A mi pareja solo le interesa hacer tríos con hombres "bien dotados"

La fijación que tiene por tener sexo con penes grandes me incomoda en exceso

Dice el dicho que "de los arrepentidos es el reino de los cielos", y al parecer esa verdad llegó para instalarse en mi cama. Me casé con una mujer que siempre tuvo ideas muy vanguardistas sobre el amor y más aún sobre el sexo, ella era de esas fieles representantes del feminismo que aseguraban que prestar demasiada atención al tamaño del pene era una tontería, siempre expresó que su satisfacción sexual se encontraba en la destreza del amante para seducirla, acariciarla y llevarla a explotar; en fin, que nos dio por hacer tríos y cuando toca que seamos dos hombres su única preocupación es que se anexe un pene grande, mientras más grande mejor. Yo no soy el hombre mejor dotado del mundo y estoy en el promedio, pero la fijación que tiene mi esposa por tener sexo con penes grandes me incomoda en exceso, hemos repetido con dos de ellos nada más porque su tamaño sobrepasa el estándar. Dice que solo es juego, que lo tomo muy en serio, pero la verdad se deja ver cuando no quita las manos de encima del pene del invitado para estimularlo con emoción. Estoy en crisis.

A mi pareja solo le interesa hacer tríos con hombres bien dotados

-Incómodo

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio.

PSH: Querido Incómodo,  

El tamaño del pene es una de las ideas más interiorizadas en el colectivo masculino (y femenino) a nivel mundial y forma parte de la cultura al falo, que desde el tiempo de la antigua Grecia y Roma se ha expandido por el mundo. Su tamaño ha estado asociado a la potencia, al peligro, incluso a lo diabólico, "mientras más grande mejor" era la frase que los hombres blancos de la Edad Media usaban para decir que el cerebro del caucásico era más grande que el de los negros, con lo cual demostraban una superioridad intelectual y estatus civilizado, porque el pene más grande del negro no podía ser mejor que el del blanco, ese pene grande demostraba su innato salvajismo y cercanía a las bestias y por tanto, inferioridad intelectual, como dice David Friedman en su libro Una historia Cultural del Pene; sin embargo, a la hora del sexo, a nadie le importaba la superioridad intelectual del pene corto, sino el "salvajismo" que el pene grande tenía, pues los hombres de raza negra no sufrían de disfunción eréctil al no tener tanto prejuicio sexual como los blancos, factor que alimentó el mito, y los mitos son partes sustentadoras de la fantasía, incluida la sexual, fantasear con un pene grande es una fuente de excitación.

imagen-cuerpo

Dejé que mi pareja estuviera con otras para fortalecer la relación y ahora el sexo casual es su prioridad

Desde hace años estoy en una relación que lejos de darme satisfacciones me consume. Dar mucha libertad me está saliendo contraproducente. Soy de las que piensa que el matrimonio es un martirio y por eso le he huido con ganas; sin embargo, llevo casi nueve años con el mismo hombre en una relación que parece diluirse en vez de fortalecerse. Desde el inicio quedó claro, él no quería matrimonio y quería libertad, la suficiente como para que si yo no estaba disponible sexualmente él pudiera estar con alguien más. Me acomodaba muy bien la fórmula porque no sentía presión alguna y pocas veces yo no estaba disponible. Su sexo casual no me importaba, estaba segura de que eso llevaría a una relación más sólida y con más compromiso, pero no. El sexo casual ahora es su prioridad, yo soy como una costumbre que está ahí, para hacer cosas cotidianas, pero no para tener ese sexo lujurioso que nos dejaba metidos en la cama por días, ese ahora lo busca por otro lado. Esa parte de libertad que yo pensé consolidaba relaciones, es la que fomenta la distancia que crece entre nosotros, lo peor es que no hay motivos de reclamos, aunque mi juventud se esté acabando en algo que no tiene futuro.

