publicidad

Otros

La salud se refleja en la piel

Para lucir una piel sana no se necesita un bisturí, solo un estilo de vida sano y un buen monitoreo médico.

  • 28/03/2012
  • 16:40 hrs.

Tener una piel tersa, lisa, suave, de color uniforme y radiante es el deseo de toda persona, pues siempre queremos lucir bien, pero muchas veces esto no es posible, dijo Lupita Jones durante la conferencia “La importancia de la Belleza y Salud en la imagen”.

Entre los factores que pueden impedir la piel luzca sana están tanto los controlables por nosotros mismos como la alimentación y las horas de sueño, como los que salen de nuestras manos tal cual ocurre con el medio ambiente y los desequilibrios hormonales, y para tener siempre una piel bella, la modelo indicó que no es necesario recurrir al bisturí, sino llevar una vida con hábitos saludables como:

  • Comer balanceada y saludablemente
  • Dormir bien
  • Usar productos amigables con la piel
  • Tomar mucha agua debido a que un gran porcentaje de la piel está compuesta por agua
  • Checar regularmente que nuestra salud sea buena

Por su parte el dermatólogo Javier Ruíz indicó que si queremos cuidar la piel correctamente debemos tener presente que:

  • Es el órgano más grande de nuestro cuerpo
  • Está vivo y debe ser tratado con cuidado
  • Si hay áreas negras, tallarlas sólo las percudirá más, porque se seguirán maltratando
  • No es necesario exfoliar para eliminar las células muertas. La piel por sí misma va desechando lo que ya no le sirve para estar saludable.
  • La grasa en la dieta es de suma importancia, someterse a dietas donde casi no hay grasa provocan una piel seca y flácida

Asimismo señaló que es importante no confiar en las cremas de colágeno que hay en el mercado y que prometen regresar a la piel la elasticidad original, pues los fibroblastos que se encargan de producir esta sustancia naturalmente y de repartirla, se encuentran en la parte más profunda de la piel y hasta ahora ningún producto en crema ha logrado penetrar tanto en las capas de la piel.

El especialista agregó que si además de cremas se desea recurrir a tratamientos de belleza como cirugías o rellenos faciales que los pueden hacer tanto dermatólogos como cirujanos, dependiendo de la cantidad de piel que se desee reestructurar, se tiene que poner especial atención con el especialista al que se acude.

 “Sí hay que envejecer, pero con dignidad y con presupuesto, porque mucha gente recurre a tratamientos baratos que lejos de otorgarles beneficios les dejan secuelas muy graven en salud que luego es más costoso solucionar”, y añadió que para distinguir un producto médico con resultados reales de uno cosmético “en lugar de atender a la información que cura, que solo es desinformación que perjudica”, la gente sepa que “las empresas médicas no podemos anunciarnos en tele por ética, sí se puede hablar de productos y técnicas en entrevistas especializadas, pero los productos jamás son de venta libere, solo a través de especialistas y por ello no se pueden publicitar de forma general y abierta como los productos cosméticos”.

La edad desgasta la piel

El dermatólogo Javier Ruíz indicó que muchas veces se cree que la edad es la única responsable de que la piel se deteriore, y en gran medida así es porque la capa de grasa que hay debajo de la dermis, al paso del tiempo se desgasta y la piel en “lugar de parecer un globito inflado, es un globito desinflado”.

Sin embargo, las manchas que se atribuyen a la edad, en realidad son causadas por el sol que se recibió antes de los 17 años de edad y empiezan a salir a partir de los 40 años, pero ahora con la información que se tiene sobre protección solar, el especialista asegura que los niños que hoy se les cuida la piel, pueden llegar a los 70 años sin que estas manchas les hayan aparecido.

Por otro lado, quienes hoy las presentan pueden acudir a diversos tratamientos como el de luz intensa pulsada para desaparecerlas o a la luz láser, que pueden penetrar la piel hasta donde se han formado las manchas y desaparecerlas.

Y de nuevo enfatizó que antes de someterse a cualquier tratamiento, por buena que sea la tecnología utilizada, se verifique que el cirujano o dermatólogo que la aplica, en realidad sea un especialista en esa tecnología, de lo contrario, lejos de proporcionar un beneficio puede causar graves quemaduras en la piel y perjudicar al paciente.

publicidad

publicidad

publicidad