5 posiciones para tener mejor sexo en la sala

De acuerdo a una encuesta, la sala es el segundo lugar preferido para tener sexo según las parejas

No caer en la monotonía es fundamental para que la llama de la pasión no se apague en la pareja, probar posiciones sexuales y lugares nuevos es muy importante para mantener encendida la pasión. A continuación te mostramos 5 posiciones para tener mejor sexo la sala. 

5 posiciones para tener mejor sexo en la sala

De acuerdo a una consulta realizada en la web de encuestas YouGov, la sala es el segundo lugar favorito para tener relaciones sexuales

Respecto a los muebles donde más sexo se practica, el sofá y el sillón ocupan la segunda posición.

5 posiciones para tener mejor sexo en la sala

El sillón es un buen lugar para tener sexo a lado de tu pareja, probar nuevas cosas juntos siempre es bueno para no caer en la monotonía, por eso a continuación te mostramos 5 posiciones para tener mejor sexo en la sala:

1. Cara a cara

Una de las posiciones que más puede llegar a excitar a la pareja y que se puede practicar perfectamente en un sillón es la de cara a cara, la cual consiste simplemente en que el hombre se siente normalmente, y la mujer se coloque sobre él, situando sus caras frente a frente. La mujer será quien tome el control absoluto del ritmo y la profundidad de la penetración, aunque en algún momento también puede dejarlo en manos del hombre, que puede controlar la situación agarrándola de la cintura o de la parte de abajo de los muslos.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

El limbo

El hombre está sentado y bien apoyado en el respaldo del sillón. La mujer debe sentarse de frente a él colocando las piernas sobre sus hombros mientras él la penetra, sujetándola por la espalda. La postura se llama el limbo porque la mujer queda flotando en el aire, aunque a la vez tiene mucho control sobre lo que está pasando. Esta postura facilita la excitación del punto G de la mujer.

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

La H

Esta es una postura para realizar la penetración, derivada de la clásica postura del misionero. En este caso, la mujer está sentada en el sillón, pero levantando las piernas hacia arriba. El hombre deberá colocarse de rodillas o con las piernas flexionadas frente al sillón de manera que pueda penetrarla fácilmente. Cuando ella apoya sus piernas sobre los hombros de él, se produce la figura que da el nombre a esta postura. 

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

Misionero lateral

La mujer debe acostarse de lado en el sofá, apoyando la cabeza en su antebrazo y levantando una pierna para permitir la penetración. El hombre deberá colocarse frente a ella, apoyándose en el suelo por un lado y en la rodilla por el otro. Esta postura permite una penetración profunda y cómoda para ambos. 

imagen-cuerpo

(Foto: Freepik)

La vaquera invertida

El hombre se sienta normalmente en el sillón y la mujer se sienta sobre él. El hombre, desde atrás, puede contribuir a que la experiencia sea mucho más placentera si acaricia la espalda y el cuello de ella, ya que son dos de las zonas más erógenas del cuerpo.

Recuerda que probar cosas nuevas con tu pareja es fundamental para que la llama de la pasión no se apague

Sigue leyendo: ¿Qué es el perineo y cómo puede ayudarte a tener mejor sexo?

(Con información de: Men´s Health y GQ)