publicidad

Otros

Mexicana logra producir orejas con una nueva técnica

Niños con Microtia podrán escuchar gracias a este método

  • 07/02/2018
  • 12:13 hrs.
La forma o posición anormal del oído externo (oreja), es una malformación que se visualiza en el nacimiento que da lugar a una “oreja pequeña”. En el 90% de los casos solo ocurre en un oído a lo que se le conoce como microtia unilateral. Sin embargo una mexicana logró producir orejas con una nueva técnica.

Para tratar la microtia, investigadores del Instituto Nacional de Rehabilitación Luis Guillermo Ibarra Ibarra (INR), crearon una nueva forma de tratar la malformación del oído.

Mexicana logra producir orejas con una nueva técnica


“Se trata de sembrar y hacer crecer células de cartílago auricular de la propia persona afectada sobre una impresión tridimensional de forma y tamaño de una oreja, la cual se implementa en el paciente”, explicó la investigadora María Cristina Velasquillo Martínez. 

También puedes ver: Lactancia materna no hace niños más inteligentes

Para su paciente de nueve años de edad lograron que crecieran las células de cartílago (condrocitos) dentro de un biomaterial que se degrada en poco más de un año y que está aprobado por la FDA (Food and Drug Administration, de EU).

Experimento en ratones


Los primeros estudios se realizaron en ratones donde se comprobó que el nuevo cartílago auricular que se formaba se mantenía elástico.

El siguiente paso dentro de la investigación fue obtener una estructura tridimensional con la forma de una oreja. De modo que Velasquillo lo logró gracias al apoyo del ex director del INR Luis Guillermo Ibarra Ibarra, dándole oportunidad de hacer una estancia posdoctoral en el Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad  Wake Forest en Carolina del Norte, donde contó con máquinas de bioimpresión para realizar el molde auricular.

Luego sembraron tejido auricular proporcionado por el Hospital Manuel Gea González en la impresión tridimensional y los implantaron en el dorso de los ratones,  fue entonces que la doctora logró hacer crecer una oreja, agregó en una publicación Milenio.

Más niños podrán gozar del tratamiento


“Gracias al apoyo del INR ahora tenemos un pequeño proyecto piloto con la Subdirección de Otorrinolaringología para tratar a cinco personas con microtia unilateral”.

Tras el estudio realizado en ratones, la especialista logró implantar al primer paciente de manera subcutánea y se cubrió con su piel. “Los resultados son muy alentadores porque al utilizar el propio tejido, el cuerpo lo acepta y se observa como una oreja natural”, describió la científica.

Para la especialista en ingeniería de tejidos, su principal objetivo es lograr que niños afectados por la microtia lleguen a escuchar, dejando a un lado lo estético, para poder lograr colocarles sensores de sonido, con ayuda de la tecnología.  Además los investigadores ya están cultivando células en tres pacientes que pronto serán implantados.

publicidad

publicidad

publicidad