Descubrí que mi pareja hizo películas porno y ya no la veo como antes

Ella me quiere pero eso me ha traumatizado y no sé qué hacer ni cómo superarlo o si seguir con ella

Conocí a una chica, llevamos un año juntos. Desde el primer día me confesó que se dedicaba a la prostitución y no me importó porque lo dejó para estar conmigo, pero al cabo de seis meses juntos descubrí que hizo dos películas porno en las cuales le hacen todo tipo de vejaciones y perrerías como sexo anal o venirse en su boca, ¿se pueden imaginar? ¡Eso fue una violación pagada! Ella me quiere pero eso me ha traumatizado, no la veo como antes y no sé qué hacer ni cómo superarlo o si seguir con ella.

Descubrí que mi pareja hizo películas porno y ya no la veo como antes

-Molesto

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querido Molesto,

Los prejuicios son los peores consejeros. Una violación lo es cuando una persona no da su consentimiento para tener una actividad sexual, pero si ella aceptó hacer todo eso a cambio de dinero y además autorizó su difusión no es violación, ni hay delito, debes aceptar que fue una decisión libre y consciente.

El sexo anal y la eyaculación en la boca son prácticas sexuales como tantas otras y sólo que se usen sin consentimiento pueden considerarse agresión sexual.

Las películas porno por eso pagan a sus actores y actrices, y no en pocos casos pagan bien, incluso a las mujeres se les llega a pagar más que a los hombres (es el único rubro laboral donde esto pasa, de acuerdo con las agencias de porno más célebres en el mundo como LA Direct y Spiegler), pues se trata de mostrar el sexo de forma exagerada, pero de placer infinito. Lo que suele poner en shock no son tanto las prácticas sexuales en sí, sino ver a la pareja haciéndolo y además gozando, no para todos los hombres es placentero pues a pesar de saber que ella se dedicaba a la prostitución, no es lo mismo imaginar que ver realidades. Para superar este tipo de problemas es necesario y conveniente acudir con un sexólogo para poner claras las emociones y valorar si se puede y se quiere seguir la relación.

imagen-cuerpo

2. Creí que yo dominaba mis relaciones y después de un trío sexual empecé a sentirme usado

No me gusta jugar el rol del tonto del cuento y es justo como me siento ahora. Yo estaba seguro de que tenía la sartén por el mango, pero ni idea tengo cómo fue que las cosas cambiaron. Suelo ser hombre de relaciones casuales y no creo en la monogamia, así que hace unos meses tuve relaciones por unos días con una mujer que además de guapa es inteligente, pero como nunca llevo las cosas a más, dejé de verla. Comencé a salir con otra, no bella pero muy atractiva, la cosa duró un par de semanas, me contó que le gustan los tríos y que, si en algún momento había oportunidad, le hablara. Me dejó con la espinita clavada. No pasó mucho en que hablé de nuevo con ella para hacer el trío y se me ocurrió probar suerte con las dos. No lo niego, fue más allá de lo que me esperaba, así que no tardé en querer repetir la experiencia, que para estas alturas ha durado mucho más de lo que suelo estar en una relación uno a uno. ¿El problema? Ellas ya son pareja y yo pasé a ser el invitado a su cama, por más que me esfuerzo por ser el que marca la pauta, llega el momento en que su relación se hace evidente y yo me siento usado, como un juguete con el que ponen un toque extra a su relación.

-Dominador dominado

PSH: Querido Dominador dominado,

La principal característica de las fantasías sexuales, cuando se llevan a cabo, es que son incontrolables y jamás salen como uno las imagina porque a diferencia de la fantasía mental, las personas y las situaciones no dependen de nuestros deseos ni mucho menos de nuestra voluntad.

En la imaginación todos los participantes hacen lo que uno quiere y responden como uno designa, en la vida real esto es imposible.

No pocas veces la sobrevaloración personal es causa de frustraciones y desengaños dolorosos; no ver alrededor y creer que se tiene el control de las demás personas sólo porque "las usamos" y desechamos a voluntad es una pretensión que impide ver que los demás también pueden usarnos. No comprometerse y mantener eternamente relaciones cortas puede ser resultado del miedo a salir de una zona de confort emocional motivada por la comodidad, se evitan los esfuerzos que implica sostener una relación duradera con sufrimientos, decepciones, frustraciones y desilusiones, pero esto conlleva a una falta de desarrollo en las habilidades sociales y emocionales que impiden el crecimiento y maduración del ser humano; como lo explica el sexólogo catalán Antoni Bolinches " la madurez es el grado de equilibrio y serenidad que se alcanza a través de la asimilación positiva de los acontecimientos negativos de la vida".

imagen-cuerpo

3. Disfrutaba ser la amiga bisexual con derechos y ahora estoy frustrada porque el sexo ya no me sabe igual

No sé si tanta combinación de orientaciones sexuales en una cama me perturbó o si es que nada de esto tiene sentido. Tengo un amigo "con derechos" que es bisexual igual que yo. En ese terreno nos comportamos como heterosexuales, y por lo general nos avisamos antes de vernos, pero el otro día estaba cerca de su casa y solo pasé. Estaba con su novio, otro chico gay que le permite tener sexo conmigo, en realidad ellos son la pareja firme, estable, yo la amiga "con derechos" que no le representa una rival a su pareja.  Cuando llegué estaban en la cama, descansando y solo manoseándose, me les uní pensando que quizá podría terminar eso en trío, pero no. Su pareja se apartó, prendió un cigarro y nos dejó continuar mientras solo se mantenía recostado a la orilla de la cama fumando y viendo al techo. Fue el sexo más raro que he tenido, era una forma de consentir, pero al mismo tiempo de ignorarnos completamente. Según mi amigo, fue lo más excitante que le ha pasado y una gran situación para fortalecer su relación, yo estoy frustrada. Y no se para dónde va mi amistad con solo derecho al sexo que ya no me sabe igual.

-Amiga con derechos frustrada

PSH: Querida Amiga con derechos frustrada,

Un tipo de relación que menos posibilidad tiene de progresar es la de amigos con derechos, ya que cada uno de los integrantes tiene una idea distinta de lo que en realidad tienen en ese vínculo, mientras que hay quien piensa que solo es sexo, otros le añaden sexo con complicidad, pero sin compromiso, o hasta sexo seguro en caso de emergencia emocional o sexo incondicional; incluso hay quien piensa que es una relación que podría consolidarse en un futuro.

El punto es que este tipo de relación amistosa es compleja y con pocas posibilidades de que prospere, mejore o cambie a una más sería porque lo más común es que los involucrados jamás hablan del tema ni ponen reglas o se manejan bajo acuerdos claros.

Una investigación seguida de cerca por el sitio https://www.psyciencia.com donde se estudió lo que personas en relaciones de este tipo pensaban y esperaban de ser amigos con derechos, señala que la falta de comunicación informada entre los miembros de la relación se vincula con una mayor probabilidad de que la relación se disipe por completo, lo cual sugiere que si las personas quieren permanecer en algún tipo de relación, la comunicación es crucial. Pero como hablar en este sentido puede parecer una implicación a lo formal, la mayoría no lo hace y todo se maneja por supuestos.

(Coordinadoras Cecilia Rosillo y Susana Carrasco) 

SIGUE LEYENDO: Tengo tres parejas y no quiero compromiso