publicidad

Otros

Las excusas más comunes para no hacer ejercicio

La falta de tiempo, no tener edad o estar enfermo, son algunos de los pretextos más comunes para no hacer ejercicio.

  • 25/11/2015
  • 15:21 hrs.

Comenzar a hacer ejercicio no es fácil por lo que es común justificarse con miles de pretextos como las miles de ocupaciones o que se tiene la edad.

Para ejercitarte, en realidad no hay nada que te lo impida (a excepción de cuestiones de salud), solo es necesario mucha disposición y dedicación.
 
Ante esto a continuación te decimos la verdad de seis pretextos que son de los más comunes en las personas que no se ejercitan.
 
1. “No tengo tiempo”: este siempre es el más utilizado, pero la verdad es que las personas tienen más tiempo del que piensan. Solo basta sumar el tiempo que inviertes en ver televisión o navegar por internet para darte cuenta que en esas cuatro horas o más puedes tener una buena sesión de actividad física. 
 
2. “Ya no estoy en edad”: jamás se estará lo suficientemente grande para hacer ejercicio. Ejercitarse no es sinónimo de realizar extenuantes actividades, sino que se puede lograr con pequeñas actividades como caminar o incluso barrer las hojas del jardín.
 
3. “Estoy muy cansado”: el cansancio puede producirse por no hacer ejercicio, por lo que si no lo practicas te sentirás más fatigado. Caminar rápidamente, pasear en bicicleta o practicar algún deporte te pueden ayudar a llenarte de energía.
 
4. “No puedo por enfermedad”: a menos que el doctor haya indicado explícitamente que no se puede hacer ejercicio, esta excusa es invalida ya que si se tiene alguna enfermedad crónica, se pueden realizar ejercicios apropiados para mejorar la condición.
 
5. “No estoy en forma”: puede ser cierto debido a que no se realiza ninguna actividad, sin embargo, se puede superar. Lo ideal es comenzar poco a poco, por ejemplo caminar una calle o dar una pequeña vuelta al parque para que después vayas incrementando la intensidad y duración.
 
6. “No necesito hacer ejercicio porque no tengo sobrepeso”: estar delgado no es sinónimo de estar saludable. La inactividad puede producir otras enfermedades crónicas como diabetes, presión arterial alta, cardiovasculares o ataques cerebrovasculares.
 
(Con información de El Plan de la Clínica Mayo)
 

publicidad

publicidad

publicidad