publicidad

Otros

Golpes leves en la cabeza, pueden dañar cerebro

Jugadores de futbol y hockey expuestos a golpes en cabezaen estudio demostraron déficit en el pensamiento.

  • 15/12/2013
  • 11:43 hrs.
Los pequeños golpes en la cabeza podrían afectar a la memoria y al pensamiento, afirman científicos al estudiar a jugadores de americano y hockey sobre hielo quienes a pesar de cascos especiales registraron golpes leves en la cabeza. 
 
El doctor Tom McAllister quien acaba de publicar en la revista Neurology los resultados  adhirió a  los cascos unos acelerómetros para contar y cuantificar la intensidad y la frecuencia de los impactos con lo cual se encontró que la magnitud del cambio en la materia blanca del cerebro fue mayor en aquellos a los que les fue peor de lo esperado en las pruebas de memoria y aprendizaje. La materia blanca transporta los mensajes entre las diferentes partes del cerebro
.
"Las conmociones no son lo único a la que hemos de prestar atención", comentó McAllister, catedrático del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. "A estos deportistas no se les diagnosticó ninguna conmoción cerebral en el año que les estudiamos, hay un subgrupo de ellos que quizá sean más vulnerables a los impactos.
 
Tenemos que aprender más sobre cuánto duran estos cambios y si son permanentes".
Las lesiones cerebrales traumáticas leves producidas por un golpe repentino en la cabeza o en el cuerpo trae como síntomas dolor de cabeza, visión borrosa y dificultades para dormir o pensar con claridad. La investigación sobre los impactos repetidos en el cerebro no asociados con conmociones es escasa y contradictoria, afirmaron los especialistas.
 
McAllister comparó a 80 jugadores universitarios de fútbol americano y de hockey sobre hielo que no sufrieron conmociones cerebrales y que llevaban cascos especiales con 79 deportistas que practicaban deportes en los que no había contacto. Los evaluó antes y después de la temporada con escáneres cerebrales, pruebas de aprendizaje y memoria.
 
El 20 por ciento de los jugadores de deportes de contacto y el 11 por ciento de los que practicaban deportes en los que no había contacto obtuvieron peores resultados en una prueba de aprendizaje verbal y memoria al final de la temporada, “unos malos resultados esperados en menos del 7 por ciento de la población normal”, indicó McAllister. Quienes tuvieron mal rendimiento mostraron más cambios en la región del cuerpo calloso del cerebro (un grupo de nervios que conectan los lados izquierdo y derecho del cerebro) que los que obtuvieron la puntuación esperada.
 
Howard Derman, codirector del Centro Metodista de Conmociones de Houston, afirmó que no le sorprendieron los hallazgos. Afirmó que los golpes en la cabeza sin que se diagnostique una conmoción podrían causar daños cerebrales que no producen síntomas.
Derman señaló que la futura investigación se sabría si con cascos especialmente equipados, se pudieran medir los cambios en el torrente sanguíneo y la presión en el cerebro a consecuencia de los golpes repetidos en la cabeza.
 
"Si se puede documentar que se han producido cambios en el cerebro mientras que no se presenten golpes significativos, sería más preocupante", señaló. "Tenemos que asumir que hay un efecto acumulativo, en el que varios golpes causan el problema. Es como doblar una pieza de plástico una vez: no pasa nada, pero al hacerlo varias veces, se rompe el plástico", concluyó.
 
(Con información de Medline Plus)
 

publicidad

publicidad

publicidad