Mi marido prefiere que tenga sexo con otro porque estoy embarazada

Acordamos que, si yo quería sexo, podría hacerlo con un amante que tuve antes de casarnos

Uno nunca piensa cómo un embarazo cambia las cosas hasta que llega. Desde el momento en que mi marido y yo supimos que estaba embarazada él dejó de tener el mismo deseo sexual por mí, ya sabíamos que eso iba a pasar porque él siempre lo dijo: "no me gustan las embarazadas, su estado me hace sentir que todo es frágil y el sexo se me hace lo más incómodo". Así que cuando hablamos de tener familia, acordamos que llegado el momento si yo quería sexo, podría hacerlo con un amante que tuve antes de casarnos, y yo siempre quiero sexo. El punto ahora, casi llegando a tercer trimestre de embarazo, es que mi amante me ha confesado que tenía morbo sobre el sexo con embarazadas, y que es de ese grupo de hombres que les excita de manera especial el sexo en gravidez y hoy estoy más conectada sexualmente con él que con mi marido, el sexo en sí es enormemente gratificante pero emocionalmente me tiene mal. Amo a mi marido y ya no me dan ganas de estar con otro, pero en cuanto me rechaza sexualmente inevitablemente me lanzo a los brazos del otro. Me da pavor pensar que mi esposo llegue a ser de esos que santifican a las madres de sus hijos y no me volverá a ver como mujer deseable después de parto.

Mi marido prefiere que tenga sexo con otro porque estoy embarazada

-Embarazada en los brazos de otro

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querida embarazada en los brazos de otro,

Un problema ancestral en la ideología masculina es el sexo durante el embarazo y la maternidad. En cuanto al primero, no dañar al bebé es la principal preocupación, más cuando ha habido dificultad para conseguir el embarazo, cuando la pareja es frágil física o emocionalmente o bien cuando los médicos han detectado algún tipo de riesgo.

El embarazo está psicológicamente asociado con fragilidad y vulnerabilidad lo cual afecta a la mayoría de los hombres para tener sexo en esta etapa o retomar el erotismo de manera más pasional después del parto.

Y por lo visto, el problema con tu pareja va más allá de eso, pues en lugar de que la apertura sexual los una, los está separando, lo cual indica que el embarazo no afecta solo los gustos sexuales de tú pareja, sino que tiene un problema ya sea con la paternidad, la familia o incluso con los niños y hay un rechazo quizá inconsciente. Por otra parte, que tu marido no quiera sexo contigo es muy distinto a que lo comparta con otro, en el fondo tú puedes asumirlo como un rechazo sexual. La Universidad de Toronto ha realizado estudios demostrando que la falta de sexo en una relación es de los principales detonantes de las rupturas. 

imagen-cuerpo

Entre semana soy monógamo y el sábado swinger, pero ya no me parece tan excitante

Mi esposa y yo nos estrenamos en el mundo swinger hace un par de años, y la experiencia ha sido bastante enriquecedora, pero lo que en un principio fue un arrebato de placer me empieza a parecer casi rutinario. La verdad es que solo somos swingers de fin de semana, acostumbramos salir solo los fines de semana a un lugar exclusivo para este fin, donde tenemos contacto con otras parejas como nosotros e incluso con algunas ya tenemos cierta frecuencia, y ahora ya se nos desgastó la novedad, ya no me parece tan excitante que todo sea así de predecible porque ya se volvió lo mismo, entre semana soy monógamo y el  sábado swinger, y no es que sea poco sino que es rutina. Mi esposa me dijo que esta fórmula le resulta muy cómoda a ella y se siente segura con tener establecido nuestro día de intercambio, que está feliz y satisfecha con eso, pero yo descubro que quiero sexo con otras mujeres fuera de este mismo ambiente, de este lugar que me conozco a la perfección y que pese a que llegan personas nuevas ya no me motiva igual, no sé si me estoy hasta cansando del sexo.

-Swinger de fin de semana

PSH: Querido swinger de fin de semana,

Ninguna práctica sexual puede garantizar el placer a largo plazo. Es tarea de cada persona que el menú sexual que tengan sea una fuente de placer y creatividad. El problema con ustedes es que esperan que el placer venga de fuera y la cosa no es así; llegaron a la opción swinger por tener una vida sexual rutinaria apostando a que esa apertura les daría la solución al problema, pero ahora lo han vuelto rutina también y esperan que con migrar a otro estilo de relación de pareja el problema desaparezca, y eso no va a pasar.  

Lo mejor que pueden hacer es tener claro que la relación erótica es un trabajo diario, de nada sirve que tengan la libertad sexual de cambiar de pareja si no cambian su manera de ver la sexualidad ni de mejorarla.

Su problema es la falta de creatividad que de acuerdo con las teorías de la creatividad puede deberse a tener miedo al rechazo, falta de metas, exceso de distractores, factores perfeccionistas o hasta no creerse creativos.

imagen-cuerpo

Acepté tener un trío y usar juguetes sexuales; ahora me siento menos en la cama

Dimos el paso y nos metimos a hacer un trío. No puedo negar que la experiencia fue impactante, pero al final no pude bien con ella, tenía la idea de que compartir a mi mujer con otro en un momento sexual sería una fantasía muy excitante, pero hubo momentos en que no lo gocé. No pensé que verla gozar con el cuerpo de otro me fuera a hacer sentir un tanto celoso, unos celos que no tienen que ver con la duda sino con el ego. Decidimos mejor empezar a usar dildos para simular dobles penetraciones pero ahora el recuerdo de que él hizo cosas tan nuevas para nosotros que la llevó al orgasmo se me viene a la cabeza cuando el juguete la estimula al máximo con vibraciones y movimientos que para mi cuerpo son imposibles de hacer. Desde esa vez, mi esposa no deja de pedir nuevas experiencias, por ella volveríamos a hacer tríos, y cada vez que integramos los vibradores parece que tiene más conexión con el juguete que conmigo, no sé si estoy alucinando pero me siento menos en la cama, me siento vencido por la tecnología y por el otro hombre.

-Inseguro y vencido

PSH: Querido inseguro y vencido,

Abrir las relaciones de pareja requiere de muchas cosas consolidadas y no solo de ganas y audacia. Hay que considerar que las fantasías son historias mentales que nos hacemos para satisfacer un deseo erótico y que parte de su función es crear un ambiente ideal para el sexo que nos resulte estimulante; sin embargo, la fantasía no es una realidad y cuando las llevamos a cabo las cosas no pueden controlarse por nuestro deseo.

La realidad nos enfrenta con la visión de nuestras capacidades y con nuestro ego, cuando una persona se asombra ante las capacidades de otros les otorga un nivel superior que puede provocar desde celos hasta envidia.

La manera en que cada uno asume la experiencia sexual es determinante, pues si se llega con la expectativa de ser el Alfa del grupo, pero al final no se fue, las crisis aparecen. El mundo íntimo de las fantasías sexuales, libro de Wendy Maltz, deja ver claramente cómo las fantasías sexuales ayudan a mejorar la propia imagen de la persona.

(Coordinadoras Cecilia Rosillo y Susana Carrasco) 

SIGUE LEYENDO: Tengo tres parejas y no quiero compromiso