publicidad

Otros

Obsesión por comer sano, afecta a la salud

Las personas con ortorexia dejan de comer si no encuentran alimentos orgánicos, no transgénicos, sin grasas, azúcares ni sustancias artificiales.

  • 09/11/2015
  • 14:59 hrs.

Es normal que las personas quieran alimentarse sanamente, por lo que buscan comida que no incluya grasas, conservantes o azúcares, sin embargo cuando esto se vuelve una obsesión, la salud puede verse dañada.

La obsesión por comer sanamente es conocida como ortorexia la cual se caracteriza por investigar minuciosamente la procedencia de los alimentos y su composición, por lo que pueden pasar horas planificando que van a comer o autoimponiéndose planes de alimentación muy estrictos, además de que consideran veneno todo lo que no sea nutritivo, al grado de no comer si no encuentran algo saludable.
 
De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta obsesión afecta a tres de cada 10 personas en países desarrollados, lo que ha propiciado que cada vez existan más “tribus alimentarias” como los círculos de veganos, los cuales ya no son observados como una tendencia de hippies o anoréxicos.
 
“Con los altos índices de obesidad y el bombardeo de información acerca de la alimentación saludable, vemos en la mayoría de los casos que la ortorexia comienza con elegir alimentos sanos. Y con el tiempo, la importancia de comer sano aumenta hasta que se convierte en una obsesión”, explicó Marcela Leal, directora de la Licenciatura de Nutrición de la Universidad Maimónides, Argentina.
 
Asimismo, señaló que los alimentos que las personas con ortorexia consideran como “venenosos” son aquellos que no contienen componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas, ya que también consideran que comiendo de esta manera, no contraerán enfermedades, lo cual no es cierto.
 
Por su parte, el psicólogo Marcelo Bregua indicó que el hecho de dejar de comer por no encontrar alimentos orgánicos no transgénicos, es un trastorno visto como “anorexia disfrazada” pero que a diferencia de las personas con anorexia, ellos tienen autocontrol lo que les hace sentirse superiores a las personas que no pueden hacerlo y que en caso de fallar, se ponen sanciones estrictas o un plan de alimentación más minucioso.
 
“La ortorexia muestra algunas similitudes con la anorexia y la bulimia. Mientras la anorexia y la bulimia se centran en la cantidad de comida, la ortorexia lo hace en la calidad de la comida”, señaló.
 
Otro detalle que la Leal menciona que caracteriza a los ortoréxicos, es el aislamiento porque suelen sentirse incómodos con personas que no tienen el mismo régimen alimenticio y eso los aleja de su rutina de comida limpia, pura y natural.
 
“Además, comen de manera muy extraña por lo que suelen comer solos para evitar críticas”, agregó Leal. 
 
Sobre los riesgos de esta práctica, la experta señala los siguientes:
 
Anemia: puede presentarse porque se suprimen las carnes, las cuales son ricas en hierro y vitamina B12.
Osteoporosis: al no consumir lácteos, los índices de calcio disminuyen provocando que los huesos se debiliten y se vuelvan más frágiles, lo que posteriormente puede provocar fracturas.
Bajo IMC: pierden un importante porcentaje de grasa y masa muscular el cual puede llegar a ser menor de 18, cifra similar a la que tienen las personas con anorexia.
Hipotensión y problemas cardiovasculares: se deben a la exclusión de azúcares y sal lo que provoca variaciones entre la presión arterial alta y baja.
 
(Con información de Clarín)
 

publicidad

publicidad

publicidad