-Atrapada

PSH: Querida Atrapada,

Cuando las personas tienen miedo al compromiso buscan la manera de entablar relaciones que les permitan reforzar su necesidad de no pertenecer y de no involucrarse a fondo con las personas, más aún con aquellas con quienes crean vínculos afectivos que, si bien son débiles, les son necesarios. Las personas que tienen miedo al compromiso, en realidad no tienen miedo a tener una relación, de lo que tienen miedo es de aceptar la responsabilidad de llevarla a terrenos donde no se sienten seguros como el matrimonio, la cohabitación o más aún, tener hijos, lo que implica mayores responsabilidades emocionales, sexuales, económicas y hasta sociales, las que no se sienten capaces de sostener. Estas personas pueden permanecer por años en su zona de confort en relaciones que jamás avanzan, aunque las personas alrededor salgan afectadas, y aunque esto sí les importe, no tienen la capacidad emocional de comprometerse y esto puede deberse a múltiples factores, entre los que más destacan de acuerdo con https://www.terapify.com/ son las inseguridades, la baja autoestima, la poca interacción social, problemas familiares, creencias erróneas sobre lo que exige un compromiso, en este caso la idealización de la independencia por encima del compromiso.

imagen-cuerpo

Me excita que mi pareja haga sexting pero me molesta que tenga fotos de otros desnudos

Siempre quise una mujer liberada, de esas que hacen lo que les da la gana y no te preguntan, quizá me excita que ella tenga ese control y verla hacer lo que quiere con ella misma me pone en un rol pasivo que me gusta a la hora del sexo; tener siempre la responsabilidad de todo como en mi caso es apabullante a veces. Últimamente le ha dado por el sexting, y no lo esconde; se manda fotos con amigos en desnudos que, si bien no siempre enseña explícitamente sus partes más íntimas, sus pechos son algo que todos conocen, igual que sus glúteos y deja poco a la imaginación sobre su pubis cuando "modela" sus micro tangas. No niego que me excita ver esas fotos y además que otros vean lo que tengo en mi cama, hasta creo que me siento poderoso porque mi mujer, eso sí, es guapa. Lo que no me gusta es que ella tenga fotos de ellos en su celular, el punto es que es un intercambio y ni modo, yo no soy de exhibir mi cuerpo así que mías comprometedoras no tiene. No sé si tengo un poco de celos, pero ese sentimiento me mueve, no pocas veces a esmerarme en enloquecerla en la cama.   

-Pasivo molesto

PSH: Querido Pasivo molesto,

Existen varias cosas que dan estatus al ser humano, y entre los hombres las mujeres guapas así han estado consideradas dentro de la cultura machista.

Cosificadas, las mujeres bellas son el objeto del deseo de los hombres y el que tiene a la más deseada gana no solo una mujer, sino la admiración y un lugar de respeto frente a sus congéneres.

Para muchos hombres poder demostrar y validar su masculinidad a partir de la exhibición de parejas hermosas es un factor importante y en ocasiones uno de los más fuertes en su construcción de la hombría, como parte de la educación que por siglos ha tenido el hombre en su rol de género; pero las crisis aparecen cuando el hombre de hoy queriendo dar un cambio al patrón machista se topa, como explica el sexólogo David Barrios en su libro "Resignificar lo Masculino", en que el varón de hoy no está seguro de lo que se espera de él, el machismo nunca ha sido fácil porque conlleva muchas exigencias que ahora se han sofisticado con la modernidad. Es decir, se le ha entrenado para ser rudos, calculadores y cancelar las emociones, pero las mujeres de hoy les piden demostrar sus sensibilidad y comprensión, cuando ellas mismas se inclinan por los estereotipos clásicos y se burlan de hombres que lloran frente a los problemas, por ejemplo.

De tal forma sentirse el dueño de la mujer deseada, colapsa cuando ella posee imágenes sexuales de otros.

Este confuso esquema, explica Barrios, crea hombres que pretenden demasiado y por ende tienen una gran tendencia a la frustración, a la depresión y están llenos de bloqueos sexuales, algunos detonan en agresividad y parte del problema es que las mujeres también están confundidas.

(Coordinadoras Cecilia Rosillo y Susana Carrasco) 

SIGUE LEYENDO: Mi marido prefiere que tenga sexo con otro porque estoy embarazada