Perros podrían intoxicarse con el agua que toman
Enfermedades

Perros podrían intoxicarse con el agua que toman

Todo en exceso es malo... hasta para ellos

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 18/12/2019
  • 10:51 hrs.

Foto en portada: wallpaperscraft.com


¿Cuál es una recomendación que siempre nos hacen?: "toma mucha agua", ¿no?. Pero lo que a nosotros nos piden que hagamos para evitar deshidratarnos, podría dañar la salud de nuestros perros. Y sí, las mascotas pueden llegar a intoxicarse con la cantidad de agua que toman.

Los dueños de los canes suelen preocuparse más porque a su mejor amigo de cuatro patas no le falte agua que porque se híper-hidraten y esto puede llegar a matarlos.

No se trata de quitarles el líquido, se trata de saber cuánto deben tomar.


Foto: pxfuel.com


Puedes leer: 

¿Qué es la intoxicación por agua?

Si bien la intoxicación por agua es muy rara, puede resultar fatal para los lomitos, quienes en los periodos del año en los que hace más calor, suelen tomar más líquido del que necesitan.

Este padecimiento, repentino y letal, que tiene varios nombres, incluyendo los dos ya mencionados (hiperhidratación, intoxicación por agua) también es conocido como toxemia por agua y se da porque su cuerpo está abrumado por una cantidad excesiva de agua, lo que da como resultado que sus niveles de sodio fuera de las células se agoten (hiponatremia).

“Cuando la concentración de sodio en el líquido extracelular cae, las células comienzan a llenarse de agua a medida que el cuerpo intenta equilibrar los niveles de sodio dentro de las células con niveles descendentes fuera de las células. Esta entrada de agua hace que las células, incluidas las del cerebro, se hinchen. El sistema nervioso central también puede verse afectado”, explica la Doctora Karen Becker, en el portal Healthy Pets.


Foto: peakpx.com


Hay que tener cuidado, ya que dos de los factores de riesgo son más o menos comunes en la vida diaria de las personas: las mangueras o rociadores y las albercas.

En el caso de las primeras existe un problema, ya que incluso morder el chorro de agua de un rociador puede sobrecargar el sistema de un can. Ahora bien, si tienes piscina en tu hogar, también deberás estar atento a los movimientos de tu lomito, en especial si es de raza pequeña o "mini toy", ya que al ser más chiquitos, su organismo tiene que trabajar más para eliminar el exceso de agua. Esto aplica para ambos casos.

El Centro de Control de Envenenamiento Animal de ASPCA explica que inicialmente, y en los casos más leves, los síntomas clínicos pueden incluir náuseas, vómitos, letargo y distensión abdominal. En casos más graves, pueden ocurrir ataxia (signo clínico que se caracteriza por provocar la descoordinación en el movimiento de las partes del cuerpo de cualquier animal), debilidad, coma, convulsiones, hipotermia y bradicardia.

Si tu can suele correr mucho contigo o con alguno de tus familiares, se entiende que esté exhausto, pero con que le llenes su tazón es suficiente para que repongan energías.

En caso de que coincida una de estas situaciones (manguera o alberca) con tu vida y empieces a notar cambios raros en el comportamiento de tu can, llévalo al veterinario, coméntale la situación y explícale que crees que podría ser intixicación por agua. El especialista te ayudará a verificarlo y en caso de que sea correcto el diagnóstico, tratará a tu mascota de la mejor manera.


Con información de American Kennel Club, healthypets, aspca.org


publicidad

publicidad

publicidad