Amo a mi pareja y lo deseo, pero en la penetración no siento nada

Nos tocamos y besamos mucho y sé que me excito porque consigo mojarme, pero no logro sentir placer en el acto

Hace poco comencé a tener relaciones sexuales con mi pareja, de hecho, ambos tenemos muy poca experiencia haciéndolo y aunque siento mucho deseo sexual por él y el solo hecho de pensar en el encuentro me excita mucho, el problema es que no siento nada cuando llega el momento de la penetración. Nos tocamos y besamos mucho y sé que me excito porque consigo mojarme, pero no logro sentir placer en el acto. No sé si es algo normal o si hay formas de arreglarlo, pero estoy desesperada porque amo a mi pareja, pero por más que me concentro no logro sentir placer alguno y tengo miedo de nunca experimentar un orgasmo o que mi pareja crea que simplemente no me gusta tanto. Pensé que con el tiempo podría solucionarse pero no y ya no sé qué puedo hacer. 

Amo a mi pareja y lo deseo, pero en la penetración no siento nada

-Desesperada

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querida Desesperada

El orgasmo y el placer sexual suelen relacionarse siempre con la penetración ya sea vaginal o anal; sin embargo, esto no es así. Akiko Bonilla, psicóloga y especialista en sexualidad humana, señala que el 60% de las mujeres no alcanzan el orgasmo solo con penetración, así que es necesario otro tipo de estimulaciones sensoriales para alcanzar el máximo placer y éstas no necesariamente deben ocurrir en los órganos sexuales.

El orgasmo puede ocurrir por besar los pezones, por acariciar las piernas o el cuello, en cada persona es diferente lo que puede causar placer sexual.

Un buen inicio es la masturbación o acariciar tú misma tu cuerpo y tus genitales, ya que así podrás conocerte a ti misma y saber qué te gusta y qué no.

El problema con la penetración es que no se estimula el clítoris, que es una de las zonas erógenas más sensibles del cuerpo femenino y de donde surgen la mayoría de los orgasmos. Así que explora tu cuerpo y comparte con tu pareja tus hallazgos.

Puedes apoyarte también con juguetes sexuales como el succionador de clítoris o estimular con tus dedos el clítoris o los pezones al mismo tiempo que ocurre la penetración. Considera que también existen diferentes afecciones que impiden sentir placer, algunas psicológicas como la ansiedad, la depresión y el estrés; o físicas, como la diabetes o la hipertensión, así que nunca está de más consultarlo con un sexólogo.

SIGUE LEYENDO:  Empecé a masturbarme mucho y ya perdí el deseo de estar con una pareja