publicidad

Otros

Nueva ley ayudaría a abatir rezagos en donación

La figura legal de "donación tácita" podría ser una herramienta para abatir retraso en donación de órganos.

  • 28/03/2012
  • 16:06 hrs.

La creación de la figura legal llamada “donación tácita”, que aprobó este 27 de marzo la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) al reformar tres artículos de la Ley de Salud del DF puede ser una herramienta importantísima para abatir en el rezago en órganos donados y el número de muertes de personas que fallecen esperando la donación de un órgano, afirmó a SUMEDICO el doctor Alberto García Aranda, director general del Hospital Infantil de México Federico Gómez, que es el principal centro de trasplantes para niños.

A unas horas de que fuera aprobada la reforma a los artículos 88, 93 y 95 de la Ley de Salud del Distrito Federal, el doctor García Aranda y su equipo de colaboradores expertos en trasplantes reconocieron que, sólo en el caso de su hospital existen en este momento 175 niños a la espera de órganos donados para salvar su vida. De estos menores, 120 esperan trasplante de corazón y es posible que el 30% pierda la vida antes de que aparezca un donador.

Según la Sociedad Mexicana de Trasplantes, cada año se realizan en toda la república mexicana 5 mil trasplantes, pero existe una lista de espera de 12 mil 200 pacientes, en espera de órganos donados, principalmente riñones, hígado, corazón y córneas.

Un dato importante para comprender la dinámica de donaciones en México es aclarar que de las 5 mil operaciones de trasplante que se realizan en el país, más de la mitad proviene de donadores vivos, por ejemplo, esposos, padres o hermanos que donan un riñón o parte de un hígado a un ser querido que lo requiere. Esto refleja que aunque somos uno de los países donde más personas donan en vida, somos también un país donde pocos anticipan la donación de sus órganos para el momento en que mueran.

La nueva reforma a la Ley de Salud indica que cuando una persona no ha dejado claro que es donadora de órganos, al morir, automáticamente se convierte en un donatario de órganos. Se especificó que ésta se llevará a cabo siempre y cuando se confirme la muerte del donador, y solamente podrán extraerse cuando sean necesarios para un trasplante.

El llamado “consentimiento tácito” se tomará en cuenta cuando en vida la persona no haya especificado su negativa a que su cuerpo o sus órganos sean utilizados para trasplantes, y siempre y cuando exista también la aprobación del cónyuge o concubinario; o bien los descendientes, ascendientes, hermanos, adoptados o adoptantes.

El doctor García Aranda dijo que todavía es necesario saber cómo se aplicará concretamente la reforma a la ley del Distrito Federal y la manera como ésta se armoniza con la constitución, pero sobre todo subrayó que en ningún momento se debe pasar por alto la voluntad de los familiares porque se podría generar un problema legal de grandes proporciones.

“La reforma puede tener un impacto positivo. No conozco en detalle el dictamen de la Asamblea, pero hay otros países en el mundo donde sucede de esta manera, pero siempre está atrás la figura de la familia, aunque haya muerto en las condiciones que sea, la familia tiene la última palabra de sí o no, para donar los órganos. No puede llegar cualquiera y decir a este le voy a sacar los órganos y me los llevo. Es importante revisar cómo convive este ordenamiento con la Constitución porque por encima de la constitución no hay ninguna ley u ordenamiento”, indicó el director general del Hospital.

Expertos en trasplantes

En 1967 el Hospital Infantil Federico Gómez se convirtió en el primer centro médico de América Latina en realizar un trasplante de riñón. Desde entonces y hasta la fecha se han realizado en ese nosocomio 605 trasplantes de riñón, 83 trasplantes de hígado y 23 trasplantes de corazón.

“Sería interesantísimo para la donación de órganos en México. Existen cifras muy altas de espera y muchas personas se mueren en la lista de espera”, añadió el experto.

En el mismo Hospital Infantil, el doctor Jaime Nieto Zermeño, director médico del hospital indicó que en México es grande la lista de personas que esperan la donación de un órgano, pero es mucho más grande cuando se trata de donación de órganos de niños.

“En México, como en todo el mundo, el 95% de los órganos donados son de adultos, lo que hace difícil que esos órganos sean trasplantados a un menor, sobre todos cuando se trata de un corazón, que no podría caber en el tórax del menor. Es por ello muy importante que se eduque a todas las personas sobre la importancia de la donación porque cuando ocurre una desgracia, sobre todo tan dolorosa como la muerte de un menor, las familias ya sepan que ellos pueden ayudar a dar vida a otra persona y que tras la muerte de su ser querido corre un reloj en contra para que el órgano siga siendo viable y que difícilmente es mayor a 48 horas”, indicó. 

publicidad

publicidad

publicidad