerda. Cuando la erección empiece a ser más notoria, se puede usar el pulgar para acariciar la punta.

(Foto: tomada de la web)

Si quieres que tu pareja llegue al clímax, otra opción es hacer la clásica rusa, que consiste en acariciar el pene con los pechos femeninos. Para ello, él debe colocar su miembro en medio de los senos, mientras se hace presión para sujetarlo y empezar con los movimientos que generen la fricción necesaria que lleve al clímax máximo al varón.

SIGUE LEYENDO: 7 mitos de la pornografía que afectan las relaciones sexuales reales

(Con información de Pulzo y Vive Sex Shop)




publicidad

publicidad

publicidad