publicidad

¿Qué influye más para tener riesgo de ataque cardíaco múltiple?
Corazón

¿Qué influye más para tener riesgo de ataque cardíaco múltiple?

Foto en portada: flickr.com

El peso podría no ser lo más importante

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 19/03/2020
  • 14:31 hrs.

Por mucho tiempo se creyó que el peso indicado en la báscula era lo que señalaba el riesgo que teníamos de padecer un ataque al corazón, pero un estudio publicado en el Journal of the American Heart Association encontró que el tamaño de la cintura podría ser más importante que el índice de masa corporal en el riesgo de sufrir un ataque cardíaco múltiple. Especialmente en las mujeres...

Mayo Clinic señala que no todas las personas que tienen ataques cardíacos poseen los mismos síntomas o la misma gravedad. Algunas presentan dolor leve, otros tienen dolor más severo, algunos no tienen síntomas y para otros, el primer signo puede ser un paro cardíaco repentino. Cuantos más signos y síntomas tenga esa persona, mayor será la probabilidad de que tenga un ataque cardíaco.


Foto: commons.wikimedia.org

 

Puedes leer: Dolor de mandíbula podría indicar problema cardíaco

Riesgo de ataque cardíaco múltiple: ¿importa más el tamaño de la cintura o el peso?:

Para llegar a sus conclusiones los investigadores buscaron relaciones específicas de sexo entre el exceso de peso, la distribución de grasa y el riesgo de enfermedad cardíaca en casi medio millón de hombres y mujeres de 40 a 69 años en el Reino Unido.

Estos no tenían antecedentes de enfermedad cardíaca y durante los siete años de seguimiento, se registraron 5,710 ataques cardíacos entre los participantes. Las mujeres experimentaron un riesgo 15 por ciento mayor de ataques cardíacos que los hombres que tenían una distribución similar de grasa de cintura a cadera.


Foto: pixabay.com

 

También te puede interesar: ¿Cómo se trata un ataque cardíaco?

Recordemos que un ataque al corazón ocurre cuando se obstruye el flujo de sangre al corazón y que este bloqueo suele ser una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias que forman una placa en las arterias que alimentan el corazón.

"Aunque cada medida de adiposidad central y general tiene profundos efectos sobre el riesgo de infarto de miocardio en ambos sexos, una mayor circunferencia de la cintura y una relación cintura-cadera confirió un mayor exceso de riesgo de infarto de miocardio en las mujeres que en los hombres. La relación cintura-cadera se asoció más fuertemente con el riesgo de infarto de miocardio que el índice de masa corporal en ambos sexos, especialmente en las mujeres", se puede leer en el artículo original.

Y nadie se salva...

La Harvard Medical School precisa que las personas pueden tener un ataque al corazón y ni siquiera saberlo, pues existe un ataque cardíaco silencioso conocido como "infarto de miocardio silencioso (SMI)" que representa el 45% de los ataques cardíacos y ataca a los hombres más que a las mujeres.


"Los síntomas de SMI pueden sentirse tan leves y ser tan breves que a menudo se confunden por molestias regulares u otro problema menos grave y, por lo tanto, los hombres los ignoran", dice el Dr. Jorge Plutzky, director del programa de prevención de enfermedades vasculares en Brigham and Women's Hospital, que se encuentra afiliado a Harvard


Los síntomas más comunes de un ataque cardíaco "normal" son:

+ Presión, opresión, dolor o una sensación de presión o dolor en el pecho o los brazos que pueden extenderse a su cuello, mandíbula o espalda.

+ Náuseas, indigestión, acidez estomacal o dolor abdominal.

+ Falta de aliento

+ Sudor frío

+ Fatiga

+ Aturdimiento o mareos repentinos

Aunque en el caso de los "infartos de miocardio silencioso (SMI)" podrían ser tan leves como fatiga o malestar físico por lo que las personas podrían malinterpretarlo y creer que se trata de la fatiga del día a día.

Si sientes cualquier sensación "no normal", por decirlo así, acude con tu médico a una revisión. Nunca está de más y te puede salvar la vida.


Con información de health.harvard.edu, mayoclinic.org, ahajournals.org


publicidad

publicidad

publicidad