publicidad

Otros

Necesario tratar adicciones por género

Expertos en adicciones indicaron que las mujeres se tratan menos que los hombres cuando tienen alguna dependencia porque hay muy poco apoyo para ellas.

  • 23/01/2013
  • 12:57 hrs.

Cuando un hombre bebe y “aguanta mucho”, se le aplaude porque es valiente y muy masculino, y para preservar ese titulo de hombría, cada vez lo hace en mayor cantidad hasta que su consumo se convierte en una adicción, pero cuando una mujer bebe, lo hace a escondidas, es mal visto, y pocas personas podrían notar que tiene un problema de salud, y ella misma lo negará. Este es el principal problema de las adicciones, refirió María Elena Medina Mora, autora del libro “Mujeres y adicciones”.

Durante la presentación del libro, la autora indicó que cuando se detecta una adicción en una mujer, ella tiene que pasar por la inequidad del apoyo social y el estigma.

“Un hombre regularmente es acompañado por una mujer para tratar su adicción, pero la mujer llegará sola a atenderse. Es aquí donde inicia la inequidad, mientras los varones tienen todo el apoyo social y familiar, la mujer podría no terminar su tratamiento porque tiene que cuidar a los hijos, trabajar y realizar las actividades domésticas”, dijo Medina Mora.

Por ello es que en su libro además de plantear las casuas que llevan a las adicciones a hombres y mujeres, explica la necesidad de encaminar  tanto las técnicas preventivas como de tratamiento con una orientación de género, en las que tanto hombres como mujeres puedan encontrar la solución a su problema de consumo abusivo de sustancias.

En conferencia mencionó que el hombre consume drogas legales o ilegales cuando siente que no está cumpliendo con su rol de hombre, es decir mantener a la familia, y si es soltero porque el éxito económico y laboral no es lo que los demás esperan de él.

La mujer por el contrario, comienza a beber o a consumir drogas cuando se siente sola “puede estar en medio de una multitud, o vivir con su familia, tener una pareja o estar rodeada de amigos, pero tanto agobio de la vida diaria la aisla de los momentos de compartir, explicó la autora.

Cuando comienzan a ocurrir estos desajustes o desniveles emocionales, Medina Mora indicó que se debe optar por la terapia familiar, antes que se empiece a querer refugiarse en el consumo de sustancias. “Esto debe hacerse con todos los involucrados, sino no podemos resolver el problema de fondo”, afirmó.

Asi también se encontró que el tratar las adicciones es un problema de genero, porque por cada seis hombres que llegan a buscar ayuda, solo lo hace una mujer, “esto no es por sexo, es decir por las condiciones biológicas y físicas, sino por los roles que se deben adquirir en la sociedad y una mujer preferirá seguir sumida en su adiccion, que dejar saber su problema y que necesita ayuda”, dijo la autora.

Por ello es que a lo largo de su libro plantea formas para abordar el problema desde el género, las que incluyen:

  • Frenar tratamientos inequitativos para ellas
  • Generar redes de apoyo para mujeres
  • Lograr que se llegue a tratamiento oportunamente
  • Atender a grupos de mujeres vulnerables (inmigrante, indígenas, con pobreza, en situacion de calle, que se dedican a prostitución)
  • Incluir a hombres y mujeres en los métodos preventivos de las adicciones

Los principales retos son que Martha Romero y Luciana Ramos Mencionaron durante la presentación son:

  • Lograr la equidad en en el tratamiento
  • Mayor infraestructura y facilidades de horarios y guarderías para las mujeres que acuden a tratamiento
  • Lograr que los hombres acudan a prevención oportuna (hacerse daño no es sinponimo de hombría)
  • Reducir el hecho de que cada vez sea común comenzar con las drogas a menor edad
  • Atender las causas que propician el inicio en drogas tanto en mujeres como en hombres
  • Atender la codependencia aunque no esté registrada en el manual de enfermedades mentales, porque lo es
  • Mayor disponibilidad de servicios de urgencias para adictos
  • Capacitacion adecuada para el personal de salud mental por género

 

Datos de relevancia analizados

  • INEGI demostrpo que el 42.2% de las féminas han recibido algún tipo de agresión al interior de su hogar.
  • Según los Centros de Control y Prevención, el 18% de quienes son consumidores de drogas ha recibido abuso sexual
  • Las mujeres, cuando tienen una pareja consumidora de sustancias nocivas, ellas también son propensas a consumirlas
  • En los Centros de Integración Juvenil se encontró que  78.9% de parejas en donde alguno es consumidor de drogas ha recibido violencia psicológica, 19% sexual y 18% física (golpes).

publicidad

publicidad

publicidad