¿Qué es el peaking y por qué mejora el placer masculino?

Aplicar técnicas como el peaking permiten alargar el placer en la intimidad y tomar el control del cuerpo y los orgasmos

Tener un mejor desempeño en la intimidad y tomar el control de sus orgasmos es el sueño de muchos hombres, lo que pocos saben es que lograrlo puede ser muy sencillo y la técnica denominada peaking podría serla clave.

¿Qué es el peaking y por qué mejora el placer masculino?

Uno de los principales errores que estropean los encuentros íntimos es apresurarse por tener el orgasmo, pues se cree que entre más rápido ocurra, mejor.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

Puede que para algunos eso sea verdad, pero disfrutar del recorrido al clímax debería ser algo que todas las parejas pongan en práctica, pues aporta muchos beneficios al placer y al conocimiento del cuerpo de ambos.

¿Qué es el peaking?

En ese sentido, el peaking es una práctica que puede permitir empezar a disfrutar de ese recorrido, dedicando tiempo suficiente a las relaciones sexuales y olvidarse por un momento de la idea de que la única pieza importante del sexo es el orgasmo.

Llegar al placer máximo es importante, pero no debe ser el único objetivo, pues el disfrute se debe distribuir en todas las zonas erógenas del cuerpo más allá de los genitales.

imagen-cuerpo

(Foto: Pinterest) 

Derivado del concepto de slow sex o sexo sin prisas, encontramos al peaking, una técnica que puede ayudar significativamente a mejorar el desempeño en la intimidad y a tomar el control de los orgasmos, especialmente en el caso de los hombres.

TAMBIÉN LEE: 5 formas de aprovechar el lubricante a solas o en pareja 

El objetivo del peaking es, según la terapeuta sexual Nathalie Giraud Desforge, "surfear la cresta de la ola orgásmica y retrasar todo lo posible la fase resolutoria u orgasmo".

¿Cómo surgió el peaking?

Peaking quiere decir "llegar a la cima", pero para algunos expertos como la sexóloga Tracy Cox, hace referencia a controlar la llegada a la cima del placer sexual y puede ser la clave de un mayor disfrute del placer masculino.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Según la experta, una de las preguntas que más le hacen en consulta los hombres es cómo retrasar la eyaculación durante la intimidad y las técnicas que más recomendaba era contar hasta 100 o pensar en algo aburrido como el mar en calma o la lista del super.

No obstante, después de algunas investigaciones, la sexóloga llegó a la conclusión de que había técnicas más divertidas para alargar el momento de placer y así intensificar el orgasmo. Una de ellas es el peaking.

Claves para disfrutar del peaking y sus beneficios

Consiste en estar atentos a cada paso que se da en el camino hacia el clímax para poder controlarse cuando se siente el subidón orgásmico. Se requiere de estar atentos a las respuestas del propio cuerpo ante determinados estímulos para ser capaces de frenar el momento de explosión.

imagen-cuerpo

(Foto: BBC) 

Lo primero que debemos hacer para empezar a practicarlo con nuestra pareja es hablar. Una de las claves para tener un mejor sexo es mejorar la comunicación, así que se debe llegar a un acuerdo conjunto para retrasar el momento orgásmico.

La contracción del perineo y realizar respiraciones profundas durante el sexo son clave para lograr esta técnica. Es importante olvidarse del tiempo y solo dejarse llevar, por lo que se recomienda tener guardados los relojes, celulares u otros objetos que pudieran distraernos del momento.

imagen-cuerpo

(Foto: Pexels) 

Durante el peaking, se debe estar relajado y, sobre todo, dispuesto a pasar un buen rato, no solo a llegar al orgasmo rápido. La idea es controlar el deseo y aprender a dirigirlo.

Retrasar la eyaculación requiere de paciencia

Debes tener paciencia, probablemente no podrás controlarte en el primer intento, pero si en todas tus relaciones empiezas a ser más consciente de tus sensaciones, controlas la respiración y aprietas el perineo, poco a poco podrás retrasar el momento del clímax.

El peaking es descubrir placer donde antes no se había sentido, así que trata de alargar el tiempo con distintas formas de estimulación hasta que se produzca la penetración.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik) 

La carga erótica del ambiente donde ocurra el encuentro y el juego con todos los sentidos, no solo con el tacto, también son herramientas clave en el peaking que permiten controlar mejor los impulsos y dejar la explosión de placer para el final, disfrutando de cada paso para llegar hasta ahí.

Ya lo sabes, pensar en cosas desagradables durante la intimidad no es la única forma de durar más, hay técnicas sexuales como el peaking que son más efectivas y sobre todo, satisfactorias.

SIGUE LEYENDO: Los 10 tipos de personalidad sexual que existen y cómo aprovecharlo 

(Con información de GQ y El Español)