Soy amante de un hombre gay y ya me cansé de la clandestinidad

Estoy cansado de verlo salir con ella a esos eventos donde pasan como la pareja perfecta mientras yo espero a que me haga un espacio en su agenda

Me duele haber llegado a este punto en mi vida cuando pensé que jugar al amante me traería más beneficios que problemas, me convertí en el amante de un hombre gay, que me tiene en la sombra. El asunto es que tiene un matrimonio heterosexual, desde el inicio me dijo que no lo va a dejar porque para su vida laboral y social es muy importante y que, si bien no ama a su esposa con la pasión que tiene por mí, si la quiere mucho porque ha sido una excelente mujer con él. Estoy cansado de verlo salir con ella a esos eventos donde pasan como la pareja perfecta mientras yo espero a que me haga un espacio en su agenda y nos veamos siempre en la clandestinidad, sin poder si quiera compartir una salida a sitios donde podríamos ser nosotros expresando nuestro amor frente a los demás sin ocultar que somos gays.

Soy amante de un hombre gay y ya me cansé de la clandestinidad

-Amante cansado

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querido Amante cansado,

Uno de los errores más frecuentes en el que caen las personas que aceptan ser amantes es creer que no existe intimidad entre su amante y la esposa de éste. Si bien en muchos casos la relación sexual está en crisis, ésta es solo una de las manifestaciones de la intimidad, ya que puede ser, como en este caso, que encuentre en la esposa una compañera, alguien con quien puede resolver problemas más fácilmente o que soporta las malas rachas con solidaridad, y por quien en definitiva tiene cierto grado de amor.

Es un mito que la infidelidad sea el escape de una relación tortuosa.

Como explica la psicoterapeuta Tere Díaz, “hay quienes a través de la infidelidad pretenden confirmar una preferencia sexual diferente.En situaciones extremas se observan casos de patología que reflejan una franca adicción sexual, prácticas perversas y narcisismos exagerados”, por ello se generan círculos viciosos difíciles de romper.

Lo que es un hecho es que el amante, en este caso lleva las de perder y de seguir ahí tendrá que lidiar con la idea de compartir a la pareja con alguien más, lo que le puede llegar a provocar ansiedad crónica, porque además está consciente de que la honestidad y las mentiras son parte del juego y si esta pareja le miente a la esposa para evitar que la relación se rompa (lo que lo deja en segundo plano) también puede ser víctima de los engaños de éste, porque aquí las mentiras siempre van en ambos sentidos, así que a pesar de que escuchen decir que son lo más importante en su vida, en el fondo saben que no es así porque los hechos los colocan muy por debajo de sus matrimonios.

SIGUE LEYENDO: Empecé a masturbarme mucho y ya perdí el deseo de estar con una pareja 

(Coordinadoras: Cecilia Rosillo y Susana Carrasco)