publicidad

Otros

Éxito femenino impacta esferas emocionales

El éxito de la mujer en lo laboral puede afectar otras áreas de su vida como la relación con sus hijos o su pareja, dijeron especialistas.

  • 05/03/2012
  • 09:15 hrs.
Uno de los principales problemas que puede llegar a enfrentar una mujer exitosa en el plano laboral, es la manera cómo dicha trascendencia impacta otras áreas de su vida, como puede ser la familiar, la materna y la emocional; sobre todo cuando una de esas áreas debe descuidarse para atender otra.
 
 
La especialista Edith Cervantes, parte de la mesa de SUMEDICO Radio, que se celebró a unos días de conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, asegura que es difícil dar una receta o un consejo personal para saber enfrentar dicha situación de confrontación entre el éxito y la vida general de las mujeres, ya que “todos tenemos una historia distinta, y nadie mejor que uno mismo sabe quién es, así es que tú tienes que sacarte adelante y resolver tus problemas”.
 
La especialista señaló también que es bueno orientarse de alguna manera, ya sea con terapia o con lecturas al respecto, “lo que sea más alcanzable, todo es bueno siempre y cuando te ayude, y cada persona, con su forma de ser, establecerá sus objetivos. Hay que trabajar en congruencia con ello y aliarse de todo lo que les pueda ayudar, ya sea amigos, familia, la pareja, etcétera”. 
 
Para Valeria Villa, psicoterapeuta familiar y de pareja, es mejor aceptar lo “abrumador que resulta intentar mantener un equilibrio, y de esa forma asumir que se vive tratando de combatir la culpa de no estar todo el tiempo con tus hijos. Eso te estresa porque quieres ser mamá, profesionista, y todo hacerlo bien, pero debemos entender que no siempre todo va a salir bien, que podemos quedar a deber a alguien o a nosotras mismas; sí tenemos muchas ganas de hacer todas esas cosas, pero hay que saber que algo puede salir mal”, indicó. 
 
En ese sentido, Ana María González, nutrióloga, señaló que existe muy poca tolerancia a la frustración, “lo queremos todo ya, a consulta vienen mujeres que llevan años con sobrepeso u obesidad y quieren reducir esos kilos de más en tres días o tres semanas; yo creo que a veces es bueno perder, porque eso te lleva a un aprendizaje”. 
 
Por su parte, la psicóloga Grissel Concha Anaya señaló que para desarrollar autonomía emocional hay que “trabajar sobre una reeducación de nuestra persona, no sólo para lograr la autonomía sino para ser congruentes con la forma como expresamos nuestras emociones; hay que alfabetizarnos emocionalmente, distinguir emociones y sentimientos, tener una conciencia sobre eso y después una conciencia corporal para poder expresar esas emociones”.
 
La especialista Indicó también que existe una crítica social que sentencia que la mujer es dominada por sus emociones y su toma de decisiones está determinada por eso, “se critica la expresión de las emociones, cuando en realidad estamos más en contacto con nosotras mismas”, abundó la especialista.
 
¿Depredadoras o solidarias?
Como parte de este éxito y de los nuevos roles que aborda la mujer en la actualidad, se hace referencia a lo difícil que es trabajar con ellas, y entre ellas, considerándolas, inclusive, como "depredadoras" de su género.
 
Ante esto, la doctora Edith Cervantes ejemplificó con el número de trabajadores que hay en las clínicas de reproducción asistida, en donde “tienen contratadas a más mujeres que hombres, pero el contacto real con la paciente lo hacen las mujeres. Sí existe una competencia importante entre mujeres, y es complicado trabajar entre nosotras, pero también es cierto que biológicamente tenemos ciclos, y esos ciclos que dependen de las hormonas nos hacen reaccionar de diferente manera”. 
 
No obstante, por su parte, Valeria Villa, psicoterapeuta, indicó que si bien es cierto, eso no supera el hecho de que las mujeres pueden ser solidarias y trabajar en equipo, y aseguró que, en todo caso, ese concepto de depredadoras debe provenir de los mismos varones, “porque nos ven así, incapaces de hacer equipo”, indicó.
 
Para concluir, Valeria Villa puso como ejemplo la serie de televisión "Sex and the city", “en donde no importaba que se tratara de cuatro mujeres completamente diferentes, sino lo que importaba era la forma como entre ellas se ayudaban. No podemos creernos este concepto, pero validarnos entre mujeres es algo muy poderoso”.
 

publicidad

publicidad

publicidad