publicidad

Otros

Higiene, principal arma contra influenza

Especialista dijo a SUMEDICO cuáles son las principales medidas de higiene para evitar contagios del virus de influenza AH1N1.

  • 09/02/2012
  • 15:26 hrs.

Ante el incremento de casos de influenza AH1N1, es necesario conocer cuáles son las principales medidas de seguridad e higiene que pueden ayudar a prevenir la diseminación del virus y los contagios, el ingeniero químico Ricardo León (*) , especialista en estudios de campo y quien participó durante el brote de Influenza H1N1 en México en 2009, para contrarrestar sus efectos, refiere cuales son las reglas de higiene básicas para evitar el contagio.

“Nos olvidamos muy rápido de los buenos hábitos y las buenas costumbres de higiene que aprendimos cuando éramos niños, y sólo cuando se viene una situación de emergencia, como es el caso del virus de la influenza AH1N1 nos acordamos de ellos”, indicó el ingeniero.

El especialista se refirió específicamente a las sugerencias de higiene que cobran vigencia cuando es necesario luchar contra una situación como la planteada en México con el virus de la influenza AH1N1: lavarse las manos y procurar cubrir tos y estornudos con la parte interior del codo. 

“Lo más importante que tiene que saber la gente es que la principal fuente de propagación es a través de las manos, las cuales hay que lavar muy seguido, entre 7 y 12 veces al día, tomándonos el tiempo necesario para fregar bien las manos, usando un jabón desinfectante, y dedicando tiempo suficiente para el arrastre de los organismos. En el caso de los niños es importante decirles que cuando se laven las manos canten la canción de Feliz Cumpleaños dos veces en lo que se las lavan, para que se les haga una tarea también divertida”, señaló el ingeniero.

Una de las principales fallas que cometemos cuando padecemos una enfermedad respiratoria es cubrirnos la tos o los estornudos con las manos, situación que provoca la diseminación del virus de manera irresponsable.

“Cuando tosemos y estornudamos en la pare interior del codo evitamos que las partículas que lanzamos, las cuales viajan a una velocidad de 300 kilómetros por hora, caigan en algún sitio en donde se genere una siembra de virus que hace que se propague”, señaló.

Esto sucede, de acuerdo con el especialista, con las partículas más grandes, ya que las más pequeñas, llamadas partículas aerosolizadas, que se mantienen en suspensión en el aire, pueden entrar al cuerpo humano a través de los ojos, la nariz y la boca. 

“De igual forma –indicó–, es importante evitar las multitudes, ya que si al estornudar diseminamos el virus en las cosas y los muebles, cuando hay mucha gente y estornudamos, estando enfermos, afectamos a quienes están cerca, todos reciben las consecuencias del mal hábito de no saber cómo cubrirse al estornudar”. 

El ingeniero León recordó que un virus como el de la influenza AH1N1 permanece no menos de 48 horas activo en una superficie antes de morir, por lo que recomendó otras medidas para evitar la propagación de la enfermedad. 

“Otra medida importante es abrir las ventanas y las puertas de las casas para que corra el aire; cuando uno tiene todo cerrado lo que sucede es que se concentran los microorganismos, pero cuando se ventilan las casas el aire se purifica, mejora la calidad y uno reduce el potencial de riesgo de contraer un mal respiratorio”, señaló. 

 Finalmente, el ingeniero León, indicó que siempre es favorecedor utilizar algún desinfectante en casa, “que no sólo mata el virus de la influenza AH1N1 sino cualquier otro microorganismo que se haga presente y se tenga que enfrentar”, e hizo hincapié que, amén de tomar los medicamentos prescritos por el médico, dependiendo el caso, es muy fácil evitar los contagios siguiendo reglas básicas de higiene.

(*) Ing. Ricardo León
Ingeniero Químico e Higienista de la Universidad de Buenos Aires
Director Global de Salud y Bienestar de Clorox
Coordina estudios de campo y de provee información sobre la salud pública a nivel global
Participó activamente durante el brote de Influenza H1N1 en México para contrarrestar sus efectos. 

publicidad

publicidad

publicidad