No creo en la monogamia pero duele saber que mi esposa está con otro

No me duele que se haya acostado con otro, sino que me lo dijo, saberlo me pone mal

Nunca se puede estar seguro de nada, por más cosas innovadoras que quieras hacer en la relación de pareja, mientras seamos humanos habrá errores o por lo menos inseguridad. Desde que éramos novios, nuestra relación la manejamos bajo la consigna de libertad, esa que se debe fundar en el respeto y así pasaron seis años. Con un acuerdo que hasta hoy funcionó: si vas a tener sexo fuera de casa está bien, solo no hay que decirlo. No es que los dos estuviéramos todo el tiempo en otras camas, pero cuando se daba la oportunidad y valía la pena lo hacíamos porque no creemos en que el ser humano es monógamo, así que solo era eso sexo casual y ya, por lo mismo jamás ni ella me contaba ni yo se lo decía. Pero ahora este sentimiento de haber sido traicionado no me deja, no me duele que se haya acostado con otro, sino que me lo dijo, saberlo me pone mal. No había razón para esa confesión solo lo dijo sin más, como comentario la margen, sin cuidar esa privacidad. Estoy herido.

No creo en la monogamia pero duele saber que mi esposa está con otro

-Esposo herido

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querido Esposo herido,

En los matrimonios donde las relaciones extramaritales son permitidas, lo que se considera infidelidad no es respetar la monogamia sino los acuerdos sobre los que se basa la relación, en este caso la confidencialidad. Acabar con la discreción hace suponer al otro que hay una intensión de maltrato, y por ello el sentimiento de traición es igual que en la infidelidad sexual en la monogamia.

La infidelidad en este caso no atenta contra la sexualidad de la pareja sino contra la confianza depositada en que lo privado permanezca de esa manera.

Terapeutas profesionales como Tere Díaz han señalado que en la infidelidad se da un proceso donde primero hay que salir del shock, porque se da todo un estrés postraumático, de celos y a veces se actúa la violencia que hay que parar, tomar decisiones sin precipitación, restaurar el dialogo, no se trata de interrogar y esperar que el otro diga todo, sino de escuchar, ver qué sirve decir  y qué no, que se dé una comunicación abierta, ver qué pasó, por qué se llegó a eso y saber hacer la distinción entre verdad y honestidad. Y lo más difícil viene después: recuperar la confianza, es un tema central porque hay un duelo, mucha gente cree en sus parejas más que en ellas mismas. Hay un duelo más que a la pérdida de la persona, a una ilusión y te hace entender que nada es seguro y que aún en el amor nos podemos lastimar.

SIGUE LEYENDO: Me gusta el sexo casual lésbico, pero solo con casadas 

(Coordinadoras Cecilia Rosillo y Susana Carrasco)