Encontré videos de mi pareja teniendo sexo con alguien más y me excita

Lo impactante al final no fue pensar que me era infiel, sino lo excitante que resultó verla con otros hombres

Nunca he sido celoso, incluso algunas veces he sido tachado de frío e indiferente cuando he terminado con alguna pareja infiel, pero ahora me descubro en otro nivel. Vivo desde hace cinco años en unión libre y veo que para mi pareja la relación es tan libre que encontré en los archivos de la computadora unos videos de ella teniendo sexo y no era conmigo, jamás nos grabamos. Ahí estaba ella, magnífica, con expresiones que conozco a la perfección, pero también con gestos que jamás le había visto. Lo impactante al final no fue pensar que me era infiel, sino lo excitante que resultó verla con otros hombres, sí con otros. Estaba ahí solo, viéndola hacerlo y eso me excitó más que en la mejor de mis masturbaciones y no pude encontrar el "coraje" o el "enojo" para reclamar nada. Se ha vuelto en estas semanas mi mejor fuente de excitación cuando quiero autocomplacerme, y me ha puesto más intenso en la relación con ella, que está cada vez más complacida. Estoy en un dilema, no sé si quiero decirle que sé que se acuesta con otros y hablar de todo ese tema de la fidelidad o dejarlo así y seguir disfrutando, sí disfrutando de verla tan sexualmente activa y que me excite verla con otros, no quiero arriesgarme a que al saber que estoy de acuerdo en compartirla esto pierda el encanto.

Encontré videos de mi pareja teniendo sexo con alguien más y me excita

-Dilema

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querido Dilema,

La excitación sexual tiene muchos recovecos y lo que para algunos es un escándalo, es placentero para otros, y en esto está implicada la idea de la monogamia. La exclusividad sexual es un acuerdo que debería nacer de la forma en que la pareja misma se asume y satisface sus necesidades sexuales, y no por los estereotipos sociales que plantean cómo deben ser y comportarse en la cama. Parte de la excitación que experimentas es porque hay satisfacción en espiar su intimidad, es trasgredir una prohibición, el voyerismo es una parafilia que de alguna manera, según la psicología, todas las personas presentan en su vida sexual, desde grados mínimos hasta muy evidente y se mueve por el morbo, pero pasar ciertos límites es lo que la hace "salir de la norma".

Y al parecer, es esa clandestinidad la que te motiva y le da un plus a la experiencia, el consentimiento expreso quita esa parte prohibida que al final es lo que te produce excitación.

Sin embargo, y pese a que ella no necesita tu aprobación para tener sexo con otros, de alguna manera, aunque no se lo digas, al permitirlo calladamente y además disfrutarlo, lo asumes como algo donde los dos ganan, esto es una forma de escopofilia, considerado por los sexólogos como el grado máximo de voyerismo, donde las esposas aceptan ser observadas por el marido teniendo sexo extramarital. Aprender a manejar estas situaciones puede requerir de una consulta con el sexólogo.

imagen-cuerpo

Aceptamos tener sexo fuera del matrimonio pero él solo lo hace con jovencitas

Nunca hemos sido "normales"; ambos venimos de esas familias hippies de los 60 que se abrieron a todo lo nuevo en el sexo. Así que nuestra vida sexual desde la infancia fue distinta a la de los demás y nuestra boda fue un ritual indígena. Estamos ya en los 50 años y desde antes de casarnos aceptamos que si alguno quería tener sexo fuera del matrimonio solo debía decirlo, así ha sido desde siempre. No es que estuviéramos buscando sexo fuera, de eso no se trataba el acuerdo porque sexo siempre ha habido en casa y de todas las maneras imaginables; se trataba de aceptar una oportunidad si nos placía, si otra persona nos gustaba y nos daban ganas, eso nada más. Nunca me sentí celosa y no lo estoy ahora, pero hay algo que me llama la atención y empieza a conflictuarme y es que mi marido desde hace dos años cuando tiene sexo extramarital solo lo hace con mujeres muy jóvenes, tanto que son casi de la edad de nuestras hijas, veinteañeras. Y empiezo a dudar, lo que nunca antes había pasado, y es que no sé si las busca o de verdad es aprovechar solo la oportunidad. Hay algo en esto que me incomoda, no quiero caer en ese tabú de la diferencia de edad, pero no entiendo cómo es que solo la oportunidad se da con mujeres tan jóvenes.

