publicidad

Ganancia de peso, uno de los efectos de la cuarentena
Covid-19

Ganancia de peso, uno de los efectos de la cuarentena

Foto en portada: piqsels

Una encuesta encontró que casi la mitad de las mujeres y casi una cuarta parte de los hombres dijeron haber subido de peso "debido a restricciones covid-19"

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 22/05/2020
  • 12:31 hrs.

El aumento de peso durante la cuarentena no es una broma. La falta de ejercicio, el estrés, la ansiedad, el insomnio y el comer mal pueden tener efectos negativos en nuestra salud durante este periodo de cuarentena por covid-19.

Los expertos de la Escuela de Medicina de Harvard señalan que la angustia física o emocional aumenta la ingesta de alimentos ricos en grasas, azúcar o ambos y que los altos niveles de cortisol (hormona del estrés), en combinación con altos niveles de insulina, pueden ser responsables y si bien el auto aislamiento es la mejor manera de que las personas se protejan del covid-19, quedarse "encerrado" en el hogar puede conducir a algunos comportamientos poco saludables.

Puedes leer: Covid-19: ¿Cuáles son los efectos psicológicos del aislamiento social?

Cuarentena y comer en exceso: ¿van de la mano?

Si bien existen personas que realizan ejercicio en sus casas y han encontrado la manera de cuidarse durante el aislamiento, también hay quienes no lo han hecho y han subido de peso durante la cuarentena por el nuevo coronavirus.

El estrés, las hormonas que libera y los efectos de los "alimentos reconfortantes" ricos en grasas y azúcares, llevan a las personas a comer en exceso.

Comer emocionalmente es alimentarse como una forma de suprimir o calmar las emociones negativas, como el estrés, la ira, el miedo, el aburrimiento, la tristeza y la soledad.

El estar solo durante el periodo de aislamiento tampoco ayuda. Un artículo de revisión publicado en el journal The Royal Society subraya que la soledad puede causar estragos en la salud física, mental y cognitiva de un individuo, incluyendo entre las consecuencias adversas para la salud la depresión, la mala calidad del sueño, la función ejecutiva deteriorada, el deterioro cognitivo acelerado, la función cardiovascular deficiente (debido a que no se hace ejercicio, generalmente) y la inmunidad deteriorada en todas las etapas de la vida.

La comodidad de los alimentos en momentos de estrés es una reacción normal por lo que mencionaron los expertos de Harvard en el segundo párrafo de esta nota, pero comer en exceso puede afectar negativamente la salud de las personas.

Sobre este tema, el doctor y presidente del Centro Global para la Prevención y el Bienestar Sumner M. Redstone en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington, William Dietz, comenta que permanecer en el interior significa que la mayoría de las personas son menos activas, y muchas comen más alimentos ultraprocesados.

También te puede interesar: Identifican tipo de personas potencialmente inmunes al covid-19

Las amistades en redes sociales también tienen que ver con el aumento de peso:

Los usuarios de redes sociales tienen más probabilidad de comer frutas y verduras, o "atiborrarse" con comida chatarra, si creen que sus amigos hacen lo mismo, descubrió un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Aston.

Esta investigación mostró que lo que comen nuestros amigos influye en nuestras propias elecciones de alimentos, ya sean saludables o no saludables.

"Los investigadores pidieron a 369 estudiantes universitarios que estimaran la cantidad de frutas, verduras, 'refrigerios densos en energía' y bebidas azucaradas que sus compañeros de Facebook consumían diariamente. Esta información fue referenciada con los hábitos alimenticios reales de los participantes y mostró que aquellos que sentían que sus círculos sociales 'aprobaban' el consumo de comida chatarra consumían significativamente más", explican los autores, quienes explican la otra cara de la moneda:

"Mientras tanto, aquellos que pensaban que sus amigos comían una dieta saludable comían más porciones de frutas y verduras"

En palabras de los Centros de Control y Prevención de enfermedades (CDC), solo el 12.2% de los adultos estadounidenses comieron las porciones recomendadas de fruta y el 9.3% consumió lo recomendado de vegetales, pero eso sí, 36.6% ingirieron comida rápida y el 49% bebió una bebida azucarada.

"Tenemos que ser conscientes de la importancia de 'empujar' los comportamientos positivos y no 'avergonzar' las elecciones de alimentos en las redes sociales como una intervención de salud. Sabemos que generar culpa en torno a los alimentos no es particularmente útil cuando se trata de cambios en el estilo de vida y mantenimiento", comentó la dietista registrada y portavoz de la Asociación Dietética Británica, Aisling Pigott.

También puedes leer: ¿Pueden los mosquitos transmitir el covid-19?

El estrés por los estereotipos del cuerpo:

"La cultura dominante (a veces llamada "cultura de la dieta") nos promete que si nos aseguramos de que nuestros cuerpos se vean de cierta manera, seremos felices, saludables y prósperos", menciona la doctora en psicología Paula Freedman.

Freedman comenta que considerar un alimento como "malo" puede influir en la manera en la que nos comportamos:

"Gracias a un fenómeno llamado ciclo de restricción de atracones, considerar que un alimento es "malo" aumenta su ansiedad con respecto a ese alimento y puede hacer que se sienta fuera de control cuando se deja comerlo", explica la especialista

Y señala una estrategia para prosperar que tiene que ver con la "certeza": "No malgaste su energía buscando la forma "perfecta" de comer en cuarentena. Si en este momento es todo lo que está garantizado, gástelo comiendo los alimentos que le ayuden a sentirse alimentado y satisfecho, y luego vuelva su atención a lo que está sucediendo en su vida hoy".

El aumento de peso en cuarentena, un problema real:

Una encuesta a más de mil lectores estadounidenses encontró que casi la mitad de las mujeres y casi una cuarta parte de los hombres dijeron que habían subido de peso "debido a las restricciones covid-19".

La Secretaría de Salud también informó los efectos de estar largos periodos de tiempo en casa y entre ellos se encontraba el relacionado con la alimentación:

Foto: https://coronavirus.gob.mx/2020/03/18/conferencia-18-de-marzo/

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Perspectives on Psychological Sciencela soledad y el aislamiento social son dos veces más perjudiciales para la salud física y mental que la obesidad: "la falta de conexión social aumenta los riesgos para la salud tanto como fumar 15 cigarrillos al día o tener un trastorno por consumo de alcohol", explica la doctora y profesora de psicología y neurociencia en la Universidad Brigham Young, Julianne Holt-Lunstad, quien fungió como coautora de dicha indagación.

La decisión de cuidar los cuerpos es personal, pero factores como la obesidad podrían desencadenar riesgos más graves en las personas que se infecten de covid-19.

También te recomendamos: Covid-19: menores de 60 años con obesidad podrían tener riesgo severo


publicidad

publicidad

publicidad