Salgo con dos hombres casados y ambos aceptaron hacer un trío

Los casados siempre me han llamado la atención porque casi nunca dejan pasar la oportunidad de coquetear

Nunca pensé que tener un amante podría ser la puerta a mis fantasías sexuales. Los casados siempre me han llamado la atención porque por muy fieles que se digan, casi nunca dejan pasar la oportunidad de coquetear y hasta llegar mucho más allá. Mi ex es casado, y cuando me dejó por volver con su esposa, juré que no lo aceptaría jamás de regreso. Ahora estoy de amante de otro hombre casado que me trata como reina y que en el sexo llega hasta a la perversión. Mi ex me ha rogado que vuelva con él aceptando hasta que yo siga con mi amante actual, les propuse hacer un trio y ambos aceptaron; uno por pervertido y el otro por no perderme.

Salgo con dos hombres casados y ambos aceptaron hacer un trío

-Amante de los casados

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querida Amante de los casados,

Una de las complicaciones que tiene estar en una relación extramatrimonial es que todo está basado en expectativas, ilusiones y fantasías y no en realidades; peor aún si se tiene dos. De acuerdo con una investigación hecha por la psicóloga Inmaculada Jáuregui, denominada La figura de la persona amante en la infidelidad: la otra cara del narcisismo, este tipo de relaciones son formas en las que se da el trastorno narcisista ya que tanto la persona infiel como la amante se mueven por un principio de placer inmediato más no por el de realidad el cual implica empatía con las personas afectadas. En este caso la mujer que juega el papel de amante, cree que tiene el dominio de la relación pero en realidad quien pone las reglas es el casado porque de su relación marital depende todo, hasta la realidad que debe creer la amante que justifica las mentiras del otro porque lo identifica como víctima de un relación de pareja asfixiante, insatisfecha y sin futuro, de forma que se ve a sí misma como redentora que a su vez se salva a ella misma por medio de esta relación, toma el triángulo amoroso como una tabla de salvación para su crisis existencial.

SIGUE LEYENDO: Ya no quiero que mi marido sea streeper pero él está feliz con serlo 

(Coordinadoras: Cecilia Rosillo y Susana Carrasco)