-Hippie

PSH: Querida Hippie,

Por mucha apertura sexual que las personas tengan, todas en algún momento pueden pasar por una crisis existencial; suele ocurrir en la madurez cuando nos acercamos a la vejez y el cuerpo empieza a tener desequilibrios hormonales, que no solo comienzan a trasformar el cuerpo lentamente, sino que provocan también alteraciones en el comportamiento y la expresión de las emociones. Para muchos hombres y mujeres el deterioro del cuerpo es una crisis y no en vano la intentan evitar desde muchos frentes.

Uno de ellos es tratar de borrar o disminuir las huellas de la edad sometiéndose a tratamientos antienvejecimiento, otro es buscar parejas más jóvenes que validen que aún son atractivas y más aún, deseables.

La vejez y la sexualidad jamás han sido bien emparentadas y de hecho se mal piensa que la sexualidad acaba llegando a la vejez, cosa que llegado el momento todas las personas temen, y que ha sido tema central a tratar de periodistas como Patricia Kelly que pugnan por que la gente viva su sexualidad en la edad adulta y la senectud con la misma o mejor calidad que en la juventud. Estas crisis, llamadas de la edad media gracias al psicoanalista Elliot Jacques, terminan expresándose con acciones que involucran a personas más jóvenes debido a que se llega a una toma de conciencia sobre la propia mortalidad que deja atrás la juventud y sus vivencias que no volverán, y que se hace evidente en el cambio corporal. Es, de alguna manera, aferrarse a la vida, por parte de tu marido, y la inquietud que tú sientes por esas relaciones con jovencitas igual te señala esta etapa en la que estás.

imagen-cuerpo

Transmitimos nuestro sexo en vivo en internet y nos preocupa que se enteren nuestros hijos

Como en todos los matrimonios, pasamos por un momento en que nos sentíamos estancados y nada de lo que hacíamos era novedoso. Nos dedicábamos a rehacer "los greatest hits" de nuestro menú sexual pero de tanta repetición dejaron de ser hits. Leyendo sobre esta tendencia de los jovencitos a tomarse fotos desnudos, nos llamó la atención y lo empezamos a hacer, como forma de juego aunque ya pasamos los 35 años. De las fotos pasamos a los videos que poco a poco subieron de tono hasta que nos llegamos a grabar desde el inicio hasta el final del sexo. Al inicio solo era para vernos, nos excitaba jugar a que éramos "estrellas porno", luego borrábamos el material y hacíamos otro, pero dimos con una página en internet donde parejas tienen sexo en vivo mientras son vistos por otros, y lo intentamos. Fue lujuriosamente excitante saber que nos miraban, pocas veces habíamos sido tan salvajemente intensos. No podemos parar, pero debemos porque tenemos dos hijos y sabemos que esto puede llegar a sus manos.

-Preocupada

PSH: Querida preocupada,

El exhibicionismo es una de las conductas que actualmente están "de moda". El "boom" de las redes sociales que fomentan la exposición de las personas ante los demás, cosa que antes sólo lo tenían quienes eran famosas, hoy es mucho más democratizada y la gente está explotando el placer de ser visto por miles y salir del anonimato por unos momentos. Ser visto es el placer del exhibicionista; más allá de la respuesta que puede tener o producir en los demás, el placer está en sentirse contemplado, porque en el fondo tienen una autoestima dañada que requiere de la aprobación social para sentirse bien. Si bien antes, los exhibicionistas eran en su mayoría hombres, que mostraban su desnudez a mujeres en la calle abriéndose la gabardina que llevaban por única vestimenta, con el fin de escandalizarlas, hoy el uso de las redes sociales eleva millones de veces esa exposición pero con una ganancia adicional, puede o no ignorar el juicio de los demás y solo quedarse con el placer de saber que lo vieron, es decir, hacer caso a los "likes" e ignorar los comentarios. Si bien el acto sexual siempre ha estado rodeado de mitos, hoy además está más sobrevalorado que nunca y el desempeño sexual forma parte de las metas personales, pero para lograr la meta hay que validarla socialmente y una de esas formas es exhibir lo más posible desde el cuerpo, las parejas, los lugares y las formas en que la vida sexual tiene lugar.

Hoy ya no vale tanto decir "tengo sexo" sino demostrar "cómo tengo sexo".

Este exhibicionismo digital, apunta la psicología, se relaciona las más de las veces con el llamado Complejo de Eróstato, que debido a tener una personalidad de baja autoestima tienen una gran necesidad de llamar la atención y sobresalir entre los demás.

(Coordinadoras Cecilia Rosillo y Susana Carrasco) 

SIGUE LEYENDO: Soy bisexual y me enamoré de los dos integrantes de un matrimonio