publicidad

Otros

Recomiendan limitar ácidos grasos, durante embarazo

Según estudio, esto influye directamente en la grasa corporal del futuro bebé; además menor consumo les fortalece en músculos y huesos.

  • 20/01/2013
  • 11:55 hrs.

Una investigación reciente,  publicada en la revista Pediatrics, alertaba que los niños acumulan más sobrepeso si hacen menos actividad física que si se quedan más tiempo sentados en el sofá. Según lo recomendado, los niños deben realizar ejercicios como una caminata rápida, una hora al día.

Ahora, en otro estudio, realizado por la Medical Research Council Lifecourse Epidemiology Unit, de la Universidad de Southampton (Reino Unido), se asegura que limitar los niveles de ácidos grasos poliinsaturados en el embarazo puede influir en la grasa corporal del futuro niño.

En concreto, los expertos aseguran que las mujeres embarazadas que presentan niveles altos de ácidos grasos poliinsaturados n-6 "tienen bebés más gordos". Éstos ácidos se encuentran "en el aceite de la cocina", manifiestan en la revista especializada Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigación de este centro universitario británico ha evaluado la grasa y la masa muscular de 293 niños y niñas de entre cuatro y seis años. Estas muestras se han comparado con las recogidas de sus propias madres en el momento en el que estaban embarazadas de sus hijos.
 
Tras ello, se ha constatado que los niños que nacieron de madres con mayores niveles de n-6 "tienen mayor masa grasa" que los que fueron alumbrados de madres con índices más bajos de estos ácidos grasos poliinsaturados". Así lo explican los directores de este trabajo y miembros de la Universidad de Southampton, los doctores Nicholas Harvey y Rebecca Luna.
 
La obesidad "es un problema creciente en Estados Unidos" pero, a pesar de ello, "ha habido muy pocos estudios acerca de la madre y sus niveles de ácidos grasos durante el embarazo", lamentan. Sin embargo, y gracias a los resultados obtenidos, ahora sugieren que las alteraciones en la dieta materna durante el embarazo para reducir la ingesta de ácidos n-6 "podría tener un efecto beneficioso para la composición corporal del niño en desarrollo".
 
Por otra parte, y aunque con menor evidencia, los expertos también aseguran que la mayor presencia de ácidos grasos omega 3 en la madre durante su gestación, podría repercutir "en niños con menos grasa y con mejores músculos y huesos". Por ello, una estrategia de suplementación durante el embarazo "sería beneficioso", concluyen. (Fuente: europapress)

publicidad

publicidad

publicidad