publicidad

Otros

Fibromialgia no se muestra exteriormente

Pacientes con esta enfermedad se quejan del desconocimiento de los demás, incluyendo algunos médicos, que no creen que su dolor sea real.

  • 13/05/2013
  • 16:30 hrs.

 Entre el dos y el 5% de la población mexicana padece fibromialgia, una enfermedad asociada con el estrés y que produce dolor crónico y generalizado, cuya incidencia alcanza un 90% en mujeres, dijo aSUMEDICO el doctor Manuel Martínez Lavín, director del departamento de Reumatología del Instituto Nacional de Cardiología de México, y autor del libro “Fibromialgia, el dolor incomprendido”.

Del estrés al dolor

Durante la conmemoración adelantada del Día Internacional de la Fibromialgia (que se celebra el 12 de mayo de cada año), llevada a cabo en el auditorio del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INP), el especialista señaló que la falta de información entre los médicos de primer contacto conduce a diagnósticos falsos alrededor de la enfermedad, y refirió que aun cuando los síntomas, en general, no están a la vista de todo el mundo, el paciente es presa de un dolor generalizado, crónico, que genera hipersensibilidad al contacto.

“Existen algunas características asociadas como fatiga, trastornos del sueño, rigidez matinal, dolor de cabeza, ansiedad, intestino irritable, sequedad de ojos y boca, así como neblina mental, cistitis, dolor vaginal, mareo, desmayos y síndrome de piernas inquietas. Sin embargo, es común que en los análisis la fibromialgia no aparezca como tal y solamente se registre el desgaste natural de la edad del paciente”, indicó.

El doctor Martínez Lavín señaló que existen tres causas principales que predisponen el desarrollo de fibromialgia: predisposición genética, un mal funcionamiento en la enzima COMT, la cual controla la descarga de adrenalina y convivir en un medio ambiente hostil, “de ahí que se afirme que el estrés pueda convertirse en dolor crónico”, explicó.

Respecto a los tratamientos, el especialista señaló que, además del tratamiento “lineal reduccionista”, que consiste en visitar tantos médicos como molestias padezca el paciente; y el tratamiento tradicional con medicamentos, existe un “tratamiento holístico que consiste en brindar información correcta a pacientes y familiares, realizar modificaciones en el estilo de vida, así como validar los síntomas y una plena armonización de los sistemas de respuesta al estrés”.

Por su parte, la nutrióloga Rita salgado Flores, coincidió con el doctor martínez Lavín en que el ejercicio es parte importante del control de esta enfermedad incurable, “siempre y cuando sea gradual en su intensidad, y limitándose a deportes que no provoquen mucha tensión en los músculos, como puede ser Tai chi, yoga, danza o algún deporte acuático, combinado con una dieta saludable y balanceada”.

También hizo hincapié en que lo pacientes con fibromialgia deben hacer énfasis en la alimentación con minerales como calcio y magnesio, ya que “son benéficos para el funcionamiento del músculo, así como para el riego de sangre y la salud cardiovascular, y pueden hallarlos en alimentos como semillas, pan integral, soya, verduras de hoja verde, leguminosas y el pescado”, señaló.

Consecuencias emocionales

Por otro lado, la doctora Daniela Mendieta Cabrera, del INP, refirió que como consecuencia de la fibromialgia, los pacientes cursan por síntomas de depresión y ansiedad, mismos que dificultan el curso de la enfermedad, provocando también ausentismo laboral, así como ansiedad generalizada, evitando la concentración de la persona y, en general, afectando aún más su calidad de vida.

“La depresión asociada con la fibromialgia afecta hasta un 32% el funcionamiento de una persona, más aún tomando en cuenta que los analgésicos convencionales no sirven para su control o la disminución del dolor”, explicó.

Dijo también que el desarrollo de estos trastornos emocionales aparecen en más del 80% de los casos, generando un problema mayor ya que “mientras haya más depresión habrá más dolor, y ante más alteraciones en el sueño hay más depresión grave, lo que genera un aumento en la ansiedad”.

El dolor... “un invento”

La doctora María Isabel Barrera, doctora en Psicología, explicó que además de esto, los pacientes, en su mayoría mujeres, deben enfrentarse a tres características importantes que rodean a la fibromialgia y provocan desconocimiento de los padecimientos para otras personas, ya que la enfermedad es:

  • Invisible
  • Impredecible
  • Incapacitante

“Las tres ‘I’ de la fibromialgia, ya que los síntomas no son evidentes, no salen a la superficie, por lo tanto, es invisible para los demás, además no hay daño anatómico en los músculos; por otra parte, la paciente no puede planear nada a mediano plazo, ni siquiera inmediato, ya que hay una gran variabilidad de síntomas; finalmente, es incapacitante, ya que existen momentos en los que, literalmente, el paciente no puede siquiera apretar la pasta de dientes”, explicó.

La doctora señaló que en consulta se encuentra diario con las quejas de los pacientes que aseguran que la gente con la que conviven no creen que sientan dolor, ya que al no mostrarse externamente la sintomatología, “sencillamente no les creen que haya dolor. Inclusive, señalan que algunos médicos aseguran, frente a las pacientes y sus parejas, que no hay nada malo con su salud y que, posiblemente, todo eso esté en su mente”.

Finalmente, señaló que además de haber mayor información para los médicos de primer contacto, es importante que tanto la familia como los pacientes entiendan que la fibromialgia “no tiene cura absoluta, aunque hay niveles importantes de sanación. Pero la familia debe entender que ellos también viven la fibromialgia y que un diagnóstico positivo va a cambiar las vidas de todos”, y, antes de concluir, añadió que ante los primeros asomos de la sintomatología referida es necesario acudir con un reumatólogo, ya que él es quien debe realizar el diagnóstico.

publicidad

publicidad

publicidad