publicidad

Otros

Perfil psicológico del asesino de Lennon

La vida de Chapman ha estado marcada por personajes, mundos imaginarios y adicciones.

  • 08/12/2015
  • 13:37 hrs.

El 8 de diciembre de 1980, el mundo se estremeció al saber que John Lennon, uno de los grandes talentos musicales de los últimos años, había muerto a manos de un hombre que lo único que quería era ser recordado como alguien importante y quien es conocido como Mark David Chapman.

Su vida
 
Chapman nació el 10 de mayo de 1955, en la ciudad de Fort Worth, Texas y toda su vida ha estado marcada por personajes y mundos imaginarios, donde él era el dueño de todo.
 
En una entrevista grabada en prisión, Chapman relató que en su niñez, sufrió acoso escolar debido a que no era bueno en los deportes además de que tenía una ciudad imaginaria llamada “gente pequeña”, en la que él era el alcalde y en donde todos los habitantes debían estar de acuerdo con lo que hacía o de lo contrario los eliminaba.
 
Cuando tenía 14 años, comenzó a involucrarse en el mundo de las drogas por lo que llegó a consumir marihuana, cocaína, LSD, heroína y barbitúricos, sin embargo, todo eso quedó atrás cuando cambió de religión.
 
Al estar en la universidad, se volvió fanático del escritor estadounidense Jerome David Salinger, después de haber leído la novela The Catcher in the Rye (El guardián del centeno), al grado que en varias ocasiones manifestó su deseo de copiar el modelo de vida del protagonista del libro, el antisocial Holden Caulfied.
 
Obsesión por John Lennon 
 
Chapman era un gran admirador de “Los Beatles”, en especial de John Lennon por quien desarrolló una profunda obsesión, por lo que incluso, llegó a casarse con una mujer japonesa debido al gran parecido que tenía con Yoko Ono.
 
En otra entrevista dada durante una audiencia para solicitar su libertad condicional, Chapman declaró que el motivo por el que había matado al ex Beatle, fue porque “quería convertirse en alguien” y que de no haber sido él, habría sido alguien más ya que en su lista se encontraban Paul McCartney, el actor George C. Scott, el entonces gobernador de Hawai George Ariyosham, el presidente de ese momento Ronald Reagan, Johnny Carson y Elizabeth Taylor.
 
Al momento de cuestionarle por qué eligió a Lennon, Chapman respondió que se debió a que él era el más accesible debido a que vivía menos enclaustrado que las otras personas de su lista.
 
"No se trataba de ellos, necesariamente, se trataba de mí, lo hice todo por mí en aquel momento", señaló.
 
Cabe decir, que aquella noche no había sido la primera vez que Chapman había tratado de matar al cantante, ya que anteriormente había viajado a Nueva York pero no se había atrevido a hacerlo.
 
El homicidio 
 
Antes de cometer el crimen, Chapman se acercó a John Lennon para pedirle que le autografiara su copia de Double Fantasy, a lo que éste accedió y contestemente preguntó “¿Es todo lo que quieres?,  por lo que Chapman asintió. Ese momento fue capturado por el fotógrafo Paul Goresh.
 
Momentos después, el cantante regresó a su casa donde ya era esperado y mientras pasaba por el arco de la entrada, Chapman disparó cinco balas huecas con un revólver 38, de las cuales una falló y las otras cuatro entraron del lado izquierdo de su espalda y por el hombro.
 
Tras cometer el homicidio, se quitó el abrigo y sombrero además de que se sentó en la banqueta para esperar la llegada de la policía. Ante el suceso, el portero del edifico le gritó “¿Te das cuenta de lo que has hecho?”, a lo que Chapman respondió tranquilamente  “Sí, acabo de disparar a John Lennon”.
 
Fue arrestado en ese momento y condenado a cadena perpetua en la Correccional de Attica, donde ha pedido en varias ocasiones su libertad condicional, sin embargo, éstas han sido negadas.
 
Actualmente tiene 60 años y trabaja en la prisión como portero y recepcionista de la biblioteca de leyes.
 
Yoko Ono y sus hijos, han declarado que Chapman sigue representando un peligro para sus vidas.
 

publicidad

publicidad

publicidad